Iot

Internet de las cosas, todo lo que debes saber sobre IoT

Número de visualizaciones
29/10/2019

El concepto de Internet de las cosas (Internet of Things o IoT) fue creado por un empresario británico y fundador de empresas de nueva creación llamado Kevin Ashton.

La idea fue formulada en 1999 para describir un sistema en el que el mundo material se comunica con ordenadores (intercambia datos) con sensores ubicuos.

Casi una década más tarde, a finales de 2008 y principios de 2009, la cifra de dispositivos conectados a la red superó el número de habitantes de nuestro planeta. En este momento, de acuerdo con Cisco, es el verdadero nacimiento del “Internet de las cosas“, también conocido como el “Internet de todo” (IoE).

En este entorno se crea un sistema no sólo de objetos, sino también de procesos, datos, personas e incluso animales o fenómenos atmosféricos. Es decir, todo aquello que puede ser tratado como una variable.

Por tanto, una definición concreta del Internet de las cosas podría ser:
Un sistema de dispositivos informáticos interrelacionados, máquinas mecánicas y digitales, objetos, animales o personas que cuentan con identificadores únicos y la capacidad de transferir datos a través de una red sin que sea necesario la interacción a la computadora.

Características de IoT

Los tres rasgos distintivos del Internet de las cosas son el contexto, la omnipresencia y la optimización.

  • El contexto, se refiere a la posibilidad de una interacción avanzada de objetos con un entorno existente y a la respuesta inmediata de éste a cualquier cambio. La característica del contexto permite que los objetos proporcionen información como la ubicación, la condición física o las condiciones atmosféricas.
  • La omnipresencia ilustra el hecho de que los objetos de hoy en día son mucho más que simples conexiones a una red de usuarios. En un futuro próximo, se comunicarán entre sí a gran escala.
  • La optimización es la expresión de la funcionalidad que posee cada objeto.

Internet de la Cosas ha evolucionado a partir de la convergencia de tecnologías inalámbricas, sistemas microelectromecánicos (MEMS), microservicios e Internet. Esta convergencia ha ayudado a derribar los muros entre la tecnología operacional (OT) y la tecnología de la información (IT). Permitiendo que los datos generados por máquinas no estructuradas sean analizados para obtener información y poder impulsar mejoras.

IoT evolucionó de la comunicación máquina a máquina (M2M). M2M son máquinas conectadas entre sí a través de una red sin interacción humana.

Llevando esta comunicación M2M al siguiente nivel. IoT es una red de sensores de miles de millones de dispositivos inteligentes que conectan personas, sistemas y otras aplicaciones para recopilar y compartir datos.

El Internet de las cosas es también una extensión natural de SCADA (Supervisory Control and Data Acquisition): Es un software de aplicación para el control de procesos, la recopilación de datos en tiempo real desde ubicaciones remotas para controlar equipos y condiciones.

Los sistemas SCADA incluyen componentes de hardware y software. El hardware recopila y alimenta datos en una computadora que tiene instalado el software SCADA, donde luego se procesa y se presenta de manera gráfica.

Usos de IoT

Para comprender plenamente la magnitud del IoT y el número de dispositivos que se pueden encontrar en Internet. A continuación se muestra una lista de posibles ámbitos en los que puede observarse el uso de soluciones de IoT. Podemos diferenciar entre usos industriales y usos más urbanos.

Industria y recursos

Gestión Inteligente del Entorno: Poco visible. Pero que sentará las bases para el funcionamiento seguro de todo el entorno creado por el hombre, por ejemplo, en zonas urbanas, industriales y agrícolas que promoverán un desarrollo sostenible.

Gestión Inteligente del agua: Vital para el medio ambiente. Esta categoría incluye, por ejemplo: El impacto de los recursos hídricos en el medio ambiente, sus déficits de uso y protección, la regulación de los ríos y la protección contra las inundaciones. Vías fluviales y gestión de la energía hidroeléctrica.

Gestión inteligente en la Industria 4.0: Esta área está entrando con fuerza en el ecosistema del Internet de las cosas creando soluciones relacionadas con sectores particulares de la industria y su economía.

Gestión inteligente de la producción: En sectores específicos de la economía. Por ejemplo, el control de la temperatura y el riego para prevenir la sequía o la sequía, la formación de hongos. Control del ganado de pastoreo o el control de las líneas de producción, mediante lectores y sensores. Control del inventario de productos en los estantes de las tiendas y almacenes.

Gestión inteligente del transporte: Control de las rutas de transporte de mercancías peligrosas, delicadas o peligrosas.

Gestión inteligente de la energía: Fundamental para la gestión de los servicios públicos, incluyendo monitorización del consumo individual.

Entornos urbanos

Gestión de ciudades inteligentes (Smart Cities): Sus posibilidades son inmensas: Organización de los peatones y el tráfico (por ejemplo, control de la congestión del tráfico, aparcamientos, carreteras inteligentes, información sobre el estado de las carreteras, problemas de tráfico). Diagnóstico de las amenazas para la seguridad (por ejemplo, vibraciones y resistencia de los materiales en edificios, puentes, edificios históricos). Gestión del ruido y la iluminación hasta la gestión de residuos.

Administración de edificios inteligentes: puede utilizarse tanto a nivel individual como industrial: monitorización de la propiedad (por ejemplo, cercas, ventanas y puertas), sensores de movimiento, riego inteligente, aprendizaje de termostatos, etc.

Gestión de electrodomésticos inteligentes: Frigoríficos informando de su contenido y la necesidad de reabastecimiento o el control de electrodomésticos de manera remota (permitiendo el uso de energía a tarifas más bajas, ajuste remoto del horno en un determinado momento o encendido del calefactor central de la casa antes de llegar a ella para encontrar una temperatura óptima).

Administración inteligente de la salud: abarca una amplia gama de aplicaciones utilizadas en la vigilancia de la salud y la actividad física, la vitalidad o la seguridad del paciente (tanto en el hospital como en casa).

1+
Categorizado en: Desarrollo de Aplicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto