huella de carbono

La importancia de la huella de carbono, ecológica e hídrica

17/11/2015
Número de visualizaciones

Hace ya varios años que en los países desarrollados ha surgido el concepto de “las huellas”, tanto ecológica, como de carbono como hídrica. Pero, ¿Por qué la aparición de este concepto?

Debido a la actividad moderna y los cambios actuales en el estilo de vida, han surgido problemas relacionados con el medio ambiente como puede ser el caso del cambio climático: escasez de agua potable en muchas regiones del planeta, aumento de fenómenos atmosféricos extremos, pérdida de suelo, contaminación atmosférica, etc.

Sin embargo, muchos de nosotros no somos capaces de visualizar la importancia del problema. Pero y si dijéramos que “Si todas las personas siguiésemos el modo de vida actual de un español medio, la humanidad necesitaría dos planetas y medio”.

huella de carbono

Dos planetas y medio

Con este dato podemos acercarnos a la realidad del problema, ya que el cambio climático tiene efectos progresivos y constantes, y con causas muy diversas, por lo que no llegamos a percibirlos del todo. Pero, ¿de dónde surge este dato? Las huellas ecológicas tratan de facilitarnos la comprensión del problema y poder abordar las soluciones concretas y medibles.

La naturaleza nos proporciona los recursos necesarios para vivir, pero en la actualidad sobrepasamos los límites por los que los recursos pueden renovarse. A este efecto se le llama resilencia. Estos límites de la Tierra se pueden medir gracias a la Huella ecológica. Además podemos saber cuánta naturaleza tenemos, la cantidad que utilizamos y tomar medidas concretas.

Los problemas principal del cambio climático es el aumento de los gases de efecto invernadero (GEI) entre los que se encuentran: vapor de agua, dióxido de carbono CO2, metano CH4, óxido de nitrógeno NOx, ozono O3 y clorofluorocarbonos CFC. La Huella de carbono trata de identificar los GEI, haciéndolo de una manera equivalente al CO2 para proponer medidas de prevención, reducción y/o compensación, en última instancia.

Recordemos que la Huella de carbono es el 50 % de la huella ecológica total de la humanidad y la reducción de esta es esencial para frenar los efectos asociados al cambio climático.

Por último y no menos importante, encontramos la más joven de las huellas, la Huella hídrica.  Nace en 2002 desarrollado por el profesor Arjen J. Hoekstra con el propósito de estudiar el impacto real de las actividades humanas sobre el medio hídrico. Entre los datos podemos encontrar la cantidad de agua dulce necesaria para producir un producto como el café, hasta calcular la huella hídrica de cada habitante, y por lo tanto la huella hídrica nacional. Según los datos de Water Footprint Network, una persona consume como promedio 1.385.000 litros de agua al año, de un modo directo e indirecto.

La importancia de la reducción de las huellas, y por tanto de los problemas ambientales actuales y futuros pasa por los países, ciudades, empresas y personas. Recordemos que el futuro del planeta es de nuestras generaciones futuras y por lo pronto, no tienen “dos planetas y medio más”. Busquemos la sostenibilidad.

0
Categorizado en: Medio Ambiente

2 Comentarios

  1. Mariano Sáenz dice:

    Excelente aportación para generar consciencia sobre este gran problema que nos corresponde a todos.

    1+
    • Rogelio Delgado Rogelio Delgado dice:

      No agrada saber que interesa nuestra información, animarte a seguir visitando otros artículos de nuestra revista que puede ser de tu interés.

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto