El gran apagón en España

El gran apagón en España: ¿Qué posibilidades hay de que suceda?

18/11/2021
Número de visualizaciones

El tema energético es de vital importancia para la sociedad y para los gobiernos de los distintos países. La preocupación solía venir por la procedencia o el precio de la misma aunque, recientemente, el tema de un posible gran apagón está en boca de muchos.

La energía de la red eléctrica tiene un origen diverso, siendo las fuentes de combustibles fósiles las predominantes. Desde hace años, como consecuencia de la problemática ambiental, se están promoviendo acciones que fomentan la reducción de éstas hacia fuentes de energía renovable.

El aumento de la demanda en invierno, la dependencia de la meteorología para las energías renovables, la reducción de las plantas nucleares, además de los conflictos entre algunos países, han hecho surgir la idea de un posible problema eléctrico: un gran apagón.

En el siguiente artículo vamos a hablar sobre lo que es y la posibilidad de que se produzca un gran apagón en España. Como veremos, existen muchos condicionantes y las consecuencias serían catastróficas.

A qué nos referimos cuando hablamos de “el gran apagón”

Durante el mes de octubre de 2021 el Gobierno austriaco puso sobre la mesa lo que ellos consideraban como una de las mayores amenazas para la seguridad de su país: un gran apagón.

La idea es sencilla, aunque trágica si se produjera. El apagón, como su nombre indica, se trata del corte en el suministro eléctrico. Puede tener incidencia local, pero el principal problema surge cuando se produce a gran escala. A nivel nacional.

«La cuestión no es si habrá un gran apagón, sino cuándo», dijo la ministra de Defensa. La frase fue demoledora y poco tranquilizante. Ahora bien, ¿es posible que pase eso? ¿Y que pase en España?

Una interrupción en el abastecimiento de electricidad puede ser un «peligro real y subestimado», tal y como indicaba la ministra, pero habría que valorar la probabilidad de que esto ocurra aquí. Para ello, tendremos que conocer cuáles serían las causas que favorezca al corte.

¿Ha habido antecedentes de otros cortes de suministro de energía eléctrica?

El origen de la idea del apagón surge de un problema que tuvo Austria a principios de 2021. Un fallo de una subestación en Croacia (el 8 de enero de 2021 en Ernestinovo) causó una caída de frecuencia y casi un colapso en el sistema eléctrico de Austria y gran parte de Europa.

Pero no es la primera vez que surge un problema similar. Es más, ha habido grandes apagones a lo largo de la historia.

Quizás el más conocido es el de Nueva York en el año 1977. Duró 24 horas y afectó a nueve millones de personas. Fue consecuencia de una fuerte tormenta, siendo un rayo el motivante de la afección sobre la red.

Durante 1998, en Auckland (Nueva Zelanda), se produjo el apagón más largo de la historia. 66 días sin electricidad como consecuencia de una sobrecarga en un sistema eléctrico deteriorado. 6.000 personas se vieron afectadas.

Más recientemente, en India (2012) e Italia (2003) también sufrieron la caída del sistema eléctrico. En India se vieron afectadas hasta 700 millones de personas, siendo el mayor número hasta la fecha; mientras que en Italia fueron 60 millones los perjudicados.

¿Qué significa no tener electricidad?

A pesar de la poca probabilidad que hay de que el apagón se produzca, si se produjera, nuestras vidas cambiarían por completo.

Prácticamente no funcionaría nada de lo que tenemos en las casas, no habría movilidad por las calles, la llegada de agua a las viviendas sería prácticamente imposible al no funcionar las bombas, teléfonos e internet dejarían de funcionar.

Además del problema doméstico, un problema eléctrico puede afectar a hospitales, sistemas de seguridad, extracción y tratamiento de aguas, industrias, transacciones y pagos con métodos electrónicos, conexiones por internet, entre otra multitud de problemas.

Nuestra vida está montada sobre el uso de la electricidad, por lo que la ausencia de ella nos condiciona el día a día. También puede tener consecuencias a medio y largo plazo.

Evidentemente, los problemas serían mayores a medida que el tiempo del apagón sea más prolongado. Por supuesto, peor cuanto más amplia sea el área afectada.

¿Cuáles pueden ser las causas que provoquen un gran apagón?

Los motivos suelen ser diversos, aunque se baraja como uno de los principales, si no el que más, las importaciones. Gran parte de Europa depende de las importaciones de electricidad y combustibles para generarla.

A esto habría que añadirle la importancia que tiene la estabilidad entre los países que suministran, los que la reciben y los que hay entre unos y otros, por los que circulan las fuentes.

La meteorología juega un papel esencial, debido a su variabilidad. Durante el invierno, las horas de sol son mínimas, la presencia de viento que muevan aerogeneradores es una incertidumbre, y la ausencia de baterías que permitan almacenar energía de manera eficiente es una quimera.

También, en el caso de Austria y en el de otros muchos países, es importante la dependencia de la energía hidráulica. El irregular régimen de lluvias y los previsibles periodos de sequía influyen sobre la generación de este tipo de energía.

Por último, y no menos importante, es el cierre de centrales nucleares, que supone un varapalo a la hora de hacer frente a un aumento en la demanda o de cómo combatir momentos puntuales.

Menos probable, aunque tampoco pueden ser descartable, es la posibilidad de una tormenta solar que afecte a la red o un ataque ciberterrorista.

¿Es posible que se produzca un gran apagón en España?

Actualmente, España podría superar la generación de 100 GWh, si multitud de condicionantes se dieran: escenario óptimo de sol y viento, producción por quema de combustibles fósiles, nucleares e hidroeléctricas. No obstante, la demanda punta no suele ser superior a 40GWh.

Una de las “ventajas” que tenemos, en este sentido, es la escasa conexión con el resto del continente. Esto hace que la dependencia de suministro europeo no sea elevada, por lo que un apagón no debería de afectar, al menos de manera directa.

Como se indica anteriormente, en España se utilizan distintas fuentes para la obtención de energía. Esto genera una alta capacidad de gestión.

También es altamente importante conocer que los grandes consumidores de energía del país, como es el caso de grandes industrias, deben de parar su consumo en el caso de que sea necesaria para mantener el sistema eléctrico. Este es uno de los condicionantes para acceder a algún tipo de descuento en su recibo.

Por todo esto, la respuesta a si es posible un gran apagón eléctrico en España es incierta. Existen factores externos que pueden contribuir al colapso. Lo cual no quita que el sistema, apoyado en distintas fuentes de generación de energía, la versatilidad y la posibilidad de utilizar renovables, hace pensar que sea complicado que pase.

0
Categorizado en: Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto