clil

CLIL. El futuro de un aprendizaje de idiomas integrado

07/09/2016
Número de visualizaciones

Las siglas CLIL corresponden en español a Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras, un método que consiste en impartir una asignatura en un idioma extranjero. Esta materia, claro está, no puede ser la propia lengua extranjera; estamos hablando de materias comunes como matemáticas, historia o geografía, en caso de colegios e institutos.

Y esto, ¿por qué y para qué? En primer lugar, “matamos dos pájaros de un tiro”: el alumno aprende a la vez un idioma extranjero y el temario de una asignatura común. Pero hay más.

El alumno aprende la L2 (Lengua extranjera) al mismo tiempo que la usa y la pone en práctica. Ya no sólo aprende cómo se dice polinomio, meseta o Renacimiento en otro idioma, sino que usa y aplica esos términos constantemente. Esto le ayuda a comprender que un idioma no es algo teórico y estático (como el inglés que aprendemos en España), sino que es un ente vivo, en constante cambio y lleno de matices. Todo esto repercute en el alumno, que percibe el proceso de aprendizaje como más ameno y ‘natural’.

Teniendo en cuenta los resultados que nos ha traído la enseñanza tradicional de idiomas en España, parece que no perdemos nada por probar este método. Diversos estudios han demostrado que no existe una relación directa entre las horas que ocupa una lengua extranjera como asignatura y el nivel que los alumnos alcanzan (nada nuevo, por otro lado). Pero hay más: cuando aprendemos una L2 de forma tradicional existe un ‘punto de saturación’ a partir del cual nuestro nivel de lengua no aumenta, no importan las horas que le dediquemos. Ante esto, no sorprende que el método CLIL esté ganando cada vez más popularidad en toda Europa, con el inglés como principal protagonista. Toda esta teoría suena extraordinariamente bien, pero,

¿De verdad es efectivo el método CLIL?

Como todo, es efectivo si se introduce de la forma adecuada. Fue famoso el fiasco de la Generalidad Valenciana y su Education for Citizenship, en la cual intervenían dos profesores: uno que impartía la clase en español y otro que actuaba de intérprete simultáneo a inglés. Estos casos, en los que se aplica el método CLIL sin tener en cuenta sus características particulares y sus limitaciones, pueden ser contraproducentes, además de generar una opinión negativa ante la opinión pública. Entonces, ¿cuáles son estas características a tener en cuenta?

La edad de inicio.

El método CLIL aspira a mejorar la competencia de una L2 que ha sido estudiada previamente en la enseñanza primaria. La etapa ideal para implantar este programa es, por lo tanto, la enseñanza secundaria.

El material educativo.

Debe encontrarse redactado en la L2 de interés, pero no puede tratarse de un material usado con estudiantes nativos de esa lengua: en muchas ocasiones es necesaria una adaptación pedagógica, sobre todo en los períodos iniciales del CLIL.

Los profesores.

Desde las administraciones, debe ofrecérseles formación en la L2 que usarán para dar clase y en la metodología a seguir para facilitar la enseñanza.

El nivel.

El método CLIL no aspira a conseguir alumnos bilingües, sino que tiene unos objetivos más realistas. Algunas instituciones se han propuesto el nivel B2 como meta al final de la educación secundaria. Se hace hincapié en que el alumno adquiera competencias a nivel oral y escrito que les permitan expresarse de forma efectiva, aunque su nivel de L2 no sea avanzado (C1/C2).

La mayor parte de programas CLIL en España y en Europa son muy jóvenes, y se encuentran todavía en una fase experimental. Aún faltan estudios que puedan respaldar con datos reales la efectividad o no de este programa. Sin embargo, todo apunta a que si se implanta de la forma adecuada, los jóvenes de hoy saldrán del instituto con una mayor soltura en L2 que las generaciones anteriores.

0
Categorizado en: Alemán

2 Comentarios

  1. Ana Mª dice:

    Muy interesante, ojalá se lleve e implante dicho método algún día ya que, a fin de cuentas, es el futuro.

    0
    • Marino Piñero Marino Piñero dice:

      Hola Ana Mª, pues sí, y lo importante es que se aplique de la forma adecuada.

      Muchas gracias por tu interés.

      Un saludo.

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto