turismo de entretiempo

Turismo de entretiempo, remedio para la estacionalidad

17/04/2015
Número de visualizaciones

La meteorología es uno de los elementos más influyentes a la hora de elegir un destino turístico. Por ejemplo, los buenos resultados de pernoctaciones que se han producido en toda España en esta semana santa han estado influenciados de forma directa por las buenas temperaturas que había en, prácticamente, todo el país. Propiciando que muchos establecimientos hoteleros dedicados al turismo de sol y playa hayan podido inaugurar la temporada con bastante antelación.

Y es que, a pesar del aumento constante del número de turistas que visitan cada año nuestro país, sigue existiendo un enorme problema del que no se habla lo suficiente en el ámbito turístico, la estacionalidad.

La estacionalidad en el periodo estival

La estacionalidad de este tipo no es más que la concentración masiva de turistas en determinadas épocas del año. Coincidentes en España con el período estival, donde el sol y la playa juegan un papel vital para que este fenómeno se siga produciendo año tras año.

A pesar del rico patrimonio material e inmaterial que poseemos, hemos de sincerarnos y tener claro que nuestras playas son la atracción de la mayoría de los turistas que nos visitan, así que deben plantearse una serie de medidas para atraer turistas en otros períodos diferentes al verano, ya que generará una mayor estabilidad a la economía española, tan dependiente de este sector.

La solución: el turismo de entretiempo

Una de las soluciones que se antojan más atractivas es el turismo de entretiempo. Que se orienta a la potenciación de actividades en estaciones diferentes al verano, pero sobre todo centradas en otoño y primavera. Entre las principales propuestas que se ofrecen para activar el turismo de entretiempo están:

Turismo idiomático

La OMT (Organización Mundial del Turismo) lo define como el conjunto de actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno natural por un período de tiempo consecutivo inferior a un año, con el fin de hacer una inmersión lingüística en un idioma distinto al de su entorno natural.

Si tenemos en cuenta que el español es hablado por más de 500 millones de personas en la actualidad. Es lógico apostar por actividades turísticas que promuevan las visitas a España con el fin de mejorar el idioma, aprovechando esta práctica en cualquier época del año.

Turismo deportivo

Aunque algunos de los deportes mayoritarios en nuestro país tienen un mayor uso cuando la meteorología  es la adecuada (fútbol, tenis, atletismo…). Se deben de potenciar otra serie de deportes donde las inclemencias del tiempo no supongan ningún factor negativo a la hora de su práctica. Por ejemplo, deportes como el surf, que cada vez tienen más adeptos, son recomendables en todas las épocas del año. Dando un uso más activo al sector económico del litoral español durante todo el año, y no sólo en verano.

Turismo rural

Si actividades como el surf no pueden realizarse en cualquier parte de nuestra geografía. Otras como la práctica del turismo rural y activo, sí que están disponibles en casi cualquier lugar. La estructura de nuestras zonas montañosas y el tipo de clima proporcionan unas condiciones perfectas para que actividades como el senderismo, escalada, excursionismo y demás sirvan de “sustento” para la temporada baja del turismo.

Con estas propuestas se puede contribuir por parte del sector turístico, no sólo a un mayor beneficio a nivel empresarial, sino a que todas estas acciones ayuden en gran medida a una mejora en la calidad y estabilidad del empleo. Esto aporta también una mayor confianza de las empresas respecto a las perspectivas de futuro.

0
Categorizado en: Turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto