el efecto nostalgia

¿Sabes lo que es el efecto nostalgia? Porque los sentimientos importan

Número de visualizaciones

POR

Ester Chicano Tejada
EDUCACIÓN:
  • Máster en Asesoría Fiscal de Empresas por el Centro de Estudios Fiscales.
  • Licenciada en Administración y Dirección de Empresas en la Universitat Autònoma de Barcelona.
EXPERIENCIA:
  • Profesora del Departamento de Administración y Gestión Empresarial de INESEM Business School.
  • Asesora fiscal y contable en despacho de abogados.
ESCRIBE SOBRE:

Marketing • Empresa • Contabilidad • Finanzas

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y especializada en Asesoría Fiscal. Profesora de INESEM y colaboradora en la Tribuna fiscal y Laboral de INEAF. Interesada especialmente en tendencias empresariales punteras y planificación fiscal.

Cuando tenemos que decidir qué estrategia de marketing vamos a seguir para acceder a un mercado determinado y posicionar nuestro producto, una de las opciones a valorar es el aprovechamiento de los sentimientos del consumidor para lograr clientes fidelizados. De ahí ha surgido el marketing emocional porque, para una adecuada estrategia de marketing los sentimientos importan, llegándose a convertir en uno de los factores más importantes en el proceso de compra del consumidor. Lo demuestra la eficacia de una técnica muy utilizada en marketing: el efecto nostalgia

El marketing emocional pretende lograr que ciertas características de un producto, servicio o empresa establezcan un vínculo duradero de afecto con sus clientes. El objetivo principal está que el cliente sienta que la marca o la empresa le ofrece más que un producto, un valor añadido a través del cual volverse un cliente fiel ya que sabe, que lo que le ofrecemos no se lo puede ofrecer nadie más.

El efecto nostalgia, ¿qué es?

A todos nos ha pasado alguna vez: pasamos delante de un escaparate o vitrina y vemos algún artículo que nos recuerda a nuestro pasado. Los sentimientos inevitablemente siempre están ahí y más cuando vemos un objeto que nos recuerda a alguna vivencia pasada.

Según la Journal of Consumer Research, las personas tienden a realizar más compras compulsivas si se trata de artículos que les recuerdan a su niñez o a algún momento especial de su infancia: se trata del efecto nostalgia.

A través de una estrategia de marketing emocional adecuada, se puede potenciar el efecto nostalgia hasta el punto que el consumidor adquiera el artículo que le recuerda a su pasado, sin llegar a importar su precio.

¿Qué lo provoca?

La nostalgia nos provoca recordar eventos y hechos positivos de nuestro pasado con personas que participaron en ellos (padres, amigos, hermanos,…). Al estar asociados estos recuerdos con instantes felices, si vemos un producto que los rememora, queremos volver a vivirlos y regresar un poco a la experiencia vivida en el pasado, dejando un poco atrás la tristeza que provoca la sensación de no poder volver a épocas anteriores.

El efecto nostalgia, bien aprovechado, consigue incrementar la autoestima del consumidor: el retroceso hacia recuerdos felices provoca una sensación de seguridad al consumidor y le lleva a pensar que su vida tiene, al fin y al cabo, buenos y grandes momentos. Por ello, si hay algún tipo de producto que puede dar al consumidor esa sensación de seguridad y bienestar por recordar buenos momentos pasados, se incrementan las posibilidades de su compra, a pesar de tener un valor muy superior al habitual.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto