6 trucos para aprender alemán

6 trucos para aprender alemán y no morir en el intento

Número de visualizaciones
23/01/2019

Parece que el hecho de que aprender alemán no es tarea fácil se ha convertido en una especie de verdad universal. Y ya ni hablemos de alguna vez llegar a dominarlo. Es posible que todos aquellos valientes que se han enfrentado a la lengua germánica se hayan sentido más que identificados con el concepto de eternidad de Mark Twain: “hasta ahora desconocía de qué servía la eternidad. Nos sirve para que tengamos la oportunidad de aprender alemán”. Déjame por un momento hacerte dudar de su dificultad, ¿es realmente posible aprender alemán sin morir en el intento?.

La experiencia me dice que sí. Desde la llegada en los años sesenta de los primeros Gastarbeiter españoles, Alemania ha sido país receptor. En aquella época, la mayoría no contaban con estudios básicos, lo que dificultaba enormemente su capacidad de aprender alemán. Pese a que el alemán resultaba a ciencia cierta mucho más arduo para ellos, su estancia resultó, cuanto menos, fructífera. Actualmente, la historia se ha repetido, aunque esta vez con motivo de la fuga de cerebros. Sin embargo, esta realidad dista mucho de la de los Gastarbeiter: actualmente, las personas que llegan a Alemania suelen ser personas jóvenes con estudios universitarios. El hecho de contar con estudios superiores supone, sin duda alguna, una ventaja a la hora de aprender un idioma nuevo. Pese a ello, somos conscientes de la dificultad que puede entrañar aprender alemán.

6 trucos para aprender alemán

En este artículo, presentamos seis consejos destinados a vosotros, los estudiantes de alemán. Si tienes en cuenta estos sencillos trucos, podrás recoger los frutos de tu aprendizaje mucho antes de lo que esperabas. ¿Estás preparado para conocerlos y ponerlos en práctica?. Adelante con ellos:

1. Una nueva palabra, un nuevo contexto.

Seguro que alguna vez te has visto redactando una larga lista de vocabulario que jamás te has vuelto a mirar. Permíteme revocar la utilidad de este método; Aprender una nueva palabra dentro de un contexto que la dote de sentido resulta fundamental para interiorizar su significado. Utilizar tu nueva palabra integrada en algún ejemplo, o bien junto al resto de palabras que la pueden acompañar resulta, cuanto menos, necesario.

2. Ten presente la estructura.

Si has empezado a aprender alemán, habrás podido comprobar que existen bastantes reglas en cuanto a la estructura de las oraciones. Además, estas reglas no tienen por qué coincidir con las reglas gramaticales españolas, ni mucho menos. Mi recomendación es que te acostumbres a respetar el orden (si ya lo conoces), aunque esto implique que hables más lento, o que dejes unos segundos para pensar en la estructura. Al final, acabarás enviando el verbo al final tan rápido como si hubieras nacido en el corazón de Frankfurt.

3. No olvides los artículos ni los plurales.

Fenster… ¿está palabra iba con Der, Die o con Das?. Si has comenzado a aprender alemán, esta situación te resultará bastante familiar. Lo cierto es que, incluso para los nativos, el conocer los artículos de todas las palabras resulta prácticamente imposible. Sin embargo, tengo para ti una buena noticia: existen ciertas “reglas” que nos permiten intuir de qué artículo se trata. Por ejemplo, todas las palabras acabadas en “-heit” son femeninas: Die Freiheit, Die Menschheit, Die Endlichkeit… Estos “atajos” te ayudarán a no fallar en la elección del artículo o, a desarrollar tu instinto a la hora de elegirlo. Lo mismo ocurre cuando hablamos de la formación del plural; Si tenemos en cuenta cómo formamos el plural de una palabra determinada, nos resultará mucho más sencillo interiorizarlo.

4. Las preposiciones, siempre con el caso.

Las preposiciones pueden parecer palabras sencillas… Sin embargo, el alemán es un idioma centrado en la localización, por lo que la estructura de sus preposiciones es mucho más compleja que la del español. Pero no dejes que unas simples preposiciones puedan contigo: averigua en qué caso se emplean estas preposiciones (acusativo, dativo, o ambos). No viene mal retener estructuras fijas, por ejemplo, ins Kino gehen (ir al cine) o am Strand sein (estar en la playa)

5. Lo más importante… habla.

El miedo a equivocarnos al hablar un idioma nuevo podría ser catalogado de epidemia. Si tienes la oportunidad de hacerlo con una persona nativa, mejor aún. Si no, siempre puedes practicar en voz alta, a riesgo de que tus vecinos te tomen por loco. No tengas miedo a equivocarte, nadie espera que lo hagas a la perfección. Recuerda que el objetivo por antonomasia de la lengua es el poder comunicar. Mientras la comunicación fluya, todo irá bien.

6. Aprovéchate de los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías.

Además, como consejo extra, te recomiendo rodearte en la medida de lo posible del idioma. Los medios de comunicación son, en este sentido, un gran aliado del estudiante de idiomas. Gracias a Internet, podrás exprimir al máximo los recursos en alemán: a la hora de iniciarte, quizás puedes ver vídeos sencillos en Youtube, o leer algún periódico en alemán. Un buen recurso para aprender es la página Web Deutsche Welle. A través de esta web, podrás acceder a un sinfín de noticias en alemán. Cuenta incluso con una sección de noticias, que son grabadas de forma muy lenta. De esta forma, el estudiante de alemán se topará con menos problemas de comprensión, y podrá disfrutar de un contenido de calidad en alemán.

Nunca jamás dejes de aprender

Cuando dejas de aprender un idioma, algo en ti ha empezado a morir. Mucha gente suele confundir el aprendizaje de un idioma con el estudio de un idioma. Y es que son conceptos muy diferentes. El aprendizaje es un proceso diario, una especie de hábito, como hacer deporte. Es por ello que la mente debe ser entrenada para potenciar todo aquél tiempo que has invertido, y sacarle el mayor beneficio posible. Además, el aprendizaje de un idioma ofrece una sensación de satisfacción enorme.

El hecho de que un idioma entrañe dificultades a la hora de empezar a utilizarlo no impide que sea interesante y divertido. En este sentido, desde INESEM nos gustaría animarte a que te adentres en el aprendizaje del alemán y a que nos cuentes tu progreso. ¿Estás listo para empezar?

0
Categorizado en: Alemán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto