Las Técnicas de Protección de Riesgos Laborales.

Las Técnicas de Protección de Riesgos Laborales

Número de visualizaciones
10/04/2013

Comentábamos la semana pasada que la obligación establecida por la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, acerca de la planificación de las actuaciones que eliminen las consecuencias negativas de los riesgos detectados, se podía realizar a través de dos conjuntos de técnicas diferentes:

  • Las Técnicas de Protección.

Hoy comentaremos estas últimas, las Técnicas de Protección de Riesgos Laborales.

Las técnicas de Protección, aunque también son consideradas como técnicas activas, dado que se realizan con carácter previo a la materialización del riesgo, tienen como objetivo fundamental actuar únicamente sobre las consecuencias, bien minimizándolas o incluso eliminándolas, con la particularidad de que no se actúa sobre la frecuencia o la probabilidad de materialización del riesgo.

Estas técnicas de actuación deberían ser llevadas a cabo después de haber realizado y aplicado las técnicas de prevención o como una técnica complementaria a ésta. Dentro de las técnicas de protección podemos diferenciar entre:

  • Técnicas de protección colectiva.
  • Técnicas de protección individual.

Las técnicas de protección colectiva son aquellas que protegen a los trabajadores de una forma general, es decir que eliminan o reducen las consecuencias de un riesgo que afecta a un número determinado de trabajadores.

Siempre tienen preferencia de aplicación, sobre las protecciones individuales, así lo especifica el apartado h del artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Dicho de otra manera, una vez adoptadas las medidas de protección colectiva que sean oportunas, de manera complementaria a estas, se pueden utilizar las medidas de protección individual.

Como ejemplos de protecciones colectivas tenemos entre otras: barandillas de seguridad, andamios, vallado perimetral de zonas de trabajo, sistemas de ventilación, las protecciones y resguardos en máquinas y equipos de trabajo en conformidad con el Real Decreto 1215/1997, barreras de protección acústica, etc.

Las técnicas de protección individual son aquellas que sirven para proteger a un trabajador de forma individual o particular, es decir eliminan o reducen las consecuencias de un riesgo que afectan a un solo trabajador. Se basan en el empleo de EPIs, Equipos de Protección Individual, cuya definición, uso y mantenimiento se regula a través del Real Decreto 773/1997.

Este tipo de equipos son la última barrera entre la persona y el riesgo y hay que tener claro, como ya hemos dicho, que no eliminan el riesgo, simplemente minimizan o controlan sus consecuencias.

Como ejemplos de equipos de protección individual tenemos entre otros: calzado de seguridad, casco, arnés anti-caída, mascarillas filtrantes, guantes, etc.

La integración e implantación efectiva de las técnicas activas, las de prevención y las de protección, es una de las bases de éxito de cualquier política de Gestión de Riesgos Laborales, en cualquier empresa.

2+
Categorizado en: PRL

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto