startup

Las claves jurídicas para emprender con una Startup

Número de visualizaciones
21/04/2014

Desde INESEM apostamos por las iniciativas e ideas empresariales que contribuyan al desarrollo económico-social, por lo que os presentamos nuestro II Ciclo temático el cual gira en torno al emprendimiento y autoempleo. Empezamos así, con un tema de reciente actualidad para el emprendimiento: las Startup.

A la hora de emprender se han de tener muy claros algunos extremos como la idea, el plan de negocio, el equipo, la financiación, etc. Pero es también clave saber cómo vamos desarrollar nuestro negocio desde el punto de vista jurídico. En la actualidad, las startups son una alternativa cada vez más utilizada.

ProPhotoStock

Entendemos que las startups son empresas de reciente creación de base tecnológica, es decir, son compañías de arranque, empresas emergentes con un gran apoyo en la tecnología. Una de las características fundamentales de las startups es que tienen una vida limitada en el tiempo, ya que pretenden ser compradas por una empresa más grande que quiera hacer parte de su negocio la tecnología desarrollada en esta.

Ahora bien, esta nueva manera de proyectar la idea de negocio plantea una serie de exigencias a las que se deben de dar respuesta. Nos encontramos así en un escenario donde es muy importante dar soluciones especializadas a los profesionales que quieran desarrollarse en el sector de las startups. Un asesoramiento pormenorizado en este ámbito es clave para asegurar el éxito de nuestro negocio.

La forma jurídica que se suele elegir para las startup es la sociedad de responsabilidad limitada, regulada específicamente en el Real Decreto Legislativo 1/2010 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

Además de la forma jurídica, es clave redactar unos estatutos que se consideren a medida. Habrán de ser lo más explícitos que se pueda, es esencial saber qué se pretende, cómo está compuesta nuestra empresa y por quién: tener claro desde el principio lo que se pretende hacer, podrá evitarnos futuros problemas. Se recomienda encarecidamente evitar los estatutos modelos o de los acuerdos estándar.

Otro de los extremos a tener en cuenta la constituir una startup, es el quórum. En este sentido se debe ser realista y no se ha de exigir el 100% de quórum para todas las decisiones. Ahora bien, se puede exigir que nuestro voto se tenga en cuenta para decisiones como el nombramiento de administradores, ampliación de capital o temas tan cruciales como la modificación de los estatutos. También sería oportuno exigir un quórum donde se tuviese en cuenta nuestro voto para la disolución de la empresa o el cambio del objeto social.

Por último, desde el punto de vista de la financiación, hemos de saber que el capital de estas empresas de base tecnológica se divide en acciones o participaciones, además no se ha de olvidar que en muchas ocasiones los socios de estas empresas son los llamados Bussiness Angels (socios capitalistas que invierten grandes cantidades de dinero en la startup). Por lo que es oportuno establecer unos límites de transmisión, incluso se puede llegar a limitar la salida de los socios que aportan el conocimiento en la startup.

A parte de las claves planteadas ¿qué más puntos consideras esenciales en la creación de una startup? ¡Participa!

0
Categorizado en: Derecho Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto