Informe Belmont

Informe Belmont sobre Psiquiatría Legal

Número de visualizaciones

POR

Noelia Fernández Rodríguez
EDUCACIÓN:
  • Graduada en Derecho por la Universidad de Granada
EXPERIENCIA:
  • Profesora del Departamento Jurídido de INESEM Business School
ESCRIBE SOBRE:

Derecho · Derecho Penal · Psiquiatría Legal · Novedades Legislativas

Graduada en Derecho por la Universidad de Granada. Actualmente colaboradora habitual de Revista Digital INESEM y porfesora en el Departamento Jurídico de INESEM Business School.

La Psiquiatría Legal se dedica al estudio de las relaciones entre la práctica clínica y el marco legal existente en cada país.

En la actualidad, existen muchísimas situaciones en las que la práctica clínica incide directamente sobre los derechos fundamentales del paciente. Derechos tales como el consentimiento informado, los identificamos como Derechos Humanos Fundamentales, que encuentran su regulación en diferentes normativas europeas. Ejemplos de ello son: El Convenio del Consejo de Europa para la Protección de los Derechos Humanos y la Dignidad del Ser Humano, la Carta Europea de Derechos Humanos.

Antecedentes nefastos de nuestra historia, permitieron que hoy día se cuente con una extensa regulación, tanto a nivel internacional como nacional. Así, encontramos el Código de Núremberg, la Declaración de Helsinki de la Asamblea Médica Mundial de 2013 y el Informe Belmont, nacidos de la necesidad de proteger al paciente de este tipo de prácticas no éticas.

Informe Belmont

El Informe Belmont fue fruto del “Experimento Tuskegee”, un estudio clínico llevado a cabo entre 1932 y 1972 por el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos.

La controversia que provocó este experimento por haber utilizado sujetos humanos, engañados sistemáticamente durante el estudio, fue tal, que trajo consigo grandes cambios legislativos.

El Experimento Tuskegee fue, muy posiblemente, la investigación biomédica más infame de la historia de Estados Unidos, trayendo consigo el Informe Belmont, la creación del Consejo Nacional de Investigación en Humanos y la petición de la creación de los Consejos Institucionales de Revisión.

Luego de los horrores del experimento y basado en el trabajo de la Comisión Nacional para la Protección de los Sujetos Humanos ante la investigación Biomédica y de Comportamiento, el Departamento de Salud, Educación y Bienestar de Estados Unidos revisó y amplió las regulaciones normativas para proteger a los ciudadanos a finales de la década de los 70 y principios de los 80. En consecuencia, la Comisión publicó el documento “Principios éticos y pautas para la protección de los seres humanos en la investigación”, posteriormente conocido como Informe Belmont.

El Informe Belmont explica y unifica los principios éticos básicos de diferentes informes de la Comisión Nacional, así como las regulaciones que incorporan sus Recomendaciones. Este Informe, fijó los tres principios éticos fundamentales que deben usarse con sujetos humanos en la investigación.

Principios Ético Fundamentales

Podemos establecer los siguientes principios en el campo de la investigación con sujetos humanos:

  1. Respeto a las personas. Protegiendo la autonomía personal de cada una de ellas, es decir, la libertad de decisión.
  2. Beneficencia. Incrementando el beneficio para la investigación, y a su vez, disminuyendo los riesgos para los sujetos de la misma.
  3. Justicia. Utilizando aquellos procedimientos considerados razonables.

Hasta el momento, este informe continúa siendo una referencia básica y fundamental para aquellos que trabajan con humanos en la investigación.

Los investigadores deberán de asegurar que los proyectos se cumplen con las regulaciones éticas adecuadas.

La aplicación de estos principios generales de la conducta que se debe seguir en la investigación, nos lleva a analizar los siguientes requerimientos:

1. El Consentimiento Informado

Los humanos que participen como sujetos de estudio clínico, deberán de ser informados de todo el proceso, así como de los riesgos que pueda ocasionarles. Los investigadores deberán asegurarse de que los sujetos de estudio hayan comprendido todos los detalles del estudio.

Por ello, y en consonancia con el principio ético fundamental de respeto a las personas, los sujetos serán libres de someterse o no al estudio.

En España, el consentimiento informado se encuentra regulado en la Ley sobre Consentimiento Informado y de la Historia Clínica de los Pacientes, modificada en 2005.

Esta Ley establece y regula el consentimiento informado, indicando quién tiene que dar esa información a quién, cómo y cuándo ha de darse. En definitiva, esta Ley regula desde la extensión de esa información, el contenido del documento formulario y las excepciones que han de tenerse en cuenta.

2. Valoración de los Riesgos y Beneficios

Deben tratarse a las personas de manera ética, no sólo respetando sus decisiones y protegiéndolas del daño, exigiéndose el bienestar del paciente.

Esta forma de proceder cae dentro del ámbito del principio de beneficencia.

Dos reglas generales han sido formuladas como expresiones complementarias de los actos de beneficencia:

  1. No causar ningún daño.
  2. Maximizar los beneficios posibles y disminuir los posibles daños.

Este, ha sido y es un principio fundamental de la ética médica aplicada al campo de la investigación. El objetivo siempre será el mismo: No lesionar a una persona a costa del beneficio que se podría obtener para otros.

Sin embargo, incluso evitar daño requiere aprender lo que es perjudicial, por lo que es muy difícil no exponer a los sujetos humanos al riesgo de sufrirlo.

Más aún, el juramento hipocrático exige de los médicos que busquen el beneficio de sus pacientes “según su mejor juicio”. Las obligaciones del principio de beneficencia afectan a los investigadores individuales y a la sociedad en general.

El principio de beneficencia juega un papel bien definido y justificado en muchas áreas de investigación con seres humanos. Tenemos un ejemplo en la investigación infantil. El tratamiento de enfermedades infantiles son beneficios que sirven para justificar este tipo de investigaciones.

Aun así, el papel del principio de beneficencia no es siempre claro, ya que encontramos diferentes corrientes doctrinales que entran en conflicto con el mismo.

La valoración de riesgos y beneficios necesita un cuidadoso examen de datos relevantes. Deberán incluirse, en ocasiones, formas alternativas de obtener los beneficios previstos en la investigación.

3. Justicia

Cuando se niega un beneficio a una persona que tiene derecho al mismo, sin un motivo razonable, se da una injusticia.

El problema está en responder a la siguiente pregunta: ¿Quién debe ser el beneficiario de la investigación?, ¿Quién debería sufrir sus cargas?.

Casi toda la doctrina está de acuerdo en que deberán de basarse en: experiencia, edad, necesidad, mérito y posición. Estos criterios, en la gran mayoría de las ocasiones, pueden justificar las diferencias en el trato por ciertos fines.

Llegados a este punto, puede apreciarse cómo la justicia tiene importancia en la investigación con sujetos humanos.

La justicia es relevante en la selección de los sujetos de la investigación a dos niveles:

  1. Social
  2. Individual

La justicia social requerirá en la selección de los sujetos la distinción entre clases de sujetos, en base a la capacidad de los miembros de esa clase.

La justicia individual, por su parte, podría requerir la imparcialidad de los investigadores.

Por tanto, debe ser considerado un problema de justicia social la existencia de un orden de preferencia en la selección de clases de sujetos.

Finalmente, podemos concluir que el Informe Belmont, a pesar de haber nacido de la injusticia del ser humano, ha contribuido a la mejora de los Derechos Fundamentales de los pacientes, siendo, a pesar de su relativa antigüedad, clave para todo investigador que se aprecie.

3+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto