Fisiología

La Fisiología y el Cálculo del Consumo Metabólico

Número de visualizaciones

POR

Francisco Navarro
EDUCACIÓN:
  • Licenciado en Historia en la Universidad de Granada.
  • Certificado de Aptitud Pedagógica en la Universidad de Granada.
  • Máster Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en el Centro de Estudios Jurídicos de Granada.
  • Curso Superior de Dirección y Gestión de Seguridad Integral en la Universidad Nacional a Distancia.
  • Curso Técnico Superior en Gestión y Auditoría de Sistemas de Seguridad de la Información ISO 27001.
  • Acreditado como Formador para Personal de Seguridad Privada: Área Técnico Profesional y Área Protección Contra Incendios por la Dirección General de la Policía.
  • Curso de Técnico en Formación E-Learning en la Universidad Antonio de Nebrija.
  • Certificado de Profesionalidad SSCE0110 Docencia de la Formación Profesional para el Empleo.
  • Técnico Superior en Gestión y Auditoría de Sistemas de Calidad (ISO 9001) en la Universidad Antonio de Nebrija.
EXPERIENCIA:
  • Profesor Departamento de Sistemas Integrados de Gestión de INESEM Business School.
  • Técnico en Prevención de Riesgos Laborales en diversos sectores.
  • Consejero de Seguridad para el Transporte de Mercancías Peligrosas (ADR 2007/2009).
  • Formador en Prevención de Riesgos Laborales: cursos Nivel Básico, Seguridad Industrial, Seguridad Vial, Transporte Mercancías Peligrosas, etc.
  • Responsable de Almacén y Producción: gestión de stock y logística, mantenimiento preventivo y correctivo de equipos de trabajo.
ESCRIBE SOBRE:

Prevención de Riesgos Laborales • Calidad • Medioambiente • Responsabilidad Social Corporativa • Seguridad Corporativa • Gestión y Análisis de Riesgos

Técnico en Prevención de Riesgos Laborales y en Gestión de la Calidad (ISO 9001). Director de Seguridad. Licenciado en Historia. Cuenta con una amplia experiencia laboral en consultoría externas, seguridad y PRL.

equipo de calorimetría En un post anterior, comentamos los principios básicos de la Fisiología del Trabajo, la disciplina que estudia y analiza el metabolismo energético humano al realizar un trabajo. Vimos también que el metabolismo del ser humano se basa en la obtención de energía, a partir de la degradación de los alimentos ingeridos, a través de la trans­formación de estos empleando el oxígeno como combustible.

En reposo, los órganos vitales necesitan un aporte de energía que se traduce en un consumo de oxígeno de 0,2 a 0,3 litros/min, sin embargo, cuando se realiza un ejercicio intenso, el consumo de oxígeno se dispara de los 3 a 6 litros/min. Obviamente este consumo está condicionado por una serie de variables como pueden ser la edad, el peso y/o la condición física.

Cuando una determinada cantidad de oxígeno descompone grasas o azúcares, se libe­ra una cantidad específica de energía, que puede ser medida por la cantidad de calor produ­cido o por el oxígeno consumido. Ese precisamente es el principio que se usa en Ergonomía, y concretamente en la Fisiología del Trabajo, para poder medir el gasto metabólico de una persona a la hora de realizar un trabajo, y conocer si este trabajo puede llegar a producir fatiga física o no.

En la Fisiología del Trabajo existen varios métodos de medida muy generalizados, los cuales iremos viendo en próximas semanas. Hoy simplemente apuntaremos que estos métodos se dividen en dos grandes grupos:

  • De Calorimetría Directa

En la Fisiología del Trabajo, la calorimetría directa mide el calor producido durante la realización de una actividad concreta. El procedimiento es el siguiente, el sujeto de estudio se coloca en un calorímetro, que es una habitación herméticamente cerrada en la cual hay una entrada y una salida de aire.

El sujeto debe realizar una determinada tarea, la que es objeto de estudio, y el calor producido e irradiado por el sujeto es absorbido por el aire circulante. La diferen­cia de temperatura entre el aire que entra y el que sale representa la cantidad de calor pro­ducido por el organismo.

  • De Calorimetría Indirecta

Otra forma de determinar el metabolismo energético en la Fisiología del Trabajo, es medir el consumo del oxígeno del sujeto en la realización de  una determinada tarea.  Entre todos los equipos que pueden analizar este parámetro está la famosa Bolsa Douglas. La bolsa consiste en una pinza en la nariz y una boquilla ajustada a la boca pro­vistas de una válvula respiratoria que va a través de un tubo a una bolsa, que recoge todo el aire espirado durante un período de tiempo determinado.

Posteriormente  el volumen total de aire espirado se mide por medio de un gasómetro, analizándose una muestra para hallar el contenido de oxígeno, anhídrido carbónico y nitrógeno. Este método es muy fiable, pero las mediciones están limitadas a períodos cortos y las cargas máximas son difíciles de estudiar.

En la práctica, el empleo de estos instrumentos en la Fisiología del Trabajo, es posible solamente en situaciones más o menos estáticas. Cuando se quiere estudiar una actividad laboral en la que el sujeto se mueve continuamente o no puede llevar las mascarillas de registros de gases se acude a la medida indirecta del consumo de oxígeno a través de la Frecuencia Cardíaca (FC).

Al realizar cualquier tipo de actividad,  existe una relación progresiva lineal entre la FC y el consumo de oxígeno, por tanto si se recogen las Frecuencias Cardiacas de una actividad laboral y se establece posteriormente su correlación con el consumo de oxígeno, se puede hacer una extrapolación a la actividad laboral y obtener así el gasto energético aproximado de la misma.

En las próximas semanas veremos métodos específicos de medición del gasto metabólico y de la carga física, relacionados con la fisiología y la actividad laboral.

1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto