vías de entrada de los contaminantes

Procesos ADME. Absorción de los contaminantes

Número de visualizaciones
01/08/2013

Un tóxico es toda sustancia externa, que al entrar en contacto con el organismo, puede provocar una respuesta perjudicial, daños reparables o irreparables o incluso la muerte. Se entiende por toxicidad o acción tóxica, la capacidad de una sustancia o contaminante para ocasionar daños en los organismos vivos una vez ha alcanzado un punto de contacto susceptible a su acción.

La toxicidad se ejerce mediante modificaciones en las funciones del organismo afectado, desde el punto de vista molecular, bioquímico o celular, que dan lugar a una manifestación observable y cuantificable llamada efecto.

Se originan procesos de interacción mutua de doble sentido:

  • De una parte, la acción del organismo sobre el contaminante, que se traduce en su posible absorción, distribución, metabolización y eliminación (los llamados procesos ADME).
  • Por otra parte, está la acción adversa que puede desarrollar el contaminante sobre el organismo, una vez alcanzada una concentración determinada.

El primero de los procesos ADME es la absorción, es decir la forma de entrada de los contaminantes en el cuerpo humano.

Vías de entrada de los contaminantes químicos y biológicos

Vía respiratoria o inhalatoria (a través de la nariz y la boca, los pulmones, etc.)

Esta es una de las vías de entrada de los contaminantes y la penetración de sustancias tóxicas más importante y frecuente en el medio ambiente de trabajo, ya que con el aire que respiramos pueden penetrar en nuestro organismo polvos, humos, aerosoles, gases, vapores de productos volátiles.

Vía Dérmica (a través de la piel).

Se da sobre todo cuando no se utiliza la ropa de protección indiciada. Es la vía de penetración de muchas sustancias que son capaces de atravesar la piel, sin causar erosiones o alteraciones notables, e incorporarse a la sangre, para posteriormente ser distribuidas por todo el cuerpo.

Vía Digestiva (a través de la boca, estómago, intestinos, etc.)

Es una vía de penetración secundaria, puesto que en la mayoría de los casos exige una voluntariedad del individuo. Es la vía de penetración a través de la boca, esófago, el estómago y los intestinos. También hemos de considerar aquí la posible ingestión de contaminantes disueltos en las mucosidades del sistema respiratorio.

Vía Parenteral (a través de heridas, llagas, etc.)

Es la vía de penetración directa del contaminante en el cuerpo a través de llagas y heridas. Es una vía minoritaria, puesto que no es frecuente que trabajadores con heridas abiertas manejen ningún tipo de contaminante.

Para evitar la absorción del contaminante debemos aplicar las medidas de prevención y control básicas, junto a los procedimientos de trabajo adecuados, la información y formación de los trabajadores y los equipos de protección colectiva e individual que correspondan.

Consulta la segunda parte Procesos ADME (II). Distribución, metabolización y eliminación

0
Categorizado en: PRL

No hay comentarios

  1. 06/08/2013

    […] forma material de un producto químico puede influir en cómo penetra en el organismo y, en cierta medida, en el daño que provoca. Podemos encontrar los productos químicos en formas […]

    0
  2. 06/08/2013

    […] con un determinado ciclo de vida, incluyendo los procesos de reproducción y crecimiento, que al penetrar en el organismo humano provocan en él un efecto negativo para su salud, distinto, en cada caso, según el agente causal.  También se consideran contaminantes biológicos a las […]

    0
  3. 08/08/2013

    […] en una entrada anterior (“Procesos ADME. Absorción de los contaminantes“) que cuando un tóxico entra en contacto con el organismo se producen una serie de procesos […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto