Ayudas a jóvenes para la compra de vivienda

Las famosas “Ayudas a la compra de vivienda”

20/12/2021
Número de visualizaciones

Las nuevas ayudas a la compra de la vivienda intentan suavizar uno de los principales problemas de los jóvenes en España que consiste en la dificultad para poder emanciparse y acceder a su primera vivienda.

A pesar de haber invertido tiempo y dinero en formarse y estar, en la mayoría de los casos, sobrecualificados para los puestos que se encuentran cuando salen al mercado laboral, la remuneración que obtienen en los mismos no les permite continuar con el ciclo natural de la vida que nos marca la sociedad en la que vivimos.

Es decir, las remuneraciones son tan precarias y los requisitos del mercado inmobiliario tan exigentes, que no les permite emanciparse para poder emprender su propio proyecto de vida fuera del cobijo parental.

¿Cómo aborda el Estado el problema de la vivienda?

Este problema se podría acatar desde dos vertientes, una mejorando las condiciones del mercado laboral y otra facilitando el acceso a la vivienda mediante ayudas.

El Estado, a través del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 ,

Vivienda | Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (mitma.gob.es), ha sacado una serie de medidas y ayudas vigentes que facilitan el acceso a la vivienda a determinados colectivos que tiene que cumplir una serie de requisitos, en ocasiones extremas, para poder acceder a estas ayudas.

A continuación hago un breve resumen:

  • Ayudas a la compra de una vivienda:

    Esta destinada a menores de 35 años, siempre que sea la vivienda habitual durante 5 años y esté en un municipio de menos de 5.000 habitantes. Que no tenga ninguna otra vivienda en propiedad y que los ingresos de la unidad familiar sean menores a 3 veces el IPREM, es decir, menos de 24.000 € al año aproximadamente.

Si cumple estos requisitos, podría acceder a una vivienda de menos de 100.000 € y le darían una ayuda máxima de 10.800 €.

  • Ayudas después de la compra de una vivienda de segunda mano:

    Son ayudas destinadas a la conservación, mejora de la seguridad o accesibilidad. Estas viviendas tienen que ser unifamiliares o estar dentro de un edificio residencial colectivo, tener una antigüedad anterior a 1996, que sean la residencia habitual y tener un informe técnico que avalen la necesidad de actuación de la vivienda.

La cuantía de estas ayudas es muy dispar, ya que depende de la actuación que se haga y de las condiciones personales del solicitante. Pero, en términos generales puede rondar el 40% de la inversión.

Además de estas ayudas para la compra de la vivienda que son más directas, existen otras ayudas que se aplican por la vía de los beneficios fiscales que son:

  • Beneficios fiscales tras la compra de una vivienda de VPO de obra nueva:

    En estos casos el IVA a soportar es del 4%, en lugar del 10%, y la exención de pagar el impuesto correspondiente a Actos Jurídicos Documentados, que normalmente oscila entre el 0.5%y el 1.5%
  • Beneficios fiscales tras la compra de una vivienda de segunda mano:

    En estos casos, el impuesto por Actos Jurídicos Documentados lo asume la entidad bancaria a la que se le pida la hipoteca. Y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales también tiene algunas reducciones, pero estas ya dependen de los requisitos que cada Comunidad Autónoma establezca.

¿Realmente son efectivas estas Ayudas a la compra de viviendas?

Este Plan entró en vigor el 01 de enero de 2018 y según los datos que aporta el INE en relación a la compraventa de viviendas realizadas desde el 2018 hasta agosto de 2021, parece que el Plan de ayudas del Estado no ha sido muy relevante.

Como evidencian los datos, este Plan de Ayudas a la Vivienda no es suficiente por si solo para solucionar el problema.

Quizás si se emitiera otro Plan en paralelo basado en una mejora de las condiciones retributivas y una flexibilización en cuanto a los requisitos de las entidades bancarias, no solo enfocado a los jóvenes, si no en general, podríamos paliar este problema social.

Cuando España consiga que no haya fuga de cerebros y que nuestros jóvenes prefieran quedarse a vivir y a desempeñar sus trabajos en lugar de verse obligados a migrar a otras naciones donde su valía se ve más reconocida económicamente hablando, conseguiremos darle una vuelta a nuestro sistema productivo nacional.

En ese momento, la población volverá a rejuvenecerse contribuyendo a mover la economía nacional a través del consumo y subiendo las arcas del Estado vía recaudaciones y cotizaciones.

¿Segundo Boom inmobiliario?

A pesar de los datos expuestos anteriormente, las noticias que últimamente recibimos y el aumento de las grúas en nuestros paisajes urbanísticos, auguran que nos estamos aproximando a un nuevo boom inmobiliario.

Los últimos datos disponibles del Índice de Precios de la Vivienda correspondientes al segundo trimestre del 2021, evidencian una subida de precios similar a la que existía antes de la pandemia.

Pero la realidad es que el perfil del comprador que está impulsando este mercado, es del ahorrador que durante la pandemia ha ampliado su colchón económico y pretende mejorar su vivienda actual.

Estos datos enmascaran el problema real de los jóvenes, y no tan jóvenes, para acceder a la primera vivienda además de agravar el problema del acceso a los alquileres, que cada vez tienen precios más desorbitados.

0
Categorizado en: Gestión Inmobiliaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto