reducir la huella de carbono

Calcular la huella de carbono y reducirla: un reto urgente no solo para la industria

27/04/2021
Número de visualizaciones

¿Qué es la Huella de Carbono?

La quema de combustibles fósiles tiene un elevado impacto en el aumento de la concentración de emisiones de gases de efecto invernadero precursores del cambio climático. Veremos cómo reducir la huella de carbono.

El conjunto de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas, directa o indirectamente, por personas, organizaciones, productos, eventos o regiones geográficas, en términos de CO2 equivalentes, es lo que se conoce como huella de carbono.

Perspectivas para elegir el método de cálculo

Debemos tener en cuenta los puntos de vista para elegir la metodología adecuada para calcular la huella de carbono. Podemos encontrar muchos tipos de enfoques, a continuación, se describen los más utilizados:

Corporativo, analiza la huella de carbono de una organización durante un periodo de tiempo establecido. La huella de carbono agrupa las emisiones de gases de efecto invernadero en tres alcances:

  • Alcance 1 o emisiones directas, se trata de emisiones GEI cuyas fuentes son propiedad o controladas por la empresa. Ejemplo de ello es el consumo de combustibles fósiles, emisiones del sistema de calefacción, fugas de aire acondicionado, etc.
  • Alcance 2 o emisiones indirectas, son emisiones consecuencia de las actividades de la organización, pero que ocurren en fuentes que son propiedad de o están controladas por terceros, como el consumo de electricidad adquirida.
  • Alcance 3 u otras emisiones indirectas, correspondientes a las emisiones GEI que no controla la organización, como viajes por motivos de trabajo, generación y trasporte de materias primas y residuos, etc.

De un producto o servicio, se analiza la huella de carbono de productos, a lo largo de todo su ciclo de vida. Desde la extracción de las materias primas, procesado, fabricación, distribución, incluyendo, el uso y final de su vida útil.

Personal, se estudian las emisiones directas e indirectas que genera una persona en un período de tiempo determinado en las actividades de su rutina diaria, desplazamientos, uso de energía, alimentación, etc.

Eventos, se analizan las emisiones por la utilización de transporte de asistentes, electricidad, alimentos, residuos, etc. generadas durante la planificación y realización de un evento.

Otros encuadres importantes son los específicos para la industria o el territorial.

Cálculo de la huella de carbono de una organización

Se considera muy importante que las empresas y los organismos midan y controlen sus emisiones para que se implanten medidas de reducción y de eficiencia. Así se podrán establecer objetivos para ver cómo reducir la huella de carbono.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado una Guía para el cálculo de la huella de carbono y elaboración de un plan de mejora de una organización.

Para calcular la huella de carbono se aplica la siguiente fórmula:

Huella de carbono = Dato Actividad x Factor Emisión

El dato de actividad define el grado o nivel de la actividad generadora de las emisiones. Por ejemplo, cantidad de combustible utilizado en transporte.

El factor de emisión supone la cantidad de GEI emitidos por cada unidad del parámetro dato de actividad. Estos factores varían en función de la actividad que se trate. Las unidades de los factores de emisión han de elegirse según los datos de la actividad de que se disponga.

El resultado es una cantidad (g, kg, t, etc.) determinada de dióxido de carbono equivalente (CO2 eq).

Las emisiones de GEI se miden en función del CO2, ya que es el gas que más influye en el calentamiento global. La t CO2eq es la unidad universal de medida que indica el potencial de calentamiento global.

Entre las normas y metodologías internacionales para el cálculo de la huella de carbono en organizaciones se encuentran: Greenhouse Gas Protocol Corporate Standard (GHG Protocol), UNE-ISO 14064-1, UNE-ISO 14065: 2012, UNE-ISO 14069: 2013, IPCC 2006 GHG Workbook, Bilan Carbone (Francia), Indicadores GRI (Global Reporting Initiative), ISAE 3410, recomendación de la Comisión de 9 de abril de 2013, etc.

Calculadoras de huellas de carbono

Otras herramientas que resultan muy útiles a las organizaciones son las calculadoras de huella de carbono y de la estimación de las absorciones de dióxido de carbono que genera un proyecto de absorción. Las encontramos en la página del Ministerio para la Transición Ecológica:

  • Huella de carbono de una organización. Alcance 1+2
  • Huella de carbono de un ayuntamiento. Alcance 1+2
  • Huella de carbono de una explotación agrícola. Alcance 1+2
  • Reducción de huella de carbono. Alcance 1+2
  • Proyectos de absorción de CO2

Cálculo de la huella de carbono para una persona

Hay diferentes metodologías, tomando variables en un período mensual o anual de la cantidad de energía que consume un individuo, hábitos de transporte, alimentación, etc. En Internet existen numerosas páginas web con calculadoras de huella de carbono personal, donde vamos introduciendo los datos de consumo y nos da el resultado. Una de las más usadas es Carbonfootprint, pero hay muchísimas más.

Acciones para reducir la huella de carbono en una organización

Una vez calculada la huella de carbono y conozcamos las emisiones de GEI de una actividad podremos actuar. También, realizar una mejora y disminución con medidas de reducción del consumo y de eficiencia energética.

Algunas de las medidas que se pueden adoptar las cuales llevan asociadas una reducción de costes del consumo energético, son:

  • Mejora de la envolvente: Aislamiento, Sustitución de marcos y cristales, Cubiertas ajardinadas.
  • Iluminación: Aprovechamiento de la luz natural, lámparas de bajo consumo, detectores de presencia en zonas de uso esporádico, uso de lámparas LED, etc.
  • Climatización: paneles solares térmicos, sustitución de caldera por otra más eficiente, utilización de biomasa o gas natural en vez de gasoil o carbón, uso de toldos y persianas, regulación del aire acondicionado, etc. Por supuesto, apostar por calefacción de bajo consumo también ayudará.
  • Equipos: Uso de regletas múltiples con interruptor, apagado de los aparatos eléctricos cuando no se usan, uso de motores de alta eficiencia, monitorización de consumos, etc.
  • Electricidad: instalación de paneles solares fotovoltaicos.
  • Refrigeración: Control de la temperatura de refrigeración, mantener las puertas cerradas, tener una buena ventilación, no sobrecargar las neveras, cortinas de plástico en las puertas de las cámaras frigoríficas, etc.
  • Transporte: Fomento del transporte público y/o bicicleta, gestión de rutas, renovación del parque de vehículos, formación en técnicas de conducción más eficiente, revisión y mantenimiento de los vehículos, etc.
  • Otras medidas: Mantenimiento adecuado de las instalaciones, manual de buenas prácticas para los empleados, reuniones por videoconferencia, etc.

Se han de realizar revisiones periódicas de las medidas tomadas para realizar las correcciones que se necesiten y promover una cultura de la mejora continua.

Las organizaciones además pueden compensar sus emisiones en proyectos que promueven los sumideros de carbono y/o reducen emisiones.

Cómo reducir la huella de carbono con acciones personales

Después de calcularla, vamos a ver cómo reducir la huella de carbono. Puedes empezar a cambiar tu rutina y algunos de tus hábitos de consumo.

Empieza a tener una forma de desplazamiento más sostenible. Usa el transporte público, camina o utiliza la bicicleta. Compra los nuevos Vehículos de Movilidad Personal tipo patinetes eléctricos.

Apuesta por el ahorro de energía, con el uso de energías renovables, electrodomésticos de bajo consumo, regulando de forma correcta la calefacción y aire acondicionado. Desconecta todos los electrodomésticos que no utilices, no dejes luces encendidas si no las necesitas, aprovecha la luz natural. Haz una limpieza del frigorífico para reducir su consumo eléctrico.

Entra en el mundo de la economía circular mediante el reciclaje y la reutilización. Haz un consumo responsable. Compra productos de proximidad y del comercio local o de huertos urbanos. Usa bolsas de tela en la compra.

La Educación Ambiental es importante para tomar conciencia sobre la importancia de cambiar los hábitos para beneficiar al planeta y transmitirlo a los demás.

Piensa globalmente y actúa localmente, pequeñas acciones consiguen grandes cambios.

0
Categorizado en: Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto