Logística sostenible

Logística Inversa: razones empresariales para su práctica

31/05/2021
Número de visualizaciones

Comentábamos en un artículo anterior, que el objetivo fundamental de la Logística Inversa es la recuperación económica de los PFUs (Productos Fuera de Uso). En esta entrada nos centraremos en la  amplia gama de razones que tienen las empresas, para integrar prácticas de Logística Inversa en su actividad cotidiana.

En términos generales, hay dos grupos principales de motivos para dicha recuperación, que son: los legales y los socio-económicos.

Razones legales para la Logística Inversa

A lo largo de las últimas décadas las presiones ejercidas por buena parte de la sociedad, particularmente en los países desarrollados, y la cada vez mayor concienciación de la clase política, han provocado que las distintas Administraciones públicas hayan desarrollado un conjunto muy extenso de normas, leyes y códigos de buenas prácticas medioambientales. Estas normas abarcan casi todos los aspectos y elementos de los distintos sistemas productivos que forman el grueso del tejido económico.

El cumplimiento obligado de esta legislación, es uno de los motivos fundamentales por el que muchas organizaciones están desarrollando sus propias vías de implementación de la logística inversa.

En la Unión Europea, el año pasado (2020), finalizó el VII Programa General de Acción de la Unión en Materia de Medioambiente. Con el subtítulo de “Vivir bien, respetando los límites de nuestro planeta”, este programa establecía nueve objetivos prioritarios:

  • Proteger, conservar y mejorar el capital natural de la Unión.
  • Proteger a los ciudadanos de la Unión frente a las presiones y riesgos medioambientales para la salud y el bienestar.
  • Maximizar los beneficios de la legislación de medio ambiente de la Unión mejorando su aplicación.
  • Mejorar el conocimiento del medio ambiente y ampliar la base de evidencias en la que fundamentar las políticas.
  • Asegurar inversiones para la política en materia de clima y medio ambiente y tener en cuenta los costes medioambientales de todas las actividades de la sociedad.
  • Integrar mejor la preocupación por el medio ambiente en otras áreas políticas y garantizar la coherencia de las nuevas políticas.
  • Aumentar la sostenibilidad de las ciudades de la Unión.
  • Reforzar la eficacia de la Unión a la hora de afrontar los desafíos medioambientales y climáticos a escala internacional.

Economía hipocarbónica

El noveno objetivo era la "conversión de la Unión en una economía hipocarbónica, eficiente en el uso de los recursos, ecológica y competitiva". En este sentido, se ha trabajado en la plena aplicación del paquete de medidas de la Declaración Europa 2020 y un acuerdo sobre los siguientes pasos a dar a partir de esa fecha. Además se realizó un seguimiento de la mejora significativa del comportamiento medioambiental de los productos a lo largo de su ciclo de vida. También sobre la disminución del impacto medioambiental del consumo, incluyendo cuestiones tales como la reducción del desperdicio de alimentos y el uso de biomasa de forma sostenible.

Este posiblemente era el objetivo que mejor mostraba, la especial preocupación que tienen las autoridades comunitarias acerca de la transformación de los residuos en recursos. Era por tanto el que se relacionaba de una manera más directa con la logística inversa. 

En su enunciado se remarcaba la previsible escasez de recursos y de materias primas (incluyendo el agua), que el cambio climático va a provocar en nuestro continente. El objetivo marcaba el camino de la eficiencia y la reutilización en el uso de recursos, para servir de guía en la toma de decisiones al respecto, tanto en el sector público como en el privado. El objeto una vez más, es avanzar en garantizar la competitividad y la capacidad de crecimiento sostenible europeo.

Este tipo de medidas estan dando frutos en materia económica, desde hace tiempo. En los últimos años, se ha dado un crecimiento continuado del 3 % anual en las tasas de empleo relacionadas con las tecnologías y servicios medioambientales. Además el volumen del negocio mundial en este sector, está estimado en un billón de euros anuales, en crecimiento continuado por cierto. Este es un dato muy importante para multitud empresas europeas especializadas en este ámbito, puesto que tienen un clara posición de liderazgo mundial en el sector del reciclado de materias primas y en la eficiencia energética.

VIII Programa de Acción en materia de Medio Ambiente

El actual plan el VIII PMA tiene por objeto acelerar la transición ecológica de manera justa e inclusiva de aquí a 2050, bajo el mismo lema que el anterior: "Vivir bien, respetando los límites de nuestro planeta" En este caso, los objetivos prioritarios temáticos del VIII PMA se refieren a:

  • La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • La adaptación al cambio climático.
  • El desarrollo un modelo de crecimiento que devuelva al planeta más de lo que toma de él.
  • El objetivo cero en materia de contaminación.
  • La protección y recuperación de la biodiversidad y la
  • La reducción de las principales presiones climáticas y medioambientales asociadas a la producción y el consumo.

Como puede observarse sin profundizar mucho en la materia, todos ellos son objetivos asimilables en mayor o menor medida a los principios de la logística inversa.

Conferencia sobre la Economía Circular

Otro ejemplo de la preocupación de las autoridades europeas en esta materia, fue la Conferencia sobre la Economía Circular de marzo de 2017. El primer objetivo era exponer los resultados alcanzados hasta ese momento en sus distintas estrategias y planes de medidas. El segundo era debatir con los grupos de interés el camino que había que seguir en el futuro. Fruto de esta Conferencia fue la creación de la Plataforma Europea sobre la Economía Circular.

Esta iniciativa corresponde a la segunda fase de desarrollo de la Estrategia de 2015 de Economía Circular y se centra en una actualización de la legislación europea y de las distintas normativas nacionales. El objetivo era restringir la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos. Por otra parte, se pretendía además sustituir los materiales peligrosos en este tipo de productos, para que el reciclado de los componentes sea más rentable.

Estas modificaciones, quieren fomentar el mercado de segunda mano, la reventa y la reparación y reaprovechamiento de aparatos eléctricos y electrónicos. Esto evitaría, según estimaciones, la generación de más de 3.000 toneladas de residuos peligrosos por año en los países de la UE. Supondría además un ahorro complementario, debido al mejor uso de la energía y de las materias primas.

En definitiva se trata de todo un entramado de planes y estrategias, encaminadas a una gestión y utilización más racional y sostenible de los recursos, en las que la reutilización y el reaprovechamiento de materiales y elementos, van a tener una importancia capital.

Razones socio-económicas

Como hemos dicho al principio cada vez son más los grupos de interés (organizados o de manera individual), que demandan un mayor respeto por el medio ambiente y por la salud colectiva. En una sociedad cada vez más movilizada y concienciada, estos grupos abogan y presionan a las empresas, para que sus productos y sistemas productivos sean más sostenibles. De forma paralela su acción también se dirige hacia el establecimiento de mecanismos para la recuperación y el aprovechamiento de los productos desechados por los consumidores.

Esta presión no sólo se materializa en forma de protestas o campañas de boicot colectivas contra aquellas empresas que se consideran incumplidoras de este tipo de compromisos. De manera individual, cada vez son más los consumidores, que han desarrollado una gran conciencia social y medioambiental, que además ponen en práctica a la hora de hacer sus compras. Todos los años crece el porcentaje de usuarios que admiten, que valoran seriamente estas cuestiones a la hora de hacer una determinada adquisición. En el caso de que tengan que elegir entre un productor u otro, se decantan por aquel que tenga un compromiso serio y definido en materia social y medioambiental.

Oportunidad de negocio

Todas las empresas buscan en el desarrollo de sus actividades un valor añadido y una oportunidad de negocio con la que aumentar sus beneficios. Este es el fundamento del actual sistema económico, es algo que nadie o casi nadie puede poner en duda.

En este sentido se puede afirmar que hay un buen número de razones de tipo económico, para que las empresas desarrollen mecanismos de recuperación y reaprovechamiento de PFUs. En el marco de sus actividades de logística inversa, estos mecanismos suelen analizarse desde dos puntos de vista distintos: el de la "oferta" y el de la "demanda".

Cómo afecta la logística inversa a la oferta

Desde el punto de vista de la "oferta", la recuperación de materiales y productos fuera de uso, supone una disminución en el uso de las materias primas y de los componentes originales en nuevos productos. Esto es precisamente por el aprovechamiento de esos elementos recuperados, lo que lógicamente conlleva una disminución en los costes de fabricación, que se ve reflejado en un menor precio de venta de los mismos.

En este momento se puede aplicar el concepto de “Recuperación Económica”, definido como “aquel proceso de recogida de Productos Fuera de Uso que tiene como objetivo principal, volver a aprovechar el valor añadido que se incorpora a éstos, a través de los procesos adecuados, de manera que se obtenga con ello una rentabilidad económica o se obtenga una determinada ventaja competitivas de carácter sostenible”.

Este sistema logístico,  fluye en sentido contrario al existente en los sistemas logísticos tradicionales. En lugar de ser desde el productor hacia el consumidor, es desde el consumidor hacia el recuperador. Esta por cierto, es la razón principal por la cual se le suele denominar Sistema de Logística Inversa.

La logística inversa en la demanda

Por otra parte, desde el punto de vista de la "demanda", la aplicación de programas de logística inversa proporciona a las empresas unas claras diferencias competitivas, respecto a las demás del sector. Esto se consigue a través de estrategias de posicionamiento, definidas mediante la búsqueda de una imagen de empresa comprometida con el desarrollo sostenible, medioambientalmente responsable. Se potencia la imagen de productos de fácil reciclado en los que se utilizan materiales recuperados, en los que se reduce al máximo la generación de residuos y la explotación y utilización de materias primas no renovables. Complementariamente se tiende a la utilización de tecnologías limpias y la integración de todo este sistema, a lo largo de su cadena de suministro, implicando a sus proveedores, suministradores, distribuidores y clientes.

Estas son algunas de las claves de las nuevas estrategias de diferenciación, que según los expertos, dominarán los mercados en un breve lapso de tiempo y que están intimamente relacionadas con el concepto de logística inversa.

Categorizado en: Medio Ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto