Bombillas incandescentes

Chao bombilla incandescente, hola CFL y led!!!

17/09/2012
Número de visualizaciones

Después de más de 130 años de servicio a los europeos, ya nos podemos ir despidiendo de las bombillas tradicionales incandescentes e ir dándole la bienvenida a las Fluorescent Compact Lamp (CFL) o bajo consumo y a la tecnología Led.

Las  bombillas incandescentes son esas, con filamento de tungsteno en su interior y que producen luz amarilla y cálida. Oficialmente han dejado de fabricarse a partir del 1 de septiembre de 2012 en cumplimiento de la Directiva Ecodesign 2009/125/CE. No es una orden que se realiza de golpe, sino que estos focos se han venido eliminando del mercado desde 2009, 2010 y 2011. Primero las de 100 vatios, después las de 75 vatios y 60, y ahora es el turno de las bombillas de 40 y 25 vatios.

Según cálculos de la Comisión Europea, en 2020 se conseguirá un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción media del recibo de la luz de un 15%. Gracias al menor consumo de electricidad, un hogar medio puede tener un ahorro neto de entre 25 y 50 euros al año, dependiendo del tamaño de la familia y del tipo y número de bombillas que utilice. Además, reducirá su impacto ambiental.

¿Quién inventó la bombilla incandescente?

La bombilla incandescente es uno de esos inventos que han sido creados por el trabajo de muchos hombres brillantes (nunca mejor dicho). Es decir no tiene un solo inventor, sino una serie de ellos que han ido mejorando el trabajo de los anteriores haciendo posible la bombilla incandescente moderna.

Entre estos inventores tenemos inicialmente en 1809 a Humphry Davy. Cuarenta años después Warren de la Rue colocó un primitivo filamento de platino en el interior de un tubo de vacío. En la década de 1870 los canadienses Henry Woodward y Mathew Evans introdujeron importantes mejoras en la fabricación de los filamentos y en la gasificación, inicialmente con nitrógeno, de la cápsula en el interior del cual éste ardía, retardando así su combustión y alargando su vida. Pero Woodward y Evans fracasaron en su intento de comercializar su modelo, por lo que vendieron la patente a Thomas Edison en 1879. De hecho, es a Edison a quienes muchos consideran, erróneamente, el inventor de la bombilla. Sí, la comercializó, pero no fue su creador original.

Poco eficiente…

Hoy sin embargo la bombilla incandescente se considera poco eficiente: consume demasiada electricidad en relación a la cantidad de luz que emite, ya que en este tipo de bombillas gran parte de la energía consumida se disipa en forma de calor. Por ese motivo su existencia está condenada.

En la imagen podemos ver una termografía de la una lámpara FCL, en ella podemos ver claramente el calor que desprenden las bombillas incandescentes, uno de los principales motivos por los que es necesario sustituirlas por otras de bajo consumo. Se puede ver claramente como la parte superior de la bombilla incandescente (derecha), alcanza más de 150ºC, mientras que la otra llegará como mucho a los 100. Hay que tener en cuenta que en iluminación el calor desprendido por la bombilla son pérdidas, por lo que cuanta menos temperatura desprendas será mejor.

¿Y qué alternativas tenemos?

Las alternativas más comunes son claras pudiendo elegir entre FCL (Fluorescent Compact Lamp) conocidas como lámparas de bajo consumo o las lámparas de led (diodos emisores de luz).

Las ventajas de las bombillas de bajo consumo FCL frente a las incandescentes tradicionales son muchas, pero para ello es preciso que se haga un uso adecuado de estos nuevos equipos electrónicos que han entrado en nuestras casas.

Las bombillas de bajo consumo duran hasta 10 veces más y solo cuestan siete veces más. Muchas son las virtudes que se les otorgan, pero no todo son ventajas.

Por ejemplo tenemos que saber (según una investigación del Ciemat y de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación) que encender y apagar frecuentemente la lámpara de bajo consumo en cada entrada y salida de una habitación no es recomendable pues dispara tanto las emisiones como el coste económico además de reducir la vida útil de las mismas. es recomendable que apague la luz al salir, si no prevé retornar a la habitación antes de 43 minutos.

No podemos olvidarnos de reciclar las bombillas

Un aspecto muy importante que deben tener en cuenta los consumidores es que las bombillas deben reciclarse de manera adecuada, pues contiene además de mercurio, componetnes electrónicos complejos y no pueden tirarse a la basura normal. Debido a que requieren un tratamiento especial, la UE ha establecido normas para la eliminación de las bombillas fluorescentes de bajo consumo. El mercurio es peligroso para la salud y el medioambiente (razón por la que también han desaparecido del mercado los termómetros tradicionales que contenían 500mg de este gas). Pero tranquilos, La OCU no considera peligrosas estas lámparas ya que contienen solo 3 mg y el mercurio solo es un problema si la bombilla se tira al cubo de basura en lugar de llevarla a reciclar o si se rompe de forma accidental.

En cuanto a la iluminación led, futuro inmediato de la iluminación, todavía quedan multitud de estudios que hagan a esta iluminación mucho más accesible tanto técnica como económicamente. Por su parte la viabilidad técnica tiene que pasar por el mayor coeficiente de disipación de estos equipos que al fin y al cabo son puramente electrónicos. Uno de estos avances son los soportes para refrigerar mejor las bombillas tipo led, desarrollados por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), estos soportes disipan mejor el calor. Este aumento de refrigeración prolonga aún más la durabilidad de las bombillas.

En esta página web, la Comisión Europea ofrece información a los usuarios sobre los cambios y las lámparas disponibles, que consumen menos energía, duran más tiempo y tienen un precio más elevado que las tradicionales.

0
Categorizado en: Energía

1 Comentario

  1. Sofía Flores dice:

    Dentro de poco las incandestentes estarán en los museos junto con otros equipos que nos han servido durante muchos años y que no están en uso actualmente.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto