Imagen genérica del Canal Gestión Integrada

Técnicas de PRL. Higiene Industrial (III). La forma material de los productos químicos

Número de visualizaciones
17/07/2013

Siguiendo con el estudio de las Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales y continuando con la Higiene Industrial , hoy nos centraremos en el estudio de la forma material de los productos químicos, en la que nos los podemos encontrar en los puestos de trabajo.

Formas en las que se presenta una sustancia química

La forma material de un producto químico puede influir en y, en cierta medida, en el daño que provoca. Podemos encontrar los productos químicos en formas materiales diversas: sólido, polvo, líquido, vapor o gas.

a) Sólido

Probablemente es la forma de los productos químicos que ocasiona menos efectos negativos, aunque algunos sólidos químicos pueden provocar envenenamiento si tocan la piel o pasan a los alimentos que después ingerimos. Es importante  una higiene personal adecuada y unos hábitos de vida saludables para no ingerir sólidos químicos. El mayor peligro de los sólidos es que algunos procedimientos de trabajo pueden hacer que adopten una forma más peligrosa aún, como en el caso de las soldaduras, donde el material de aporte pasa a estado gaseoso convirtiéndose en “humos metálicos”.

b) Polvos

Son pequeñas partículas de sólidos en suspensión o reposo.  Se puede estar expuesto en el lugar de trabajo a polvo procedente de sustancias que, normalmente, existen en forma de polvo (por ejemplo, cemento) o de procedimientos de trabajo que desprenden polvo (por ejemplo, la manipulación de fibra de vidrio puede producir polvo tóxico). El principal peligro de los polvos en suspensión es que se pueden respirar (inhalarlos) y penetrar en los pulmones. Cuando se respiran, las partículas de polvo mayores quedan atrapadas normalmente por el pelo nasal y el mucus, con lo que el organismo las expulsaría posteriormente. Ahora bien, las partículas más pequeñas son más peligrosas porque pueden penetrar profundamente en los pulmones y tener efectos dañinos, o bien ser absorbidas en la corriente sanguínea y pasar a partes del organismo donde su acumulación resulta nociva.

c) Líquidos

Muchas sustancias peligrosas, por ejemplo los ácidos y los solventes, son líquidos a temperatura normal.  Además, pueden desprender vapores que se pueden inhalar y ser sumamente tóxicos, según la sustancia de que se trate.  La piel, por su parte, también puede absorber las sustancias químicas líquidas. Algunos productos químicos líquidos pueden dañar inmediatamente la piel (además, pueden ser o no absorbidos en la corriente sanguínea). Otros líquidos pasan directamente a través de la piel a la corriente sanguínea, por la que pueden trasladarse a distintas partes del organismo y tener efectos dañinos.

d) Vapores: los vapores son micropartículas de líquido suspendidas en el aire. Muchas sustancias químicas líquidas se evaporan a temperatura ambiente, lo que significa que forman un vapor y permanecen en el aire.   Los vapores de algunos productos químicos pueden irritar los ojos y la piel.  La inhalación de determinados vapores químicos tóxicos puede tener distintas consecuencias graves en la salud.   Estos vapores, además, pueden ser inflamables o explosivos. Para evitar incendios o explosiones, es importante mantener las sustancias químicas que se evaporan alejadas de las chispas, las fuentes de ignición o de otras sustancias químicas incompatibles con ellas.

e) Gases

Algunas sustancias químicas están en forma de gas cuando se hallan a temperatura normal. Otras, en forma líquida o sólida, se convierten en gases cuando se calientan.  Es fácil detectar algunos gases por su color o por su olor, pero hay otros gases que no se pueden ver ni oler en absoluto, y que sólo se pueden detectar con un equipo especial. Los gases son fácilmente inhalables. Algunos producen inmediatamente efectos irritantes. Los efectos en la salud de ciertos gases pueden advertirse únicamente cuando la salud ya está gravemente dañada.   Algunos, además pueden ser inflamables o explosivos. Se debe actuar con precaución cuando se trabaja en un lugar en el que hay gases inflamables o explosivos, generalmente no se deben permitir los trabajos en este tipo de ambientes, si este no es realizado por personal especialmente entrenado y formado y se cuenta con un procedimiento de trabajo seguro y por escrito.

La detección de los contaminantes químicos en el medio de trabajo y la posterior adopción de medidas de control, si fuera necesarioa, se consigue a través de la Encuesta Higiénica y de las Estrategias de Muestreo o de Medición.

En el próximo post trataremos los distintos tipos y formas de los contaminantes biológicos.

Consulta las dos primeras partes de la serie “Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene Industrial”:

Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales: Higiene Industrial (I)

 Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene Industrial (II). Contaminantes Químicos

0
Categorizado en: PRL

No hay comentarios

  1. 23/07/2013

    […] Energía, Medioambiente y PRL   Acceso Alumnos   ← Aprendemos el concepto, uso y cálculo de los Grados día Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene Industrial (III). La forma material de los pr… […]

    0
  2. 25/07/2013

    […] Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene Industrial (III). La forma material de los pr… Esta entrada fue publicada en Prevención de Riesgos Laborales y etiquetada en Biohazard, Higiene Industrial, Prevención Riesgos Laborales, Riesgo Biológico. ← Se busca ”Reforma energética seria”. Razón: en este país está claro que no […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto