wifi

Cómo proteger nuestra WiFi

Número de visualizaciones
14/05/2015

Las redes WiFi por su propia tipología están expuestas a ataques, tanto de intrusos peligrosos como de alguno que desea aprovecharse de nuestra red para su propio uso.

un candado y el logo de wifi

No es raro encontrarnos con alguien que se aprovecha de la red de su vecino. El resultado visible será que la velocidad de acceso va ser más lento, pero el problema puede ser más serio ya que si el intruso realiza algún tipo de delito, las huellas de ese delito van a llegar hasta nuestro router y la responsabilidad en principio va a ser nuestra.

Por tanto, proteger correctamente nuestra WiFi es importante por estas dos cuestiones, especialmente por la segunda.

Según un estudio sobre la Ciberseguridad y Confianza de los hogares españoles, realizado por el Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), el 12’5%  de los usuarios tiene totalmente desprotegida su WiFi y el 26% no tiene la menor idea de qué sistema usa para asegurar esta red, ni de las opciones que  hay para tal fin.

Lo primero indicar a los infractores que el robo de WiFi, sin más, representa una falta administrativa penada con 400 €, en el caso de que sólo se haya producido ese hecho y no intervengan otros problemas de robo de datos, imágenes, etc. en cuyo caso podrían incluso existir delitos contemplados en el Código Penal.

Lo primero que debemos hacer es descubrir al intruso. Para eso existen herramientas gratuitas (dependiendo de nuestro sistema operativo) como:

También podemos acceder a nuestro propio router tecleando en nuestro navegador la ip del router (normalmente 192.168.2.1.). Dentro hay historiales de quién se está conectando (ips, nombres de dispositivos, etc.). Para mejorar la seguridad de la conexión podemos seguir las siguientes indicaciones:

  • Cambiar el nombre y conexión de la red modificando el que proporciona por defecto el fabricante ya que este es conocido por los hacker.
  • Refuerza el protocolo de seguridad: el mejor protocolo es el WPA2-PSK. Normalmente este protocolo se selecciona en la interfaz del router.
  • Usa el filtro MAC: en estos filtros podemos indicar tanto las MAC de los dispositivos a los que autorizamos la conexión como a los que no se la permitimos. Si sabemos exactamente quién se va a conectar a la WiFi podemos usar este sistema. El propio router desestimará el resto de conexiones.

En definitiva, siguiendo estos consejos podemos al menos ser conscientes de qué está pasando en nuestra red WiFi y actuar en consecuencia.

0
Categorizado en: Redes, Sistemas y Seguridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto