Ryanair: ¿sin combustible y a lo loco?

Imagen genérica del Canal Gestión Empresarial

19/09/2012

Diplomado en Turismo (UGR, 2005), Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas (UOC, 2009) y en Traducción e Interpretación: inglés (lengua b) y francés (lengua c) (UGR, 2013). Máster Oficial en Marketing y en Formación del Profesorado (URJC, 2010). Actualmente imparto docencia en la sección de español del Departamento de Lenguas, Literaturas y Culturas de la Universidad de Massachusetts Amherst como profesor asociado (Graduate Teaching Associate) mientras realizo una estancia de investigación dentro del Programa de Doctorado de Lingüística Hispana del mismo departamento. Cuento con más de cinco años de experiencia profesional desarrollada en España, Reino Unido y Mónaco en los campos de la docencia, la comunicación, el comercio y la hostelería. Mis intereses investigadores giran alrededor de la interculturalidad, la comunicación multilingüe, la imagología, los idiomas, el análisis crítico del discurso y sus implicaciones en la actividad económica.

0

Ver más artículos relacionados de Turismo , combustible, Michael O'Leary, Ryanair, Vueling .

SUSCRÍBETE A ESTE CANAL

1 Comentario

  1. Beverly dice:

    No estoy muy de acuerdo en que las “low cost” hagan precisamente honor a su nombre. En ocasiones varias, el precio inicial no resulta tan barato como se pudiera pensar, pues a la tarifa base hay que añadirle como mínimo el fee en conceptos de gestión y por el pago con tarjeta. Esto solamente siempre y cuando no se quieran comprar servicios adicionales como el asiento, el seguro o la facturación de equipaje.He podido comprobar cómo en múltiples ocasiones el precio de un vuelo con “low cost” no difiere en prácticamente nada del vuelo con una aerolínea regular; es más, ha habido veces en que el precio es muy superior!Si a esto, le añadimos todas las quejas y problemas que está teniendo en concreto Ryanair, considero que se van a tener que parar a pensar en si realmente les conviene entrar en el mundo de las “low cost” con esta insignia o si por el contrario, es mejor y mucho más seguro cobrar un precio más o menos adecuado, pero sin jugar con la tranquilidad del pasajero que, al fin y al cabo, es quien paga por el servicio.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *