mejora continua six sigma

Mejora continua Six Sigma: eficiencia empresarial

09/04/2013
Número de visualizaciones

La empresa Motorola en 1987 inició una estrategia para la mejora de la calidad mediante el método mejora continua Six Sigma que consiguió aumentar la productividad un 12 % anual, reducir los costes en un 84% y eliminar defectos en un 99% de los procesos. ¿Quién se apunta?

Seis Sigma se centra en la mejora de procesos y en reducir o eliminar los defectos en la entrega de un producto o servicio al cliente. Entendiendo por defecto cualquier evento en el que el producto o servicio no cumple los requisitos que exige el cliente.

Mejora continua Six Sigma: desglose

Mediante esta herramienta estadística se pude reducir la desviación típica por lo que las necesidades del cliente coincidirán cada vez más con el producto o servicio fabricado. De forma que la eficiencia de un proceso se puede desglosar en:

  • 1 sigma= 31% de eficiencia
  • 2 sigma= 69% de eficiencia
  • 3 sigma= 93,3% de eficiencia
  • 4 sigma= 99,38% de eficiencia
  • 5 sigma= 99,977% de eficiencia
  • 6 sigma= 99,99966% de eficiencia

El equipo para realizar el modelo de mejora continua Six Sigma

  • Campeones Champios, son los directivos de área que proveen los proyectos a realizar.
  • Maestros de Cinta Negra (Master black belts), son las personas seleccionadas y capacitadas que coordinan y dirigen a las Cintas Negras.
  • Cintas Negras (Black belts), son los expertos técnicos que asesoran, lideran proyectos y apoyan la mejora continua en los procesos. También capacitan a los Cintas Verdes liderando el equipo y asignando responsabilidades.
  • Cintas Verdes (Green belts), expertos que se dedican a jornada parcial al proyecto, centrados en actividades cotidianas.

Las etapas de Six Sigma

  • Definir el problema. Seleccionamos el proyecto al que aplicar Seis Sigma seleccionando el personal adecuado para ejecutarlo.
  • Medir y recopilar datos. Identificando los requisitos claves para nuestros clientes, se define el sistema de medida y se mide el proceso.
  • Analizar datos. El equipo evalúa los resultados actuales e históricos estableciendo relaciones de causa-efecto.
  • Mejorar. Mediante los datos se intenta predecir, mejorar y optimizar los procesos.
  • Controlar. De forma que diseñemos y documentemos métodos para controlar para asegurar el resultado final óptimo.

En conclusión, se puede mejorar la rentabilidad y la productividad centrándonos en la satisfacción de las necesidades del cliente y los procesos.  Para ello podemos utilizar este método del sector industrial que ya se está utilizando en el sector servicios. Algunas empresas que han utilizado este método son Heineken, Graham Packaging y el Hospital La Fe de Valencia.

0
Categorizado en: Management e Innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto