El social shopping se ha convertido en una nueva herramienta de venta directa a través de las redes sociales

Social Shopping: Cómo aumentar las ventas en social media

Número de visualizaciones
15/04/2019

El social shopping, compra social o comercio social es la combinación entre ecommerce y las redes sociales.

En este sentido, podemos definir al social shopping como una forma de comercio online que utilizará al social media como canal de venta.

Desde esta combinación, las marcas ven incrementadas las oportunidades de venta para sus productos o servicios haciendo de las redes sociales plataformas de venta directa.

Además, gracias a la interacción y los datos proporcionados los usuarios, se da un alto grado de personalización en todas las etapas de compra. En este sentido, no solo mejorará la experiencia del usuario sino también su fidelización hacia la marca.

Por esta razón, en el social shopping predominarán dos factores clave para su éxito: interacción y promoción.

Este cruce de variables ayudará a que la estrategia de marketing sea más efectiva, pues al buscar la interacción con el usuario, estamos ofreciendo un valor añadido y no únicamente conversiones. De ahí, a que esta nueva forma de comercio, se esté posicionando en la actualidad como una potente alternativa al ecommerce tradicional.

 

Las claves de la estrategia social shopping

A la hora de establecer la estrategia de compra social deberemos tener en cuenta algunos aspecto claves que nos ayudarán a facilitar el incremento de las ventas a través de las redes sociales :
  • Elección de las redes sociales:

Aunque prácticamente todas las redes sociales nos permiten la venta, es muy importante que elijamos aquellas que estén contempladas en nuestro plan social media. De esta forma, estaremos siendo coherente con a estrategia de marketing online, y estaremos llegando a nuestro público objetivo.

También debemos tener en cuenta que existen redes sociales con mayor desarrollo para la venta social como pueden ser Facebook o Instagram.
  • Diseño web multidireccional:
En social shopping es importante repartir el peso entre la red social y nuestro sitio web.  Debemos, por tanto, derivar tráfico de una plataforma a otra favoreciendo ese recorrido a los usuarios.
  • Marketing de contenidos:
El contenido sigue siendo el rey de la estrategia. Éste ayudará a atraer tráfico, conectar con los usuarios, persuadirles, facilitar la venta y potenciar que se comparta llegando así a más clientes potenciales.
  • Copywriting:

Encontrar las palabras que más convierten no es una tarea sencilla, conlleva tiempo y esfuerzo pero se trata de una pieza clave en marketing digital que permitirá guiar al usuario hacia el carrito de la compra y completar la transacción.

El copywriting deberá estar centrado en nuestro cliente ideal o buyer persona. Gracias a esta técnica, lograremos conectar, emocionar y persuadir a nuestros clientes potenciales.

  • Embudos de conversión:

En social shopping el funnel de conversión debe ser mucho más corto que en el ecommerce tradicional. Debemos tener en cuenta que la venta ser realizará principalmente a través del smarphone del usuario, por lo que la conversión debe ser más rápida y sencilla para el cliente.

 

Funcionalidades del social shopping

A la hora de aplicar la estrategia de venta social o social shopping deberemos tener un conocimiento profundo acerca del funcionamiento de la red social seleccionada para su desarrollo. Así, algunas de las peculiaridades que nos ofrece esta forma de comercio, diferentes a las del ecommerce tradicional, son las siguientes:

  • Botones de compra o "Buy Now":

Al añadir estos botones en las publicaciones estaremos ofreciendo al usuario un doble valor: contenido y posibilidad de compra.

Esta opción puede derivar al usuario hacia el sitio web para que complete la compra, o como en el caso de Instagram, completar la trasacción sin salir de la app.

  • Stories:

A diferencia del caso anterior, la marca podrá etiquetar en una storie un producto que aparece en la fotografía.

Esta opción es ideal para promociones que tienen una corta duración, teniendo en cuenta que cada storie podrá visualizarse durante 24 horas.

  • Marketing de influencia:

Gracias al poder de los influencers en redes sociales, y su participación con marcas afines a sus propuestas, pueden verse incrementadas las ventas gracias a la utilización de códigos aplicados.

Por otro lado, la marca podrá hacer seguimiento de estos códigos para analizar la rentabilidad de la campaña .

  • Bidireccionalidad:

Entre los comentarios, menciones o mensajes directos el feedback entre usuarios y la marca está asegurado. Además, los usuarios pueden hacer partícipes a sus amigos en dichas conversaciones, aumentando así las posibilidades de venta.

  • Confianza:

Todos los likes, comentarios, menciones y testimonios de usuarios sobre las publicaciones que realiza la marca ayudará a que otros usuarios aumenten su confianza hacia ésta, y se refuerce su intención de compra.

  • Post- compra:

Cuando el usuario realiza una compra social, será común que lo comparta en sus perfiles sociales, por ejemplo, realizando un unboxing o una storie haciendo llegar los productos a otros usuarios.

De esta forma, se incrementa el conocimiento de marca, tráfico y conversiones potenciales.

 

¡Comienza a vender a través de las redes sociales!

El social shopping es una realidad imparable, que seguirá creciendo año tras año. Todos los profesionales del marketing digital coincide en algo: el social media se consolidará como un canal de venta directo.

Así por ejemplo, Juan Merodio (experto en marketing digital y asesor de empreas) asegura que el 75% de las ventas en tiendas online de productos de belleza tienen su origen en redes sociales.

Además, todos los intentos por estas plataformas sociales se están orientando la venta a golpe de un clic, con el objetivo de atraer las inversiones de las marcas y acortar los embudos de conversión para los consumidores.

Para vender de forma online al consumidor actual y futuro requerirá de, no  solamente tener presencia en social media, sino en desarrollar una estrategia de social shopping. Por tanto, no basta con tener una tienda online, sino abarcar nuevos canales de venta como son las redes sociales.

  

Categorizado en: Marketing y Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto