Cómo aprender lenguaje de signos.

6 trucos para aprender lenguaje de signos de forma fácil y rápida.

Número de visualizaciones

POR

María Vera García
EDUCACIÓN:
  • Graduada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada
EXPERIENCIA:
  • Tutora en INESEM Business School en el departamento de idiomas.
  • Profesora de alemán en New College Granada.
  • Profesora de alemán en Centro de Educación Permanente San Matías.
  • Profesora de clases particulares de inglés y alemán.
ESCRIBE SOBRE:

Educación · Idiomas · Aprendizaje · Inglés

Graduada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Cuenta con amplia experiencia en la enseñanza de idiomas, especializada en Inglés y Alemán. Actualmente forma parte del equipo docente del Departamento de Idiomas de INESEM Business School.

La lengua de signos brinda la posibilidad de comunicarse con personas con deficiencia de audición de una manera eficaz. Aprender lenguaje de signos por parte de la comunidad oyente supone mayor inclusión social para el primer grupo, ya que, por medio de intérpretes y mediadores, tienen acceso a todos los servicios que cualquier otro ciudadano posee. La primera regulación de la lengua de signos data del año 1620 y, con ella, el primer tratado pedagógico para el aprendizaje de esta lengua.

Basándose en este alfabeto y a través de posteriores traducciones y adaptaciones, fueron creándose las diferentes lenguas de signos que existen en la actualidad. A pesar de que existen diferentes lenguas de signos, también existe una lengua de signos universal. Aprender lenguaje de signos universal es una práctica bastante útil para esta comunidad de hablantes. A continuación proponemos una serie de puntos a considerar para una adquisición satisfactoria de la lengua de signos.

1. Es un idioma

Puede parecer bastante obvio, pero la comunidad de oyentes tiende a olvidar que es un idioma como otro cualquiera, con la peculiaridad de transmitirse por un canal diferente al oral. Como cualquier idioma, cuenta con vocabulario, gramática, sintaxis y demás elementos que componen una lengua.

Además, también se suele olvidar que cada país tiene su propia lengua de signos, por lo que será necesario aprenderla para comunicarnos con personas con deficiencia auditiva de un país diferente al nuestro. Es por ello, que existen intérpretes en lengua de signos que trabajan de forma bilateral entre lenguas o entre canales. Por ejemplo, supongamos que va a tener lugar una conferencia en la que las intervenciones del ponente serán inglés pero la audiencia es hispanohablante. Habrá un mediador que interprete su discurso y lo haga accesible a personas hispanohablantes con discapacidad auditiva mediante la lengua de signos en español.

2. Olvídate de la vergüenza

A la mayoría de las personas que hemos aprendido o tratado de aprender un idioma nos ha pasado que por vergüenza no lo hemos practicado tanto como nos hubiese gustado. De hecho este es un sentimiento bastante común. Bien es cierto que suele ocurrir por el miedo a equivocarnos, el miedo al ridículo. Para mayor escarnio, la lengua de signos es bastante expresiva – ¿cómo podría no serlo? – y combina una serie de expresiones y gestos que en principio puede darnos algo de pudor ejecutar.

Sin embargo, hemos de aceptar que nunca conseguiremos aprender la lengua de signos o cualquier lengua si no nos atrevemos a practicarla y terminar de creernos aquello que se suele decir “de los fallos se aprende”. Si lo conseguimos lograremos vencer los miedos que nos alejan de éxitos lingüísticos. En lo que respecta a la lengua de signos, aparte de lo anterior, también hemos de ser conscientes de que los rasgos quinésicos son lo que precisamente caracteriza a este idioma. El hecho de no acompañar nuestro discurso con ellos lo tildaría, inexorablemente, de pobre. Es por ello que hemos de dejar la vergüenza atrás y ser tan expresivos como sea posible.

3. Memoriza aquello que aprendas

Como en tantas otras cuestiones, la clave del éxito reside en trabajar de manera exhaustiva. En lo que a este tema se refiere, no es una excepción. El trabajo exhaustivo para aprender la lengua de signos es la memoria de los conocimientos que se van adquiriendo y su práctica. Existe una desventaja respecto al aprendizaje de lenguas de transmisión oral. En estas se puede aprender por medio de similitudes en las palabras que vamos encontrando en ambos idiomas. Como es evidente, al aprender la lengua de signos esto no será posible. No obstante, su ventaja es que es un idioma bastante intuitivo. De hecho, abundan los gestos que realizamos en el día a día sin darnos cuenta que se corresponden con su equivalente en la lengua de signos.

4. Empápate de otras interpretaciones

Podemos aprender mucho de las interpretaciones que pueden ofrecernos los  profesionales en la materia. Cada vez son más los medios de comunicación, organismos e instituciones que ofertan este servicio a la comunidad. Observándolos podemos comenzar a aprender la lengua y/o mejorar nuestra técnica. Nos ayudará igualmente con el aprendizaje de vocabulario, pues tenemos la suerte de poder identificar los signos del intérprete en la voz del locutor. También podremos reconocer estructuras gramaticales, sintácticas u otras singularidades del idioma.

5. Practica siempre que puedas

Recordemos lo mencionado anteriormente: la lengua de signos es un idioma y estos únicamente se aprenden practicando. Es recomendable practicarlo siempre que tengamos la oportunidad. En un primer momento, si al aprender lenguaje de signos lo realizamos mediante algún curso de formación, podremos practicarlo allí mismo. Más adelante, tendremos que buscar cualquier oportunidad para seguir mejorando y avanzando. Si lo hablamos con personas con dificultades de audición veremos que es una práctica bastante satisfactoria. Observaremos nuestros logros y nos ayudará a continuar practicando. Además realizaremos una labor social y de inclusión para la comunidad, ante la que estas personas siempre se muestran muy agradecidas.

6. Fórmate de manera profesional

Existen distintas opciones para formarse profesionalmente en este ámbito. Desde las asociaciones de personas con dificultad auditiva se suelen ofertar cursos de formación de diferentes niveles. Existe gran diversidad de asociaciones, como ASOGRA (agrupación de personas sordas de Granada y provincia). Puedes comenzar tu formación en este campo que tiene una creciente oferta laboral. Asimismo es aconsejable asistir a aquellos actos y eventos que relacionados con el tema que se organicen. Además de continuar tu aprendizaje, podrás crear o ampliar una red de contactos que te será interesante para el futuro. Ten en cuenta que es un servicio cada vez más demandado. Por ello, en lo que respecta a oportunidades venideras es bastante conveniente darnos a conocer para que nos tengan en cuenta.

Aprender lengua de signos puede ser una experiencia muy gratificante. No sólo por aportar un aspecto más en nuestra realización personal y laboral, sino por el fuerte componente en inclusión social que supone. Tener en cuenta los puntos mencionados anteriormente puede ser una buena forma de embarcarnos  en la aventura sabiendo cómo comenzar.

2+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto