Historia de la normalización

La normalización cumple 60 años

Número de visualizaciones

POR

Manuel Rodríguez
EDUCACIÓN:
  • Graduado en Ingeniería Industrial especialidad en Electrónica Industrial en la Universidad de Jaén.
  • Experto Universitario en Eficiencia Energética en la Universidad de Sevilla.
  • Máster Oficial en Prevención de Riesgos Laborales en la Universidad Francisco de Vitoria.
  • Curso Superior Universitario en Gestión y Auditoría de la Calidad (ISO 9001:2008 , ISO 19011) en la Universidad Rey Juan Carlos.
  • Formación E-learning en la Universidad Antonio de Nebrija.
  • Formación Profesional: Proyectista e Instalador de Sistemas de Energía Solar Térmica en la Universidad Popular de Jaén.
  • Formación Profesional: Diseño y Programación de Automatismos Industriales en la Escuela de Oficios de Linares.
  • Coordinador de Seguridad y Salud en Obras de Construcción en Euroinnova Business School.
  • Cálculo y Diseño de Instalaciones Interiores de Agua en el Colegio de Ingenieros de Granada.
  • Energía Eólica On y Off-shore en la Asociación de Productores de Energías Renovables de Andalucía.
  • Energía Solar Termoeléctrica de Media y Alta Temperatura en la Asociación de Productores de Energías Renovables de Andalucía.
EXPERIENCIA:
  • Profesor del Departamento de Proyectos, Energía, Mantenimiento e Instalaciones de INESEM Business School.
  • Jefe de proyectos de infraestructuras energéticas en el sector de las renovables.
  • Jefe de proyectos en gestión de instalaciones técnicas.
  • Ingeniero en área de mantenimiento y maquinaria: coordinación de parque de maquinaria.
  • Ingeniero de instalaciones y mantenimiento.
  • Ingeniero Consultor.
  • Técnico Mantenimiento Electromecánico.
ESCRIBE SOBRE:

Eficiencia Energética • Energías Renovables • Automatización Industrial • Instalaciones Técnicas • Mantenimiento • Software de Diseño • Gestión de Proyectos • Organización Industrial

Ingeniero Técnico Industrial, experto en energía, eficiencia energética y PRL. Ha desarrollado su profesión durante más de 10 años como director de proyectos energéticos y de instalaciones industriales.

La normalización es una de las técnicas que han permitido el desarrollo económico, potenciando y racionalizando las producciones a lo largo del siglo XX y más especialmente tras la II Guerra Mundial. Las normas se han ido centrando en los productos, la gestión y el factor humano. Si tradicionalmente la normalización se centró en los materiales y los productos, luego evolucionó a normalizar herramientas de gestión, para saltar recientemente a fijarse en aspectos humanos.

La normalización es un proceso de influencia recíproca que se lleva a cabo cuando no se dispone de ningún marco de referencia para emitir un juicio, actuar de una determinada forma o explicar una situación dada. Ante un objeto nuevo o una situación desconocida, los sujetos tienden a generar la norma influyéndose recíprocamente, porque carecen de una norma previa que oriente el juicio requerido.

La Normalización, elemento intrínseco del trabajo en común y la organización colectiva es tan antigua como el hombre organizado. Pero, ¿conoces la historia de la normalización?

¿Cuál es la historia de la normalización?

La lectura de artículos antiguos, que tratan sobre normalización, de los años en los que esta técnica daba sus primeros pasos, permite comprobar que en los 60 años que la normalización lleva asentada en nuestro país hay algunos aspectos que se siguen manteniendo hoy en día por su carácter intrínseco a esta y comprobamos que también han surgido otros como consecuencia del desarrollo y evolución de la técnica.

La normalización se desarrolló en el seno de los procesos industriales y por tanto la raíz del nacimiento de la normalización es la industria.

Los inicios de la normalización nacen de los principios básicos de que para establecer una norma deben especificarse la forma y las dimensiones del producto, así como la materia con que se elabora y sus características mecánicas y químicas entre otras.

¿Cuáles son sus objetivos y características?

Entre los objetivos y características intrínsecas a la normalización que por supuesto aún perduran nos encontramos tres: simplificar, unificar y especificar.

Por otro lado también siguen existiendo tres grupos fundamentales de normas:

  • Normas gráficas, que fijan las reglas para proyectar y dibujar el objeto a fabricar.
  • Normas dimensionales, que fijan las dimensiones
  • Las normas de calidad, que especifican las condiciones técnicas que deben reunir las materias primas, los objetos fabricados o los métodos empleados.

Tal y como hemos comentado al principio un hito importante en la historia de la normalización en España es la II Guerra Mundial. Y ya que hemos entrado en fijar hitos en la historia de la normalización, otro también importante es la creación del Organismo Internacional de Normalización (ISO), en 1946.

Además de hitos hay también normas clave en la vida de la normalización pudiendo establecer principalmente dos: por un lado la publicación de la primera norma ISO 9001 en 1987 y por otro la reciente publicación de la ISO 26000 en 2010.

La aparición de la ISO 9001 fue un punto de inflexión. Hasta esa fecha las normas solo definían las características de los productos, y la ISO 9001 inauguró la etapa que llega hasta hoy de las normas sobre sistemas de gestión. Estas normas ya no se centran en los productos, sino en recomendaciones y especificaciones sobre la gestión de una empresa, con independencia de su actividad; le dan a las normas un carácter horizontal.

Mayor orientación hacia el consumidor

Asimismo, la presencia permanente de la innovación en la producción y la aparición de nuevas tecnologías cambiantes y con prestaciones mejores hicieron necesaria la redacción de normas con una clara orientación al comportamiento que el producto ofrece al consumidor. Y no unas normas que describan de manera detallada dimensiones, diseño y características, pues este tipo de normas no dan la oportunidad a la innovación, que es el aspecto que hoy preside el desarrollo actual.

Estas normas orientadas a prestaciones del producto son la mejor vía para fomentar y promover la innovación en las características y la mejora de los costes de producción, pues esta fija lo que el consumidor puede esperar del producto pero no el detalle constructivo del mismo.

Otra fecha clave es noviembre de 2010, cuando se publica la norma ISO 26000 que establece la guía de responsabilidad social.

¿Veremos el desarrollo hacia los servicios?

Cabe añadir que todo apunta a que el próximo desarrollo de la normalización se producirá en el campo de los servicios. Estos sectores hasta ahora no han participado en la normalización ya que en un principio se pensó que por ser actividades que se prestan en el momento de su suministro y ejecutadas por personas, no se podían normalizar.

La experiencia ha demostrado que esto no es así ya que la normalización puede aportar pautas de comportamiento, definir el equipo necesario, etcétera, ya que todo ello contribuye a ofrecer un servicio de calidad. Y este servicio de calidad se traduce un beneficios para su mejor desarrollo y normalización.

Así pues, la normalización no tiene fronteras. Pero eso no significa que el desarrollo de la normalización en los campos tradicionales se abandone, ni mucho menos, pues una característica innata de la normalización es la permanente atención a la actualización de las normas y su correspondiente revisión y adaptación a los avances que se produzcan en su campo de aplicación.

Por tanto un aspecto clave para que la normalización pueda ayudar a la mejora de los procesos o servicios de la empresa es que tanto estas como los profesionales que las integran tienen que estar debidamente formados tanto en las normas que afectan a su profesión como en las certificaciones de calidad que pueda o deba tener su empresa u organización.

0

1 Comentario

  1. Sofía Flores dice:

    Felicidades, ciertamente sin este concepto llevado a cabo en todos los productos y servicios sería imposible la globalización. La globalización creo que nació con la normalización.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto