neumático

Los otros usos de tus neumáticos, carreteras ecológicas

Número de visualizaciones
26/11/2015

Solo en 2014 se matricularon 855.308 turismos, siendo un dato muy inferior a los acostumbrados antes de la crisis que rondaban, por ejemplo en 2004 los 1.5 millones de vehículos. Teniendo en cuenta estos datos y la necesidad de cambio de neumáticos debido a la gran importancia de sus buenas condiciones, nos pueden hacer una idea de la cantidad de neumáticos desechados que se generan al cabo del año. Llegando a suponer unos de los mayores peligros medioambientales.

neumáticos

Producir un neumático es un proceso que requiere gran cantidad de energía (hasta medio barril de petróleo crudo para fabricar uno de camión). Por lo que su correcto almacenaje y reciclado debería de ser un proceso mucho más controlado por políticas medioambientales, pese a no serlo. Hay un porcentaje muy alto de estos desechos que se acaban quemando para hacerlos desaparecer, pese a la gran repercusión medioambiental que esta práctica acarrea. Las operaciones de reciclado, recauchutado y reutilización para conseguir la correcta eliminación de estas gomas pueden ser una reutilización que pase por su uso en parques infantiles, defensa de muelles o embarcaciones, rompeolas… aunque lo ideal sería un proceso de reciclado efectivo que nos permita un reaprovechamiento de estos materiales plásticos. Éstos pueden ser:

Regeneración: este proceso es bastante difícil debido a las condiciones que se le obliga a cumplir a un neumático, por lo que reconvertir este caucho en un nuevo neumático, hoy por hoy, no es una técnica rentable.

carretera hecha con neumáticos

Termólisis: En este proceso a altas temperaturas y sin presencia de oxígeno se puede llegar a la producción de neumáticos u otros materiales en cadenas industriales, ya que consigue una recuperación de los componentes primarios.

Pirolisis: Proceso que a día de hoy no sale de la “fábrica piloto” por problemas de separación de compuestos carbonados.

Incineración: Proceso difícil y costoso por las diferentes velocidades de combustión de cada componente, necesidad de depuración y actividad contaminante.

Trituración Criogénica: Son tan complicadas las instalaciones que lo hacen a día de hoy, poco rentable.

Trituración Mecánica: Este proceso suele incluir la fragmentación del neumático en gránulos, separación de componentes (acero y fibras) y desvulcanización o no.

El caucho procedente de los neumáticos se utiliza como material ligante para capas asfálticas en la construcción de carreteras, además convirtiéndolas en carreteras más seguras. Se pueden llegar a usar entre mil y 7 mil neumáticos para un kilómetro de carretera de dos carriles, siendo por ello, una de los usos y soluciones más normalizadas en cuanto a usos. Los expertos aseguran que la adición de estos restos al asfalto produce una serie de ventajas como son la mayor media de vida, más elasticidad y más resistencia tanto al frío como al calor, con menos contaminación acústica, ayuda al frenado del vehículo y produce un mayor agarre de las llantas.

Aunque mucho menos conocido y normalizado, también nuestro viejo neumático puede acabar siendo una baldosa, aislante de cable, tubería o revestimiento de piso o suela de nuestros zapatos.

Debido a ello se han creado asociaciones o entidades como SIGNUS que garantizan un tratamiento adecuado para convertir un residuo en un material con valor ya que la ley obliga a los productores a gestionar la totalidad del residuo que se genera. Ofreciendo un servicio gratuito de recogida.

Si quieres que los adultos reciclen, simplemente háblele a los niños de la importancia de reciclar y lo harán.-Bill Nye.

1+
Categorizado en: Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto