Modelo doméstico de impresora 3D - Inesem

Las impresoras 3D. Máquinas perfectas.

Número de visualizaciones
30/05/2013

Tradicionalmente los científicos han buscado la maquina que produjese suficiente energía para abastecerse a ella misma. La máquina perfecta….

Modelo doméstico de impresora 3D - Inesem

Sin entrar en más detalles evidentemente eso no lo han conseguido, sin embargo en un sentido parecido si hemos conseguido otra cosa que es el objeto de este artículo:

Máquinas que se pueden construir a si mismo. Esas son las impresoras 3D.

“Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar “impresiones” de diseños en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por ordenador. Es decir son dispositivos que producen objetos tridimensionales reales, a partir de un modelo creado con uImpresión de piezas, Impresoras 3D - Inesemn software 3D.

Surgen con la idea de convertir archivos CAD en prototipos reales. A día de hoy son utilizados para la matricería, o la prefabricación de piezas o componentes, en sectores como la arquitectura, el diseño industrial. El sector en el que este tipo de herramientas resulta más común es el de las prótesis médicas, donde resultan ideales dada la facilidad para adaptar cada pieza fabricada a las características exactas de cada paciente.” (Definición obtenida de la Wikipedia).

En definitiva, el diseño que nosotros hacemos en alguna aplicación de diseño, podemos tenerlo construido físicamente in situ a través de estos dispositivos.

Por ahora solo construyen piezas de un tipo de plástico duro, esa es su tinta, pero bastará con que puedan conseguirse otros tipos de tinta para que se construyan piezas de cualquier otro material. Al día de hoy hay grandes avances en ese sentido y ya se trabaja en laboratorio con impresoras que imprimen metal y cristal.

Estamos hablando de tener una pequeña fábrica en casa. Supongamos una situación que se puede dar sin problemas en poco tiempo:

Se rompe una pieza de nuestra lavadora, que por supuesto está perfectamente identificada (código 123-1124-VC). Con su código vamos a la página web del fabricante y descargamos el diseño en 3D.

Ese diseño se lo proporcionamos a nuestra impresora 3D y ¡Alehop!, ya tenemos la pieza lista para ser sustituida en nuestra lavadora.

U otras situaciones más lúdicas:

Queremos una pieza de lego para nuestro hijo.  Vamos a la página de Lego, indicamos que pieza es, e imprimimos.

Claro, si además sabemos diseñar con una aplicación adecuada (o hay una librería de objetos, que ya existen), pues las posibilidades son casi infinitas.

Estas situaciones que parecen un poco del futuro ya están aquí. (Las impresoras 3D una realidad).

Para su puesta en marcha definitiva faltan 2 cosas que cumplir:

  • Primero el precio de las impresoras de este tipo ahora es un poco prohibitivo. Esto al igual que todas los novedades tecnológicas, sabemos a ciencia cierta que se superará (¿qué paso con los primeros PC, o con los primeros discos duros, los primeros móviles, etc.?).
  • El segundo problema quizá más complejo de resolver, es si al fabricante de mi lavadora le interesa poner ese diseño al alcance de cualquiera. Sería de alguna forma perder parte de su negocio (los repuestos). Esto quizá haga que estas empresas tengan que replantearse su negocio y a lo mejor vender esos diseños como parte de ese negocio.

En la actualidad ya podemos encontrar en internet multitud de diseños que podemos usar libremente. Sin duda esto irá aumentando conforme estos dispositivos lleguen al gran público.

Un ejemplo de esto es precisamente el diseño de las piezas de una impresora 3D. Al imprimir esas piezas estamos imprimiendo todas las piezas necesarias para construir una nueva impresora 3D.

El coste de esta nueva impresora se reduce a unos ¡!400 Euros!!

Si compramos todas las piezas tenemos productos por unos 900 Euros  (Ver enlace)

Sobre estos dispositivos la información cada vez es mayor. Por ejemplo esta web nos ayuda a construirnos una impresora 3D (ver enlace)

Como se puede ver aparece una relación de todas la piezas que se pueden “imprimir”, las que hay que adquirir e incluso al final podemos ver unos videos donde se muestra como montar la impresora.

Bueno en definitiva son las ventanas que nos abren estas nuevas tecnologías. La posibilidad de construirnos las cosas que necesitamos. Y como no, el aviso a las empresas de que a lo mejor deben de cambiar determinados conceptos de producción y abrir una nueva línea de productos que puede ser el diseño listo para imprimir en estos nuevos tipos de dispositivos.

Solo el tiempo nos dirá el impacto que estos dispositivos tienen en nuestras vidas.

0
Categorizado en: Redes, Sistemas y Seguridad

2 Comentarios

  1. Iñaki Quintana dice:

    Como siempre, cuando leo un artículo de este tipo y como especialista en el ramo desde hace casi diez años, le saco faltas muy básicas. Ninguna impresora 3D puede fabricarse a sí misma. Para empezar, no puede hacer los tubos flexibles por los que se transporta el material de construcción.Tampoco puede fabricar el cabezal que se calienta hasta el punto de fundir el material de construcción, porque se fundiría él mismo.Tampoco se puede fabricar el bobinado de los motores, ni el cobre de los cables eléctricos, ni…Vamos, que el rigor científico y la publicidad que se da últimamente a las impresoras 3D, no tienen mucha relación.

    0
    • Juan Iruela Juan Iruela dice:

      Estimado lector, efectivamente como usted dice hoy por hoy (por lo menos que yo sepa), solo se pueden “imprimir” piezas de plástico, que como indico en el post es la tinta de estas impresoras.

      Pensar en que todas las piezas que nos podemos encontrar en nuestras vidas (hoy por hoy), se pueden imprimir no es más que ciencia ficción o como uste dice es mucha publicidad de este tipo de dispositivos.

      Ahora bien yo creo que seguramente en un futuro próximo se produciran avances en los materiales que usan de “tinta” estas impresoras.

      Pero como usted dice ahora mismo esto es más publicidad que otra cosa.

      Sin embargo es bien cierto que (según las fuentes que yo he consultado), imprimiendo las piezas de plástico de la impresora y comprando el resto, podríamos montar una impresora 3D por un precio entorno a los 400 €.

      Por ahora lo demás tendrá que esperar.

      Un saludo.

      0
  1. 31/05/2013

    […] que produjese suficiente energía para abastecerse a ella misma. La máquina perfecta?. Sin en.revistadigital.inesem.es/…/las-impresoras-3d-maquinas-perfect… Leer en la fuente original… Tweet(function() { var po = document.createElement('script'); […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto