Neuroética aplicada al neuromarketing

Neuroética: una visión crítica hacia el neuromarketing

Número de visualizaciones
11/10/2017

El uso de las neurociencias por parte de las empresas para analizar el comportamiento del consumidor es una realidad. Pero, ¿es éticamente aceptable? ¿qué papel juega la neuroética en el neuromarketing?

Comprender cómo funciona nuestro cerebro ante determinados estímulos, y cómo pueden influir éstos en nuestras decisiones de compra, ha sido una de las principales aplicaciones del neuromarketing.

Cuando el neuromarketing hace uso de las técnicas propias de la neurociencia, busca estudiar los procesos cerebrales que influyen en nuestro comportamiento y nuestra toma de decisiones.

Su principal objetivo es el de decodificar los procesos que tienen lugar en la mente del consumidor expuesto a diferentes opciones de compra, y poder ofrecerle aquello que necesitan, lo que repercute en un interés por optimizar la estrategia de ventas.

Pero el incremento de la utilización de las técnicas de neuromarketing ha ido acompañado de una oposición que plantea algunos interrogantes éticos y morales acerca de estas prácticas, lo que se denomina como neuroética.

Algunas de las cuestiones que plantea la neuroética hacia el neuromarketing:

  • ¿Las empresas realizan estas técnicas para lograr acercarse al consumidor o para beneficiarse a sí mismas?
  • ¿Se transmite toda la información a los usuarios que se exponen a estos estudios?
  • ¿Las empresas revelan toda la información resultante de la investigación?
  • ¿Los equipos implicados en las investigaciones están certificados por autoridades de salud?
  • ¿Están justificadas estas técnicas cuando se busca el aumento de ventas en productos dañinos para la salud de los consumidores?
  • ¿El consumidor es completamente consciente y racional en su toma de decisiones?

Como podemos ver todos estos interrogantes están encaminados en proteger al consumidor y su autonomía. Por tanto, el objetivo de la neuroética es desarrollar un marco teórico que regule las investigaciones realizadas en neuromarketing y sus consecuencias sobre los sujetos.

Los defensores de la neuroética persiguen evitar lo que se conoce como “capitalismo salvaje”, o la búsqueda sin ningún escrúpulo por parte de las empresas de aumentar sus ventas, aunque ello implique que los productos y servicios ofertados no sean útiles e incluso sean dañinos.

La situación anterior genera una gran insatisfacción hacían los consumidores, teniendo como consecuencia una gran insaciabilidad que les empuja a consumir de forma compulsiva, y de forma permanente, e influenciados por la publicidad y prácticas de marketing.

En consecuencia, el fin último de la neuroética es establecer un código ético internacional que regule las técnicas neurocientíficas aplicadas al marketing que proteja al consumidor sin que éste sea reducido simplemente a un objetivo medible que pueda ser controlado y manipulado.

Y tú, ¿crees que las prácticas de neuromarketing son éticamente aceptables? ¿estás de acuerdo con que se establezca una código que regule esta disciplina a nivel internacional?

Categorizado en: Marketing y Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto