Precariedad turística INESEM

La precariedad laboral escondida bajo la calidad turística. ¿Es oro todo lo que reluce?

Número de visualizaciones
13/10/2016

Actualmente es habitual ver en los medios de comunicación titulares como: “El boom turístico”, “record en la industria del turismo”, “el turismo español; un sector en crecimiento”, turismo, el nuevo dinamizador de la economía española”.

El crecimiento del turismo es un hecho innegabe. Pero, ¿Afecta de la misma manera a todos los agentes que influyen en la actividad turística? La respuesta es rotunda: NO.

Todos esperamos tras revisar las últimas cifras sobre turismo (En agosto se superan los 50 millones de visitantes extranjeros), que se hayan incrementado los puestos de trabajo en este sector y que este crecimiento haya inducido de manera directa a la mejora de las condiciones laborales.

Pero la realidad es que el número de pernoctaciones ha crecido por encima de las contrataciones. Además, la estacionalidad y la falta de regulación convierten a este sector en el que cuenta con las cifras más altas de precariedad turística laboral. Ya que los elevados beneficios empresariales no se traducen en la remuneración de los trabajadores ni en la mejora de sus condiciones laborales.

Esta precariedad turística supone la otra cara de la moneda, y deja al descubierto la situación que sufren los trabajadores turísticos. Y es que ningún empleado queda exento de padecer estas malas condiciones, ya que si nos centramos en el caso de los hoteles, ese idílico sector del turismo que tan altas cifras de rentabilidad tiene, vemos que estas maravillosas cifras están acompañadas del gran descontento de los prestadores del servicio motivado por las penosas condiciones de trabajo que sufren.

En este sector nos encontramos desde trabajadores subcontratados que realizan horas extras no declaradas a trabajadores que realizan actividades de rango inferior al que le corresponden.

Por no hablar de los turnos de los recepcionistas y la “brillante” gestión de estos.

La  precariedad turística laboral y el turismo de calidad

El principal acometido de las empresas turísticas es darle al turista el servicio que desea. Pero a día de hoy el empresario parece no darse cuenta de que la calidad del servicio ofrecido está estrechamente ligada a la motivación que tenga el trabajador. Por lo que para la fidelización del cliente es necesaria la optimización de las condiciones laborales.

Esto es así, un trabajador desmotivado rinde menos y por consiguiente da un peor servicio. Además no hay que olvidar que estamos hablando del sector hotelero, un sector en el que se trabaja de cara al público y donde las primeras impresiones y el trato recibido es lo que más cuenta.

Por lo que es necesario ver la otra cara de la moneda, no mirar hacia otro lado y que el conocimiento sea la base para la reivindicación del derecho del trabajador a tener un empleo digno, estable y de calidad, reconociendo su profesionalidad y recuperando sus derechos, frenando el uso de sus externalizaciones, y evitando que el empresario se escude en la estacionalidad para ofrecer contratos de poca monta.

Esta reivindicación se hará proyectando todos los esfuerzos en conseguir la satisfacción de las dos partes que conforman este sector, contribuyendo de esta manera a un intercambio de servicios de la manera más satisfactoria posible, acabando por fin con el descontento del trabajador ya que:

“El trabajo más productivo es aquel que sale de las manos de un hombre contento”

0
Categorizado en: Turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto