eficiencia energética en negocios

Nociones básicas de la importancia de la eficiencia energética en negocios

Número de visualizaciones
27/07/2017

Emprender no es algo simple. Realizar la planeación y gestionar el nacimiento de una nueva empresa implica contemplar muchos detalles más allá de la administración del presupuesto y la búsqueda de un mercado potencial.

Por ejemplo, y ello aplica incluso para las nuevas empresas que piensen concentrarse en una actividad online, hay que considerar la selección de un emplazamiento físico para la sede de la empresa, con todos los pequeños elementos a considerar en esta elección.

En el universo de decisiones a tomar, ¿le damos el tiempo a contemplar la noción de eficiencia energética y las implicaciones positivas que puede tener en la gestión de nuestro presupuesto a largo plazo? Quizá no le otorgamos un tiempo suficiente a esta idea, lo cual es un error estratégico y ahora veremos por qué.

La noción de eficiencia energética

El mundo contemporáneo gira en torno al uso de energía. Desde el sencillo hecho de prender la luz en cuanto nos despertamos en la mañana, hasta el traslado que hacemos hasta nuestra fuente de trabajo, ya sea en el transporte público o en nuestro propio automóvil. La ropa que usamos fue producida en una fábrica en la que sin duda la maquinaria utiliza electricidad. Nos comunicamos utilizando ordenadores y móviles que son pequeños prodigios tecnológicos consumidores de energía.

Este consumo masivo y constante extrae mucha de su energía del uso de combustibles fósiles como el petróleo, que tienen no sólo un impacto negativo en el medio ambiente (para atestiguar este impacto sólo hay que observar y sentir el aumento de las temperaturas en todo el planeta), sino también una vida limitada.

No dejaremos de consumir energía, pero las fuentes tradicionales para producirla se irán haciendo cada vez más escasas. El uso de fuentes renovables de energía es una excelente forma de ir cambiando este panorama, pero no es la mejor ni la única. Digamos que tenemos una unidad de energía: la mejor forma de “ahorrarla” o “economizarla” no es dejarla de usar, puesto que si habíamos previsto hacer uso de esta energía es porque la necesitamos en mayor o menor medida. La mejor forma de economizar energía es utilizarla de forma óptima: sacar el mayor provecho a cada unidad de energía gastada.

Precisamente en ello consiste la noción de eficiencia energética: en no perder el confort o la producción, la luminosidad o el calor producidos por la energía que consumimos, pero producir más con menos. Para ello, hay una serie de estrategias que abarcan todos los niveles, desde el uso de focos o bombillas ahorradores de energía, hasta la forma de pensar en la arquitectura sostenible de edificios. Pero, ¿qué impacto tiene esta noción para un emprendedor o un empresario?

Eficiencia energética en un local comercial

Partiendo del hecho de que todo emprendimiento comercial necesita una sede física, ¿por qué resultaría importante para el emprendedor contemplar la noción de eficiencia energética? Hay una palabra que puede ser un fuerte factor para convencernos: ahorro.

¿Cuánto gastaremos mensualmente en facturas de electricidad en nuestro nuevo local comercial, el que servirá de sede a nuestra novel empresa? Si hacemos cuentas, detectamos que es un gasto considerable. Es por ello que tomar en cuenta la eficiencia energética de un local comercial debe ser una de nuestras prioridades al elegirlo. Afortunadamente existen formas de conocer esta información antes de alquilar o comprar un local: la calificación energética, plasmada en la etiqueta energética es una forma gráfica y clara de ver cómo se desempeña el local en estos términos.

Y si ya poseemos un local, la realización de una auditoría energética nos puede permitir examinar bajo la lupa qué tan bien se desempeña nuestro local y cómo podríamos mejorar su uso de la energía. Algunas formas en que podemos optimizar el desempeño energético de nuestro local comercial y que se reflejarán como un ahorro claro y neto en nuestras facturas mensuales son:

  1. Incorporación o mejoramiento del sistema de aislamiento térmico del local
  2. Cambio de ventanas y puertas
  3. Detección de puentes térmicos (espacios por donde se escapa el calor o la frescura del espacio)
  4. Iluminación
  5. Producción de agua caliente sanitaria (si aplica)

Contar con un desempeño energético eficiente y optimizado es una forma clara y efectiva de ahorrar mes con mes en la factura de electricidad, y ello implica a corto, medio y largo plazo, una gestión más eficiente de recursos dentro de cualquier empresa.

0
Categorizado en: Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto