Tipos de evaluación de riesgos

Evaluación de Riesgos. Diferentes modelos para elaboración de un plan

Número de visualizaciones
02/03/2016

En un post precedente, hicimos una introducción al concepto de Evaluación de Riesgos Laborales, describiendo con brevedad, el proceso de Evaluación y sus características fundamentales. Hoy vamos a ver la existencia de varios modelos o caminos a seguir, a la hora de plantear una Evaluación de Riesgos, en los términos establecidos por la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales.

A la hora de plantear y desarrollar una Evaluación de Riesgos, en un determinado centro de trabajo, podemos encontrarnos con que se pueden dar, alguna de las siguientes alternativas:

  • Riesgos para los que existe una Legislación específica.
  • Riesgos para los que no existiendo una Legislación específica, si existen Normas Internacionales, europeas, nacionales, Organismos Oficiales u otras entidades de reconocido prestigio (como el INSHT o el NIOHS).
  • Riesgos que precisan métodos de evaluación especiales.
  • Riesgos de carácter general.

a) Evaluación de Riesgos con Legislación específica

Gran parte de los riesgos, que podemos llegar a encontrar en un centro o en un puesto de trabajo, derivan de las propias instalaciones y equipos utilizados (como es el caso de los aparatos a presión o las instalaciones eléctricas, por ejemplo). Para muchos de ellos se ha desarrollado una Legislación específica, que puede ser nacional, autonómica o local, que regula de forma particular, las características y obligaciones que deben cumplir, como pueden ser los casos del Reglamento de Aparatos a Presión o el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión.

Estos Reglamentos regulan una serie de características de obligado cumplimiento, tales como la autorización para la puesta en servicio, las revisiones periódicas, las inspecciones, así como las características que han de reunir los instaladores autorizados.

Existen también otras leyes, que regulan estrictamente hasta el procedimiento de evaluación y control de determinados riesgos, como es el caso del RD 1367/2007 de 19 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003 de 17 de noviembre del Ruido, en lo referente a zonificación acústica, objetivos de calidad y emisiones acústicas, que define:

  • La medida del ruido.
  • Los instrumentos de medida y sus condiciones de aplicación.
  • El proceso de evaluación de la exposición al ruido.
  • La periodicidad de las evaluaciones.
  • Los métodos de control a utilizar en función de los niveles de exposición.

b) Evaluación de Riesgos para los que existen Normas o Guías.

En muchas otras ocasiones nos encontramos con que para la Evaluación de Riesgos, existen normas o guías técnicas, que establecen el procedimiento de evaluación, e incluso en algunos casos, los niveles de exposición recomendados. En este aspecto, son ampliamente conocidas y consultadas las Guías del INSHT, relativas a los Lugares de Trabajo, los Agentes Biológicos, los Equipos de Trabajo, los Agentes Químicos o la Manipulación Manual de Cargas, entre otras.

Como ejemplo de otro tipo de normas, más concretas y específicas aún, se puede citar la Norma ENV 50166 sobre la exposición a campos electromagnéticos entre 0 y 10 kHz y entre 10 kHz y 300 Ghz, que facilita:

  • El procedimiento de medida de campos electromagnéticos.
  • Los niveles de exposición recomendados.
  • Los métodos de control de exposición.

c) Evaluación de Riesgos que requieren Métodos Específicos de Análisis

Existen actividades que dada su especial peligrosidad, por la alta probabilidad de explosiones, incendios, escapes o fugas, entre otros riesgos, han motivado el desarrollo de métodos específicos de análisis, fundamentalmente en la industria química, que en determinadas legislaciones, han sido son recogidos como exigencia normativa.

La mayoría de estos métodos se basan en el “análisis probabilístico de riesgos”, y se utilizan también para el análisis de los sistemas de seguridad en máquinas y en distintos procesos industriales. Ejemplo de estos métodos específicos son el método HAZOP y el del Árbol de Fallos y Errores.

d) Evaluación General de Riesgos

Finalmente en la vida laboral, existen riesgos muy corrientes y variados, a los que no le son aplicables dichas metodologías, y que requieren para su evaluación de un método general que pueda ser aplicado en situaciones, lugares y condiciones  muy distintas y heterogéneas.

Existen varios métodos de aplicación general a la hora de evaluación de riesgos, como por ejemplo el W.T. Fine, o el Sistema Simplificado de Evaluación. Pero en nuestro país, posiblemente el más utilizado por las empresas y profesionales de la prevención, sea el Método de Evaluación General de Riesgos, desarrollado por el INSHT, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que analizaremos en el próximo post.

0
Categorizado en: PRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto