Parte amistoso de accidente

¿Quién es el responsable civil en un accidente de tráfico?

Número de visualizaciones
08/03/2018

Actualmente es de conocimiento general que el responsable de un accidente de tráfico y como consecuencia su compañía de seguros, está obligada a pagar una indemnización debido a todos los daños y perjuicios causados por dicho accidente. Pero… ¿Cómo identificamos a un responsable?. Pues bien, una de las medidas más recurridas y que a continuación detallaremos es el parte amistoso de accidentes.

Éste también puede ser denominado declaración amistosa, y viene a referirse al salvoconducto necesario para dar mayor rapidez a las indemnizaciones que tienen su origen en los daños materiales debido al uso y circulación de vehículos motor. El parte amistoso resulta muy útil ya que está armonizado para toda la comunidad europea y para todas las aseguradoras. En este documento se refleja toda la información relacionada con el accidente, es decir, la fecha en la que se produjo, el lugar de los hechos, los participantes, los datos de los vehículos, circunstancias del hecho y un documento gráfico que permita identificar donde colisionaron los vehículos.

Las aseguradoras tendrán que proporcionar impresos del parte amistoso al asegurado. Además, los Agentes de la Guardia Civil de Tráfico tienen el deber de ayudar a los conductores facilitando el impreso así como asesorando a los conductores sobre dudas acerca del contenido.

Requisitos del parte amistoso de accidentes

Aspectos que debes tener en cuenta para la cumplimentación correcta de una declaración amistosa:

  1. Se tiene que haber completado en el mismo momento del accidente.
  2. Es preciso completar todos los datos referentes al mismo.
  3. Debe ser lo más detallado posible.
  4. Lo más importante será la firma de ambas partes que se han implicado activamente en el accidente, ya que este documento privado y firmado por las partes puede equiparse a un documento público en cuanto a reconocimiento se refiere.
  5. Es completamente necesario entregar dicho parte a la compañía ya sea directamente o a través de un agente. Como máximo tendrá que ser puesto en disposición de la aseguradora en un plazo de 7 días tras haberse producido el accidente.

Para rellenar el parte amistoso de accidente se deberán seguir unos sencillos pasos:

Se deberá completar tan solo un único formulario. Dicho formulario contiene dos páginas, una de ellas estará destinada para que cada conductor sea poseedor de una copia y se la pueda a entregar a su aseguradora sin producir alteración alguna. En el documento se deben indicar el lugar, la fecha y hora en el que se ha producido el accidente. Se completará los datos de cada vehículo uno en cada columna de las dos que tiene el formulario. También se deberá marcar con una cruz la maniobra realizada por cada vehículo en el momento del impacto además de anotar los daños producidos en los vehículos y si ha habido heridos como resultado del accidente. Por último, se deberá realizar un croquis en el que se muestre la posición de los vehículos, el lugar donde se han producido los daños y la señalización de la vía donde ha tenido lugar el accidente.

parte amistoso de accidentes

Como ya se ha comentado, el parte amistoso de accidentes es un mecanismo que permite una agilización del proceso de forma muy eficaz. Debido al volumen de procesos judiciales que derivan de accidentes de tráfico es necesario un mayor uso de medidas como esta. Aunque la declaración amistosa de accidente se utiliza en muchas ocasiones, es preciso concienciarse que tiene que ser siempre la opción prioritaria, y valorar la opción judicial como completamente residual a la primera en el campo de la responsabilidad civil.

Los juicios por responsabilidad civil de accidentes de tráfico colapsan los juzgados y pueden retrasar otros procesos con más repercusión. Es por ello, que debemos actuar responsablemente si estamos inmersos en un accidente de tráfico, intentar evaluar la situación objetivándola, no perder la calma debido al accidente y llegar a un acuerdo con el otro interviniente en cómo sucedieron los hechos. La indemnización que se produzca por los daños y perjuicios vendrá como consecuencia a ese parte amistoso, sabiendo que la vía judicial solo va a dilatar el proceso, además de conllevar más gastos.  Por tanto, solo se debería considerar si hay negación del otro interviniente en lo sucedido o si se está completamente en desacuerdo con lo sucedido.

4+
Categorizado en: Arbitraje y Mediación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto