Obtención de información

La Entrevista. Herramienta de Obtención de Información

Número de visualizaciones
14/03/2013

Dentro del amplio mundo de la Seguridad, la entrevista es una de las herramientas de obtención de información más utilizados y a la vez más desconocidos y menos aprovechado de todos.

Las entrevistas orientadas hacia la investigación o la obtención de información desde el punto de vista de la seguridad, tiene múltiples aplicaciones, como en la investigación de incidentes de seguridad, accesos no permitidos a activos de información, análisis de causas de la pérdida desconocida, investigaciones de accidentes laborales, etc.

Se basan en una serie de técnicas procedentes de diversos campos del conocimiento, como la Psicología Social, la Criminología, los Recursos Humanos, el Marketing, etc.

Ventajas e inconvenientes de la entrevista

La entrevista como cualquier herramienta cuenta con ventajas como su gran flexibilidad (se puede aplicar en circunstancias muy variadas), se da la oportunidad al entrevistado de exponer sus ideas, responde a unos criterios sencillos que hay que perfeccionar con el tiempo, nos ofrece una panorámica general sobre el entrevistado y su visión sobre el asunto que tratamos y se puede obtener mucha información útil con un empleo mínimo de medios.

Cualidades del entrevistador

La entrevista también tiene sus inconvenientes, todo el proceso en conjunto requiere de cierto tiempo, ya que no sólo cuenta el tiempo real de la entrevista, sino también la preparación de la misma, los posibles desplazamientos y los informes que de ella emanen. Por otra parte al tratarse de una técnica que implica directamente a dos personas como mínimo está expuesta a múltiples errores de percepción que el entrevistado debe identificar y controlar (generalizaciones, prejuicios, malentendidos,  exceso de afecto hacia en entrevistado, etc.)

El entrevistador debe por su parte reunir una serie de cualidades que debe saber desarrollar y manejar a la hora de realizar la entrevista y obtener el máximo provecho de ella. Debe ser una persona empática y con habilidades sociales, ha de crear un entorno de confianza con el entrevistado, ha de tener también una gran inteligencia emocional, no sólo se obtiene información de las palabras, sino de la forma en que se dicen y del lenguaje corporal del entrevistado. Además es conveniente tener una gran memoria, en determinados casos donde la tensión o el nerviosismo del entrevistado es patente, tomar notas durante la entrevista o grabarla, no es aconsejable.

Ante todo el entrevistador debe evitar contradecirse en sus intervenciones, debe dejar patente que conoce en profundidad el asunto que se está tratando, debe saber interpretar las reacciones y la actitud del entrevistado y tener la suficiente iniciativa y agilidad dialéctica para no verse comprometido por sus propias palabras.

A partir de aquí queda lo más difícil. Planificar la entrevista, llevarla a cabo consiguiendo el máximo de información posible y emitir de forma clara las conclusiones que de ella se han obtenido.

1+
Categorizado en: PRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto