Contaminantes químicos

Técnicas de PRL. Higiene Industrial (II). Contaminantes Químicos.

11/07/2013
Número de visualizaciones

Comentamos en un post anterior, que los contaminantes químicos, presentes en los puestos de trabajo, son agentes químicos o sustancias y preparados, formados por los mismos.

Entendemos como sustancia o agente químico a los elementos y sus compuestos en estado natural, o los obtenidos mediante cualquier procedimiento de producción, incluidos los aditivos necesarios para conservar la estabilidad el producto y las impurezas que resulten de procedimientos utilizados, excluidos los disolventes que puedan separarse sin afectar la estabilidad ni modificar la composición. Un preparado químico sería la mezcla o solución compuesta por dos o más sustancias.

Por otra parte debemos tener en cuenta que un tóxico es toda sustancia externa que, al entrar en contacto con el organismo, puede provocar una respuesta perjudicial, daños reparables o irreparables o incluso la muerte. Se entiende por toxicidad o acción tóxica, la capacidad de una sustancia para ocasionar daños en los organismos vivos una vez ha alcanzado un punto de contacto susceptible a su acción.

Clasificación de contaminantes químicos

En cuanto a la clasificación los productos químicos por sus efectos tóxicos o clasificación fisiopatológica de los mismos, se agrupan:

Corrosivos.

Sustancias que en contacto con tejidos vivos pueden ejercer una destrucción de los mismos. Suelen actuar de forma inmediata o en pocos días. El ácido sulfúrico es un ejemplo de este tipo de sustancias.

Irritantes.

Producen inflamación en las áreas de contacto, piel y mucosas oculares y respiratorias, por contacto breve, prolongado o repetido. De igual forma, actúan de forma inmediata o en unos pocos días. Como el amoniaco.

Neumoconióticos.

Se produce una alteración pulmonar por partículas sólidas, de sustancias insolubles en los fluidos biológicos, que se depositan y acumulan en los pulmones. Provocan una pérdida acumulada de la función respiratoria y pueden ocasionar discapacidades e incluso la muerte si la exposición es crónica. Tienen un periodo de manifestación muy amplio, se suele tardar años en detectar la patología provocada. Por ejemplo, el amianto o el polvo de bauxita.

Asfixiantes.

Producen anoxia, por el desplazamiento del oxígeno del aire o por la alteración de los mecanismos de oxigenación biológicos. Actúan en minutos e incluso en segundos, al sustituir el contenido normal del oxígeno del aire. Si el nivel de oxígeno inhalado está por debajo del 15% (necesitamos normalmente un 21% como mínimo), se puede llegar a perder la consciencia en el plazo de 2 inhalaciones completas. Si el afectado continúa en el área, la consecuencia directa es la muerte. De esta forma actúan sustancias como el dióxido de carbono, el acetileno o el metano.

Anestésicos y narcóticos.

Se produce la depresión del sistema nervioso central. Generalmente el efecto desaparece cuando desparece el contaminante. Su actuación oscila en segundos o minutos. El éter es una sustancia que actúa de esta forma, también el monóxido de carbono, aunque en este último caso si la exposición se prolonga sus efectos son venenosos.

Venenosos.

Producen la muerte de las células de órganos vitales que imposibilitan el desempeño normal de importantes funciones biológicas, pudiendo ocasionar la muerte del organismo afectado. Dependiendo del tipo de sustancia sus efectos son patentes en segundos, minutos o en cuestión de años. Como ejemplo de este tipo de sustancias encontramos el monóxido de carbono, el cianuro de hidrógeno, el mercurio, el plomo o el tetracloruro de carbono.

Alérgicas o sensibilizantes.

Producen un efecto alérgico que se manifiesta de formas diversas, aunque generalmente en pulmones y piel. Pueden provocar enfermedades pulmonares crónicas como asma, o en la piel dermatitis profesionales. Sus efectos pueden ser patentes en días, aunque generalmente se manifiestan tras años de exposición. Productos como el diisocianato de tolueno o las aminas de las resinas pueden provocar este tipo de efectos.

Carcinógenas.

Provocan cáncer en los órganos o tejidos afectados, normalmente en piel y pulmones. Los efectos son patentes tras una exposición crónica por períodos de 10 hasta 40 años. Puede ser provocado por algunos alquitranes y aceites industriales o el amianto, también el benceno y el cloruro de cadmio.

Mutagénicas, teratogénicas y tóxicas para la reproducción.

Pueden provocar cambios y alteraciones en el material genético transmitido, daños al feto o daños en la fertilidad, la reproducción o descendencia. Sus efectos son manifiestos en años e incluso de una generación a otra.  Algunos ejemplos son la hidracina, el yoduro de cadmio, el dietilmercurio, la talidomina o la nicotina.

En las próximas semanas seguiremos profundizando en el amplio campo de los contaminantes químicos.

0
Categorizado en: PRL

No hay comentarios

  1. 12/07/2013

    […] Contaminantes químicos (toda porción de materia inerte, en estado sólido, líquido o gaseoso, cuya presencia en la atmósfera de trabajo puede originar alteraciones en la salud de las personas expuestas. Se trata de agentes químicos o de sustancias y preparados).  […]

    0
  2. 17/07/2013

    […] Energía, Medioambiente y PRL   Acceso Alumnos   ← Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene Industrial (II). Contaminantes Químic… […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto