grafeno

El material sin límites con el que se está construyento el futuro tiene nombre: Grafeno

Número de visualizaciones

POR

Manuel Rodríguez
EDUCACIÓN:
  • Graduado en Ingeniería Industrial especialidad en Electrónica Industrial en la Universidad de Jaén.
  • Experto Universitario en Eficiencia Energética en la Universidad de Sevilla.
  • Máster Oficial en Prevención de Riesgos Laborales en la Universidad Francisco de Vitoria.
  • Curso Superior Universitario en Gestión y Auditoría de la Calidad (ISO 9001:2008 , ISO 19011) en la Universidad Rey Juan Carlos.
  • Formación E-learning en la Universidad Antonio de Nebrija.
  • Formación Profesional: Proyectista e Instalador de Sistemas de Energía Solar Térmica en la Universidad Popular de Jaén.
  • Formación Profesional: Diseño y Programación de Automatismos Industriales en la Escuela de Oficios de Linares.
  • Coordinador de Seguridad y Salud en Obras de Construcción en Euroinnova Business School.
  • Cálculo y Diseño de Instalaciones Interiores de Agua en el Colegio de Ingenieros de Granada.
  • Energía Eólica On y Off-shore en la Asociación de Productores de Energías Renovables de Andalucía.
  • Energía Solar Termoeléctrica de Media y Alta Temperatura en la Asociación de Productores de Energías Renovables de Andalucía.
EXPERIENCIA:
  • Profesor del Departamento de Proyectos, Energía, Mantenimiento e Instalaciones de INESEM Business School.
  • Jefe de proyectos de infraestructuras energéticas en el sector de las renovables.
  • Jefe de proyectos en gestión de instalaciones técnicas.
  • Ingeniero en área de mantenimiento y maquinaria: coordinación de parque de maquinaria.
  • Ingeniero de instalaciones y mantenimiento.
  • Ingeniero Consultor.
  • Técnico Mantenimiento Electromecánico.
ESCRIBE SOBRE:

Eficiencia Energética • Energías Renovables • Automatización Industrial • Instalaciones Técnicas • Mantenimiento • Software de Diseño • Gestión de Proyectos • Organización Industrial

Ingeniero Técnico Industrial, experto en energía, eficiencia energética y PRL. Ha desarrollado su profesión durante más de 10 años como director de proyectos energéticos y de instalaciones industriales.

Poco se conocía del grafeno hace poco más de 10 años, pero hoy tiene incluso un premio novel entre sus numerosas características que le hacen especial.

Lo más importante de una nueva tecnología, que también, no son los usos o aplicaciones que ya estaban en el mercado sino los nuevos usos que eran imposibles antes de esa tecnología, el grafeno va a ser el potencial de estas tecnologías.

Su nombre viene del material base sobre el que se descubrio, el grafito.

Tiene mayor dureza que el diamante pero muy elástico por otra parte y está en el top de la clasificación en cuanto a ligereza, resistencia a la corrosión, al desgaste y a cualquier grado de pH, conductividad eléctrica y térmica (mejor que el cobre y la plata), al tiempo que es, plegable, inerte, irrompible, impermeable, transparente, estable…

El grafeno es una lámina extremadamente delgada compuesta de carbono (sólo tiene un átomo de grosor por lo que es un material 2D). El grafito del que se obtiene es el mismo que se extrae de las minas de carbón y se usa para fabricar lápices, frenos de coches o aceros, por lo que se trata de una materia prima muy abundante en la naturaleza. Para conseguir grafeno se puede partir del grafito natural (las minas españolas son ricas en este mineral) o del grafito sintético.

Las aplicaciones potenciales del grafeno son tantas que es complicado enumerarlas. Pese a su corta edad, el grafeno ya se ha colado en nuestras vidas y empieza a estar presente en aplicaciones tan insospechadas como calzado más duradero, sensores de impacto y de presión, barreras electromagnéticas, sistemas de disipación de calor, tintas, almacenamiento de hidrógeno, pantallas de televisión enrollables, carrocerías…

Tal es la importancia del grafeno para la tecnología del futuro que la Unión Europea lo ha incluido en como uno de los dos proyectos ( junto con el cerebro)  emblemáticos FET (Future and Emerging Technologies), cada una de las cuales dispone de mil millones de euros, distribuidos a lo largo de 10 años, con el objetivo de acelerar al máximo la investigación básica y las aplicaciones derivadas.

Nuestro país se encuentra bien posicionado en el ámbito del grafeno tanto a nivel de investigación como a nivel de producción industrial ya que disponemos de cuatro empresas españolas de producción y distribución a nivel mundial. Acostumbrados a ocupar los vagones de cola de la innovación, resulta difícil creer que España se sitúa a la cabeza del mercado global de producción de un material llamado a ser para el siglo XXI lo mismo que fue el plástico para el XX.

Avanzare (La Rioja) es la mayor productora europea, ya que fabrica el 10% del grafeno total que se produce en el mundo, fabrican grafeno en polvo, que puede añadirse a otros productos (plásticos, pinturas, adhesivos…), para transferirles algunas de sus cualidades, como la resistencia. Grupo Antolín (Burgos) produce óxido de grafeno en forma de plaquetas, en polvo y en disolución, destinado a otras industrias para su incorporación a otros productos. Graphenea (San Sebastián), elaboran láminas de grafeno de gran tamaño, sobre diferentes tipos de soporte, destinadas a aplicaciones de alto valor añadido en electrónica, pantallas táctiles, baterías y células solares, tienen principalmente clientes tecnológicos como Nokia, Phillips y Canon, y centros de investigación como el Massachusetts Institute of Technology y las universidades de Cambridge y Harvard. GRAPHENDIS (Alicante) que se dedica a la investigación y distribución de grafeno a escala mundial.

Las bondades del material están fuera de toda duda, aunque no es oro todo lo que reluce ya que la falta de competitividad en los precios del grafeno frente a los materiales clásicos a la hora de embarcarse en grandes producciones. En efecto, España ya lidera la producción europea con varias empresas punteras. Sin embargo, las multinacionales productoras de artículos masivos de consumo no se han decidido aún a dar el salto definitivo al vacío del mercado.

En pocos años, nada quedará libre de grafeno. Según dicen, es el material con el que se está construyendo el futuro.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto