Definición de cuadros de mando y sus beneficios

Cuadros de mando Integral: qué son y por qué es necesario en empresas

26/09/2018
Número de visualizaciones

¿Controlas la evolución de tu estrategia empresarial? Si no lo haces seguramente tu negocio esté perdiendo beneficios ya que, si hay algún error en la estrategia, realizando un seguimiento puedes darte cuenta y corregirlo a tiempo. Los cuadros de mando son la herramienta perfecta para controlar y realizar un seguimiento eficaz del progreso de tu negocio.

El uso de cuadros de mando en las empresas es muy importante para conocer la situación en la que se encuentra la empresa, ya que los empresarios deben comprender la situación de la que parten a la hora de tomar decisiones estratégicas.  Muestran el progreso de un negocio a través de indicadores de control, financieros y no financieros.

Es esencial la realización de un cuadro de mando adecuado a tus tácticas para que la consecución de tus objetivos empresariales sea alcanzada de la manera más eficiente y eficaz posible.

Existen dos tipos de cuadros de mando:

  • Cuadro de Mando Operativo: es un instrumento centrado en el seguimiento de las variables operativas, en las variables relacionadas a cada departamento.
  • Cuadro de Mando Integral: en este caso, esta herramienta mide la evolución de la estrategia de una empresa, desde el principio de la implantación hasta el final.

Hablaremos más en detalle sobre el segundo tipo a continuación.

Definición de cuadro de mando integral

Un Cuadro de Mando Integral (CMI) es un sistema de gestión empresarial que mide la evolución de la actividad de una empresa, sus objetivos y sus resultados, desde el punto de vista estratégico y global.

Recientes estudios realizados en Europa y Norteamérica demuestran que entre el 30% y 60% de las empresas medianas y grandes han controlado los sistemas de medición de resultados que utilizan y se ha concluido que uno de los modelos más usados es el Cuadro de Mando Integral.

Las empresas utilizan los cuadros de mando pues son conjuntos de indicadores que presentan una información que permite la evaluación de la gestión de compras, detectar amenazas y oportunidades, revelar posibles incidencias y realizar acciones consecuentes.

El CMI propone que la empresa se observe desde cuatro perspectivas (desarrollo y aprendizaje, interna del negocio, cliente y financiera), las cuales deben responder una serie de preguntas:

1. ¿Cómo podemos mejorar y continuar generando valor?

Estamos hablando de la perspectiva de Desarrollo y Aprendizaje, la cual muestra una guía que se utiliza para conocer las metas que tiene la empresa con respecto a la formación e instrucción de sus trabajadores, es decir, a la capacidad de renovación a largo plazo. Los trabajadores son los que deben tener la capacidad para afrontar los cambios de la empresa.

Se deben tener en cuenta tres activos inmateriales:

  • Las personas, es decir, el capital humano.
  • Los sistemas de información, esto es el capital de información..
  • El capital organizativo, que se refiere a la organización utilizada en la empresa.

Se trata de unificar estos esfuerzos a los objetivos empresariales de forma que los procesos de organización de la empresa sean más efectivos y eficientes. Aquí se analizan tres indicadores de resultados que son: capacidad y satisfacción de los trabajadores, capacidad de los sistemas de información y la motivación y delegación de poder.

2. ¿En qué tenemos que destacar?

La perspectiva de Procesos Internos trata de lograr los objetivos de las dos perspectivas siguientes: Clientes y Financiera. Es decir, trata de satisfacer las necesidades de los clientes y de los accionistas. Para conseguirlo se analiza los procesos internos más importantes de la empresa, buscando la excelencia y optimización de estos procesos para posicionar mejor a nuestra empresa frente a la competencia.

Algunos de los procesos que tu empresa se puede diferenciar son:

  • Gestión operativa.
  • Gestión de clientes.
  • Innovación.
  • Reguladores y sociales.

En definitiva, los indicadores de la perspectiva de procesos internos buscan analizar los procesos de innovación, productividad y calidad dentro de la empresa. Se miden a través de indicadores como el número de reclamaciones o devoluciones, el número de productos defectuosos, los márgenes obtenidos por nuevos productos, etc.

3. ¿Cómo nos ven los clientes?

A partir de la perspectiva del Cliente, se utilizan una serie de indicadores que muestren el nivel de relación y satisfacción que tienen los clientes respecto a nuestra empresa así que los objetivos de esta perspectiva se basan en la satisfacción y fidelización.

Por ello, el Cuadro de Mando Integral debe tener en cuenta y recoger los componentes que añaden valor a los clientes, además de buscar y formular indicadores que permitan controlar la satisfacción de los clientes. Para conseguir los datos de los indicadores se usan instrumentos como entrevistas o encuestas obteniendo así algunos de los indicadores más usados como el tiempo, la calidad, el rendimiento y servicio y el costo. Otros indicadores usados son la cuota de mercado, el porcentaje de retención de clientes o la rentabilidad por cliente.

4. ¿Cómo nos ven los accionistas e inversores?

Desde la perspectiva Financiera, los cuadros de mando  pueden observar una serie de indicadores basados en la contabilidad de la empresa. El objetivo de esta perspectiva es maximizar la satisfacción de los inversores y accionistas. Por tanto, los indicadores usados deben mostrar si se consigue lograr el dicho objetivo y, por consecuencia, mejorar los resultados finales de la empresa.

Para conseguir dicho objetivo, se deben establecer estrategias relacionadas con la rentabilidad, la sostenibilidad y las cifras generales como la venta total.

Algunos de los indicadores más utilizados son: el índice de liquidez, el índice de endeudamiento, el índice de rendimiento del capital invertido, el sistema DuPont, el ROI,  el porcentaje de ingreso de nuevos clientes, el flujo de caja, el crecimiento de los ingresos por ventas, entre muchos otros más.

Ventajas que supone la aplicación de un cuadro de mando integral en tu empresa

La utilización de cuadros de mando en tu empresa te aportará una serie de ventajas que no podrás dejar atrás. Estos beneficios están relacionados con las cuatro perspectivas anteriores:

  • Un cuadro de mando proporciona una visión integral general de la organización y permite identificar la situación actual de tu empresa.
  • Influye en el comportamiento de los trabajadores e integra los departamentos de tu empresa.
  • Funciona como herramienta de comunicación de la estrategia de tu empresa y unifica al equipo de trabajo con la estrategia.
  • Redefine estrategias según los resultados ya obtenidos y detecta errores en el plan estratégico.
  • El CMI realiza un control y seguimiento de los resultados de los procesos internos de la empresa, aportando información relevante y valiosa para todos los involucrados en la toma de decisiones, como por ejemplo, la gestión de stocks o aspectos relacionados con la logística. Por tanto, gracias al CMI, los directivos pueden apoyarse en datos e informaciones fundados en el momento de tomar decisiones.
  • Desde la perspectiva de los clientes, también te ofrecerá una importante información con respectos a los clientes, ya que los directivos no están en contacto con ellos. Por ello, los datos obtenidos de la valoración de los productos, servicios o atención recogida por encuestas, son un apoyo de los directivos a la hora de tomar decisiones.
  • La perspectiva financiera del CMI ofrece una visión amplia de ese ámbito para la toma de decisiones y permite evaluarla en relación con las otras dos perspectivas.
  • Con la perspectiva de aprendizaje y desarrollo, los directivos podrán tomar decisiones a largo plazo afectando a la competitividad de tu empresa. Por ejemplo, formando a los trabajadores en un nuevo programa informático.

¡Ahora te toca a ti!

En resumidas cuentas, los cuadros de mando son sistemas de gestión estratégica en una empresa que trata de:

  • Crear una estrategia estable y transparente.
  • Comunicar la estrategia a toda la empresa mediante la organización.
  • Coordinar los objetivos de cada departamento.
  • Enlazar los objetivos con los planes de finanzas.
  • Medir y proponer correcciones.

La introducción de un cuadro de mando en tu empresa puede ayudarte a conseguir muchos más beneficios, no sólo económico, sino que también en el ámbito de la organización. Los CIM te permiten tomar decisiones basadas en una información fundamentada y no tomando decisiones a la ligera. Por esto existen diferentes formaciones que preparan a profesionales en esta tarea.

Ya sabes lo que son los cuadros de mando y los beneficios que puede aportar a tu empresa. Así que ¡ya es hora de que introduzcas uno en tu empresa para poder obtener todas sus consecuentes ventajas!

3+
Categorizado en: Gestión de proyectos

1 Comentario

  1. Rosa María García Bueno dice:

    El uso de cuadros de mandos no tiene porqué ser complejo, es el que le indica a la empresa el estado en la que está, si tiene déficit o superabit, la situación de los empleados. También es importante para hacer comparativas con otros meses o años. Para ver el grado de fidelización de los clientes, es decir los nuevos y los habituales. Qué familia de productos está generando más ventas en un período de tiempo, etc.

    1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto