DAFO

El Análisis DAFO (II)

Número de visualizaciones
18/06/2014

En una entrega anterior tratamos algunas de las características principales del Análisis DAFO (acrónimo de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), entre ellas, las etapas de las que consta dicho método, la primera de las cuales es el Análisis propiamente dicho.

A grandes rasgos, la etapa de Análisis puede dividirse en dos grandes bloques, el análisis interno y el análisis externo.

El Análisis Interno.

Las debilidades y fortalezas pertenecen al ámbito interno de la organización, es decir se generan en el propio seno de la empresa por múltiples factores, desde el mismo sistema productivo, al estilo de dirección, la capacitación e implicación del personal, etc. En definitiva se generan en sus recursos y capacidades. Al realizar el análisis de los recursos y capacidades de la empresa, se debe considerar una gran diversidad de factores relativos a aspectos tales como:

  • El Análisis de recursos: Como el capital, los recursos humanos, los sistemas de información, los activos fijos o los activos no tangibles.
  • El Análisis de actividades: Como los recursos disponibles, la capacidad de innovación o la creatividad.
  • El Análisis de riesgos: Se debe analizar cuáles son los principales riesgos relacionados con los recursos y las actividades de la organización.
  • El Análisis histórico: Como la contribución positiva y consolidada, a lo largo del tiempo, que diferentes actividades han supuesto para la organización.

A la hora de evaluar las fortalezas hay que tener en cuenta que estas pueden clasificarse en:

  • Fortalezas comunes: son aquellas que se dan un gran número de empresas del mismo sector productivo, se da entonces una paridad competitiva.
  • Fortalezas distintivas: son aquellas que se dan en un reducido número de empresas del mismo sector productivo, si se sabe explotar esa fortaleza distintiva se obtiene una ventaja competitiva respecto  a las demás. Es cuando se hace algo mejor que cualquier otra empresa competidora o cuando se pueden obtener recursos a un precio menor que la competencia.
  • Fortalezas de imitación: es aquella que se obtiene cuando se copia una fortaleza distintiva de otra empresa.

En el caso de las debilidades del DAFO, son todas aquellas circunstancias que impiden a la organización desarrollar su misión y alcanzar sus objetivos empresariales. Toda debilidad implica una desventaja competitiva respecto a las empresas de su mismo sector. En este caso hay que centrarse en las acciones que evitan esa debilidad o en las que introducen mejoras que la neutralizan.

El Análisis DAFO Externo.

En cuanto a las amenazas y oportunidades, estas pertenecen siempre al ámbito externo de la organización. La misión de la empresa está en superarlas o en aprovecharlas anticipándose a las mismas y obteniendo así una ventaja competitiva frente al resto del sector. En este aspecto es fundamental la flexibilidad y el dinamismo de la organización, y en definitiva su capacidad de adaptación y de anticipación.

Las oportunidades son las posibilidades y circunstancias que la organización es capaz de aprovechar en su propio beneficio y obtener ventajas competitivas.  Pueden ser cambios de tendencia en el mercado, una coyuntura económica nacional favorable, modificaciones legales o novedades tecnológicas, etc.

Por otra parte se consideran como amenazas aquellos eventos o circunstancias externos a la empresa que si se materializan dificultarían el cumplimiento de los objetivos empresariales de la organización.

En el Análisis Externo se deben considerar áreas como:

  • Análisis del Entorno Empresarial: Empezando por la posición de la organización en el mercado o los agentes  como los proveedores, los clientes, los mercados o los propios competidores.
  • Grupos de interés: Como el Gobierno, las instituciones públicas, los sindicatos, los accionistas o las asociaciones de consumidores, en definitiva la comunidad global en la que opera la organización. .
  • El Entorno Amplio: Son los aspectos demográficos, políticos, legislativos, socioeconómicos, etc, entre los que tiene que desarrollarse la organización.

Obviamente lo ideal consiste en tener el menor número de amenazas y debilidades y el mayor número de oportunidades y fortalezas.

En el caso de las amenazas y debilidades, una vez identificadas, deberán controlarse de la mejor forma posible para minimizar los efectos negativos, o utilizando otro tipo de estrategia que en caso de que produzcan, se conviertan en oportunidades y fortalezas.

Por otra parte, las oportunidades y fortalezas tienen que ser cuidadas y mantenidas y sobre todo deben ser bien aprovechadas. Pero esto será tema para otro post, como definir la estrategia de respuesta según los resultados del Análisis DAFO.

0
Categorizado en: PRL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto