ISO 26000

La ISO 26000 Guía sobre Responsabilidad Social

Número de visualizaciones
16/10/2019

Desde el año de su publicación en 2010, la Norma ISO 26000 Guía sobre Responsabilidad Social, se ha convertido en uno de los principales estándares globales de referencia en esta materia. Al igual que ocurre con el resto de las normas de la Organización Internacional para la Estandarización, el modelo desarrollado por la ISO 26000, es fruto del trabajo consensuado de numerosos expertos en la materia y de los representantes de los principales grupos de interés implicados.

La ISO 26000 se diseñó con objeto de fomentar y mejorar las prácticas de Responsabilidad Social (RS) en el contexto internacional. Su labor se concentra sobre todo en orientar acerca de los Principios y Materias Fundamentales de RS a cualquier tipo de organización (pública, privada o del tercer sector), que opere en cualquier lugar del planeta. En la ISO 26000 las organizaciones tienen una guía de consulta esencial, para integrar un comportamiento socialmente responsable en sus operaciones y negocios.

Nuevas Perspectivas para la RSC

Se puede detectar un creciente interés generalizado, por parte de clientes, consumidores, Administraciones públicas, asociaciones y público en general, en que las organizaciones adopten fórmulas de negocio sostenible. Cada vez más, se demanda a las organizaciones, que sean capaces de suministrar productos y servicios que satisfagan al cliente, que se haga con el debido respeto al medioambiente y además de una manera socialmente responsable.

La presión ejercida a este respecto es tal, que la mayoría de empresas líderes en su sector, reconocen abiertamente que una buena parte del éxito necesario para perdurar en el mundo de los negocios a medio y largo plazo, se está basando y se basará en modelos de negocio sostenibles y socialmente responsables.

La cuestión estaba en que no había un criterio unificado acerca del concepto mismo de "Responsabilidad Social", de su marco de acción o de sus principios fundamentales. Además, las iniciativas al respecto se habían centrado sobre todo en el ámbito privado (“Responsabilidad Social Corporativa”). La gran importancia de la ISO 26000 estriba sobre todo, en que al generalizar el concepto de Responsabilidad Social (sin la coletilla “Corporativa”), se amplia al sector público y al tercer sector (ONGs) los principios de la misma.

La ISO 26000 ha servido para generar una compresión global de la Responsabilidad Social  y de sus principios mínimos. Al haber proporcionado términos y definiciones específicas, principios y prácticas relacionadas, fórmulas de integración e implementación o modelos de comunicación adecuados con las partes interesadas.

Principios Mínimos para la Responsabilidad Social

Como acabamos de afirmar, uno de los principales aciertos de la ISO 26000 fue la definición de una serie de "principios mínimos" en materia de Responsabilidad Social, que toda organización comprometida con la materia debe desarrollar. Estos principios mínimos serían los siguientes:

Rendición de Cuentas

Se basa en el principio relacionado con una idea básica en RS: "una organización tiene la obligación de rendir cuentas ante las autoridades públicas competentes, por el impacto negativo que sus negocios y operaciones pueden generar en la sociedad, la economía y el medioambiente". El principio se complementa con la obligación de adoptar medidas de prevención adecuadas, para evitar la repetición de esos impactos negativos.

Transparencia

La idea fundamental es que las organizaciones deben aplicar políticas de transparencia, para todas aquellas decisiones y actividades que puedan generar impactos de distinto nivel en materia social y medioambiental. Se trataría de suministrar a sus grupos de interés la información necesaria, acerca de las políticas y actividades de las que son responsables y que supongan impactos previsibles en la sociedad y en el medioambiente. La disponibilidad y actualización de dicha información, completarían los fundamentos de este principio.

Comportamiento Ético

Este principio establece que el comportamiento generalizado de cualquier tipo de organización, debe basarse en una serie de valores esenciales tales como la honestidad, la equidad y la integridad. Esto implica el respeto generalizado hacia las personas y el medioambiente. Conlleva además, el compromiso de tratar adecuadamente los impactos negativos que sus actividades pueden llegar a suponer en sus grupos de interés.

Respetar los Intereses de sus Stakeholders

Toda organización debe respetar y saber dar una respuesta adecuada, a los intereses de sus stakeholders o grupos de interés. Las principales obligaciones que tiene una organización se focalizan en sus accionistas, dueños, socios, clientes e integrantes. Pero por otra parte, deben tener en cuenta que en ocasiones, los intereses de estos stakeholders pueden entrar en contradicción con los intereses de la colectividad social o con los del medioambiente. En estos casos hay que articular soluciones consensuadas, que permitan gestionar estos intereses contradictorios. Hay que intentar que el grado de satisfacción de los distintos actores implicados, sea lo más equilibrado y alto posible.

Respeto al Principio de Legalidad

El respeto hacia el principio de legalidad es obligatorio para cualquier tipo de organización. La supremacía del Derecho se basa en la idea central, de que ningún individuo u organización (incluyendo las de carácter público) está por encima o al margen de la ley. La práctica de este principio supone evitar el ejercicio arbitrario del poder, ya que todo el mundo debe cumplir con las leyes y regulaciones que les son de aplicación.

Respeto Hacia las Normas Internacionales de Comportamiento

Además del cumplimiento de la legalidad, las organizaciones deben respetar las normas internacionales de comportamiento. Este respeto debe ser estricto, cuando estas normas se refieran a la salvaguarda de importantes aspectos sociales y medioambientales. Por otra parte,  también se debe evitar la complicidad en las actividades de otras organizaciones, que no sean respetuosas con estas normas internacionales

Respecto a los Derechos Humanos

Toda organización debe respetar los principios directrices de los Derechos Humanos. El primer paso es reconocer su importancia y su universalidad. El segundo es promover el respeto hacia los mismos en sus actividades y operaciones. En los casos en los que las leyes locales no proporcionen una protección adecuada en materia de Derechos Humanos, las organizaciones no deberían beneficiarse de este tipo de situaciones.

Conclusión

Sobre estos "principios mínimos" de Responsabilidad Social, la ISO 26000 ha construido un modelo estandarizado, útil y válido para cualquier tipo de organización, independientemente de su radio de acción. La estructura de la guía y su desarrollo, permiten como en el caso de otras normas ISO, definir el alcance, el contexto, los compromisos y la forma de implementación práctica del modelo, en todas aquellas organizaciones interesadas en materia de Responsabilidad Social, que como ya hemos comentado, son cada vez más numerosas.

Categorizado en: RSC

1 Comentario

  1. RAUL Garcia dice:

    Excelente información para aquellos conocedores de los sistemas de normatividad en cualquier sector.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto