portátil o sobremesa

¿Qué elijo, portátil o sobremesa? Factores y consejos a tener en cuenta

06/03/2020
Número de visualizaciones

Cuando estás buscando comprar un ordenador personal siempre surge una pregunta recurrente, ¿Qué compro, portátil o sobremesa?

Pues bien, en primer lugar hay que tener en cuenta que en realidad esta elección depende mucho de las necesidades de cada persona.

Existen varios factores determinantes para elegir entre portátil o sobremesa: portabilidad, potencia, espacio ocupado, capacidad de actualización, dificultad de reparación e incluso consumo eléctrico.

portatil o sobremesa

Factores para elegir entre portátil o sobremesa

Está claro que si eres una persona que necesita llevar consigo un ordenador a todos los sitios a los que vas, tu elección siempre va a ser un portátil (sería muy cómico transportar torre, teclado, ratón, monitor, altavoces, etc. a todos sitios).

Sin embargo, si la portabilidad no es un problema, entran en juego otros factores y, en la mayoría de ocasiones, en la elección entre portátil o sobremesa gana la segunda opción.

Esto es debido sobre todo a que, a igualdad de precio, un ordenador de sobremesa es más potente y actualizable y se puede reparar con mayor facilidad.

Rendimiento

Para poder disfrutar de la portabilidad, los portátiles hacen ciertos sacrificios en cuanto a rendimiento y tienen un coste más elevado (a igualdad de componentes).

rendimiento

La potencia y rendimiento de un ordenador de sobremesa (a igualdad de componentes) siempre va a ser mayor y esto se debe principalmente a dos factores:

  1. Alimentación: Los portátiles consumen menos y por tanto, esto afecta directamente al rendimiento de los diferentes componentes. Al no poder alimentar los componentes hasta su máximo rendimiento posible la potencia final obtenida no es la misma entre portátil o sobremesa.
  2. Disipación de calor: Los componentes en su funcionamiento emiten calor y este debe ser disipado para un correcto funcionamiento y evitar posibles roturas. Está claro que los portátiles no tienen el mismo poder de disipación que los ordenadores de sobremesa, por tanto, el rendimiento debe limitarse para evitar problemas de sobrecalentamiento.

Actualización y reparación

También es muy importante la posibilidad de actualización.

En un portátil la posibilidad de actualización es muy limitada (disco duro, RAM y procesador), llegando a ser, dependiendo del modelo, nula.

En cambio, los ordenadores de sobremesa suelen ser, por regla general, más actualizables y por tanto, mejor opción a largo plazo.

Además, las reparaciones suelen ser mucho más fáciles y menos costosas en un ordenador de sobremesa frente a un portátil.

Espacio y Consumo energético

Una excepción para elegir un portátil antes que sobremesa (obviando la portabilidad) es si no disponemos de mucho espacio (o no queremos ocuparlo).

Es evidente que el espacio que ocupa un portátil es ínfimo comparado con el conjunto de torre, monitor, teclado, ratón, altavoces y otros periféricos posibles.

Otro factor importante es el consumo de energía ya que, aunque no sean equipos que consuman una potencia excesiva (salvo raras excepciones), la diferencia entre portátil y sobremesa existe.

Mientras que un ordenador de sobremesa medio ronda entre 300W y 500W, los portátiles raramente superan los 60W (si se trata de un ultrabook estaríamos hablando de consumos de entre 10w-20w).

Por tanto, el ahorro energético es otro detalle a tener en cuenta dependiendo de las necesidades que se tengan o busquen.

Cómo elegir portátil o sobremesa

El mercado cambia continuamente y está claro que una recomendación de portátil o sobremesa que ahora es válida en un tiempo estará desfasada.

Por tanto, en este artículo no voy a poner una lista de portátiles o sobremesas recomendados a día de hoy sino que voy a especificar una serie de detalles a tener en cuenta cuando vamos a comprar cualquiera de estas opciones.

Está claro que, según el presupuesto, la gama de especificaciones técnicas a la que se podrá acceder será una u otra.

Lo que sí es importante entender es que, si bien los portátiles ya vienen montados por los fabricantes y cada modelo tiene una serie de componentes determinados, en el caso de los sobremesa no.

Muchas tiendas ofrecen torres pre montadas pero el precio que suelen establecer es elevadísimo para los componentes que incorporan en su interior.

Por regla general, si se tienen unos conocimientos básicos de montaje de PCs, siempre es recomendable configurar el ordenador de sobremesa eligiendo cada componente por separado y ensamblando todas las piezas uno mismo.

En su defecto, siempre se puede contactar con alguna tienda informática de confianza que ofrezcan el servicio de montaje de PCs y configurar un equipo a medida.

¿Qué tengo que tener en cuenta para elegir un portátil?

En muchas ocasiones se elige un portátil por lo bonito que es, por el precio o por la marca que lo ha fabricado.

portátil

Sin embargo, para elegir entre una opción u otra los aspectos más importantes que hay que valorar son los siguientes:

  1. Componentes: Los principales componentes que se deben valorar son el procesador (Intel o AMD), la gráfica (mejor dedicada que integrada, el disco duro (SSD siempre antes que mecánico) y la memoria RAM (tipo, cantidad y velocidad).
  2. Pantalla: Hay que tener en cuenta según el uso, el tamaño (Desde 11 a 17 pulgdadas), la resolución (Full HD suele ser la más utilizada) y la tecnología que utiliza (TN, IPS o VA).
  3. Autonomía: Este es un aspecto muy importante ya que la “gracia” de un portátil es que podamos utilizarlo el mayor tiempo posible de manera autónoma. Hay que valorar qué capacidad y autonomía tiene la batería y, a ser posible, el consumo de los componentes del portátil en cuestión.
  4. Conectividad: Cuanto mayor número y variedad de puertos tenga un portátil mayor versatilidad y posibilidades ofrecerá. Por tanto, que ofrezca una buena conectividad es importante.

¿Qué tengo que tener en cuenta para elegir un ordenador de sobremesa?

En este caso, al igual que con los portátiles, sobre todo si se compran PCs premontados, la estética o la marca son aspectos importantes para algunos usuarios.

Sin embargo, lo más importante es el rendimiento y buen funcionamiento del equipo.

sobremesa

Como dije antes, siempre es recomendable configurar el equipo eligiendo los componentes por separado a comprar pc’s premontados que no ofrecerán una relación calidad/precio óptima.

Componentes

En cuanto a la elección de componentes hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

Placa Base

Hay que elegir una placa base que sea compatible con el procesador (socket) y tipo de memoria RAM que queramos instalar. Además de esto, la conectividad (puertos USB 2.0 y 3.0, conectores de audio, HDMI, DVI, etc.) que ofrezca, el número de puertos PCI-Express y M.2 que tenga y la calidad del VRM son otros aspectos muy importantes a valorar.

Procesador

Comercialmente, los principales procesadores en la actualidad son las líneas Core i3, i5, i7 e i9 de Intel, y Ryzen 3, 5, 7 y 9, de AMD. Históricamente Intel ha ganado la batalla de ventas de procesadores pero actualmente AMD le está dando la vuelta al mercado gracias, sobre todo, a la gran relación calidad/precio que ofrece en sus procesadores Ryzen.

Tarjeta gráfica

Siempre es recomendable optar por una gráfica independiente a una integrada en el procesador. Existen 2 fabricantes principales, NVIDIA y AMD, los cuales tienen varias gamas disponibles. Puede consultar más información aquí.

Disco duro

Siempre dar prioridad a los SSD frente a los discos mecánicos. Además, si la placa base tiene la conexión, los discos duros SSD M.2 y M.2 NVME son claves para un buen rendimiento.

Memoria RAM

Hay que tener en cuenta el tipo de memoria RAM que se elige, la frecuencia y la cantidad de memoria RAM. Un detalle muy importante es que siempre es mejor poner 2 módulos del mismo tipo con menos capacidad a uno solo de mayor capacidad.

Fuente de alimentación

Este es un componente en el que no se debe escatimar. Se debe elegir una fuente que cubra la máxima potencia que los componentes puedan consumir (600W-650W suelen ser suficiente para la mayoría de configuraciones actuales) y además que tenga alguna certificación.

Portabilidad o potencia, ¿cuál es tu elección?

A grandes rasgos, podemos sacar la siguiente conclusión de que elegir, portátil o sobremesa:

  • Si la portabilidad es una necesidad o característica básica en tu uso diario un portátil es la opción.
  • Sin embargo, si la portabilidad no es un factor clave, la opción correcta, sobre todo por potencia y actualización sería la de un ordenador de sobremesa.

Si te ha gustado este artículo y quieres ver otros escritos por mí puedes hacerlo aquí.

1+
Categorizado en: Redes, Sistemas y Seguridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto