iso 14046

Pinceladas sobre la nueva norma ISO 14046:2014 que define la huella hídrica

Número de visualizaciones
17/11/2014

El agua deja huella en las empresas y organizaciones en lo que respecta a su consumo. La Organización Internacional de Normalización (ISO) ha engordado su catálogo de normas en la gama medioambiental  y sostenibilidad aprobando la primera norma internacional sobre la huella de agua o huella hídrica ISO 14046:2014.  La norma, una vez traducida al español, será adoptada al catálogo español de normas técnicas.

A partir de la generalización y aceptación del cálculo de la huella de carbono como herramienta para informar sobre las emisiones de gases de efecto invernadero que genera un producto, proceso u organización, se da un paso más allá intentado extrapolar el mismo concepto al agua. Por tanto es una consecuencia lógica a partir de la norma ISO 14064-14067 sobre gases de efecto invernadero y huella de carbono.

Según la definición de la ISO, la huella hídrica consiste en la métrica que cuantifica los impactos ambientales potenciales relacionados con el agua (ISO). En una definición más amplia se puede decir que es un indicador del uso del agua que tiene en cuenta tanto el uso directo de agua como el indirecto de consumidores y productores. La huella hídrica de un individuo, una comunidad o una organización se define como el volumen total de agua necesaria para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo, la comunidad o la organización.

La ISO 14046:2014 establece los principios, requisitos y directrices para una correcta evaluación de la huella de agua de productos, procesos y organizaciones, a partir del análisis de su ciclo de vida. Se ha redactado a partir de la guía Product Environmental Footprint (PEF) la cual está basada en el ciclo de vida de los productos y en la que se definen una serie de huellas medioambientales. Según este documento se tiende a usar el concepto de huella para informar sobre el uso/consumo/impacto de un elemento físico químico (CO2, agua, madera, energía…)  por parte de un producto/servicio/organización. Según este documento una camiseta tiene un consumo de 2.500 litros, una taza de café 130 litros y un kilo de arroz 2.497 litros.

Entre otras ventajas, la huella hídrica ayudará a evaluar la magnitud de los posibles impactos ambientales relacionados con el agua a través de distintos indicadores. Además, permitirá identificar las oportunidades de reducir los posibles impactos relacionados con el agua asociados a productos en distintas etapas del ciclo de vida, así como a procesos y organizaciones. El valor de la huella hídrica se da en forma de impactos

Surge como respuesta a la creciente demanda internacional de esquemas verificación y certificación aplicados al agua y así contrarrestar los numerosos esquemas privados existentes con el fin de unificarlos ya que existe mucha dispersión.

Debido a la dificultad de la aplicación de la misma, se ha preparado un documento con ejemplos de cálculo de uso a nivel de grupo de trabajo, que posteriormente posiblemente forme parte de la norma.

0
Categorizado en: Medio Ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto