risk management

Principios Básicos de Risk Management

Número de visualizaciones
20/06/2016

Aunque como en cualquier campo de conocimiento, existen varias y variadas definiciones,  se puede definir el Risk Management (o la Gestión del Riesgo), como un proceso estructurado y secuencial, de identificación, análisis y cuantificación de las probabilidades de ocurrencia de una determinada amenaza, cuya materialización provocaría pérdidas o deterioros (humanos y materiales) y otros efectos secundarios.

El Risk Management también comprende las acciones preventivas, correctivas y mitigadoras correspondientes, que deben emprenderse, para eliminar o controlar la amenaza o para reducir sus efectos negativos si esta se materializa.

Por otra parte, la ISO 31000 de Risk Managament, define el Proceso de Gestión de Riesgos como: La aplicación sistemática de políticas de gestión, procedimientos y prácticas para las actividades de comunicación, consultoría, se establece el contexto, y la identificación, análisis, evaluación, tratamiento, seguimiento y la revisión de riesgo.

Todas las organizaciones, tanto públicas como privadas, tienen como razón de ser, el cumplimento de una serie de objetivos que se establecieron en su propia constitución y que se articulan de manera detallada y periódica a través de su Planificación Estratégica. En numerosas ocasiones, el cumplimiento de esos objetivos se ve condicionado por la presencia de todo un catálogo de riesgos diversos, de origen interno o externo, que hacen que sea imprescindible que la organización, disponga de planes y programas de acción  para hacer frente a los mismos y se puedan gestionar de manera eficaz.

Gestionar de manera eficiente los riesgos, no sólo contribuye de manera notable al cumplimento de los objetivos establecidos, sino que además favorece a toda la organización de manera generalizada.

Fases del Risk Management

El proceso técnico de la Gestión del Riesgo, estaría estructurado a través de una serie de fases secuenciales, que se ordenan de la siguiente manera:

  • Establecimiento del Contexto Estratégico. Básicamente consiste en definir los parámetros básicos para la Gestión del Riesgo, así como el alcance y los criterios para el resto del proceso, algo que hay que hacer ineludiblemente desde el conocimiento profundo, en todos sus aspectos, del entorno en el que desarrolla su actividad la organización.
  • Identificación de Riesgos. En esta fase, la organización debe identificar de manera sistemática los riesgos a los que está sometida, las causas de los mismos y los posibles efectos que tendría su materialización. También estarían recogidas las acciones relacionadas con la Clasificación del Riesgo, dependiendo de su tipología.
  • Análisis de Riesgos. Esta es la fase donde se establece la probabilidad de ocurrencia  del riesgo y el impacto de sus consecuencias, mediante su calificación y su evaluación, con el fin de establecer de la manera más precisa posible, el nivel del riesgo y por tanto las acciones correctoras adecuadas que han de implementarse. El éxito de este proceso depende en gran medida, de la calidad de la información que se haya obtenido en la fase de Identificación y del tipo de método que se haya escogido para realizar el análisis (cuantitativo o cualitativo).
  • Valoración de Riesgos. Consiste, en esencia,  en confrontar los resultados obtenidos a raíz del Análisis del Riesgo, con las medidas de control identificadas, para establecer prioridades en el tratamiento de los riesgos y poder fijar políticas de Gestión de los mimos, que sean adecuadas y proporcionales.
  • Políticas de Administración de Riesgos. Constituye la fase final, una vez identificados, clasificados y valorados los riesgos, es el momento de establecer las políticas de Risk Management,  que se necesiten, que básicamente estarán articuladas en cuatro ejes distintos: transferencia del riesgo,  retención del riesgo, reducción del riesgo o evitar el riesgo.
  • Monitorización y Revisión. Teniendo en cuenta que difícilmente los riesgos detectados, dejan de representar una amenaza para la organización al 100 %, es imprescindible, establecer indicadores  de seguimiento acerca de las medidas establecidas para la Gestión de los Riesgos y comprobar que éstas, están cumpliendo su función de manera eficaz.

En próximos post, seguiremos profundizando en las particularidades básicas del Risk Management.

2+
Categorizado en: Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto