lean manufacturing

Mejora los resultados de tu empresa con Lean Manufacturing

Número de visualizaciones
09/06/2015

Aunque pueda parecer un concepto novedoso o una nueva tendencia, el lean manufacturing, o simplemente lean, es un modelo diseñado por la compañía Toyota durante la década de los años 70 para mejorar la productividad de sus fábricas.

El objetivo principal de estas estrategias es desarrollar y fomentar una cultura organizativa más eficiente, a través de una serie de campos en los procesos de negocio para reducir el tiempo de respuesta a los clientes, disminuyendo desperdicios, costes y tiempos.

De hecho, actualmente las empresas más competitivas de cualquier sector industrial utilizan este sistema de gestión para mejorar sus procesos e incrementar la calidad ofrecida a los clientes.

Los principios del lean manufacturing

Los principios en los que se basa el lean manufacturing son los siguientes:

  • Eliminar desperdicios: en otras palabras, el cliente sólo paga por aquellos productos y servicios que considera que tienen cierto valor. Por ello, la empresa debe detectar cuáles son las actividades y aspectos clave que dan valor para el cliente y eliminar aquellas que no aporten nada (también llamadas desperdicios).
  • Identificar el mapa de la cadena de valor para cada producto/servicio: el mapa de la cadena de valor es la secuencia de actividades que permite responder a una necesidad del cliente y que, por ello, genera valor. Creando este tipo de mapas, identificaremos con mayor facilidad aquellas actividades que no agregan valor y así poder eliminarlas.
  • Favorecer el flujo sin interrupciones: es imprescindible reducir todo lo posible los tiempos de demora en el flujo de valor (flujo de creación de valor añadido al cliente) y eliminar los posibles obstáculos en el proceso.
  • Sistema PULL: El sistema Pull consiste en producir sólo lo que el cliente solicita para evitar generar un exceso de stock innecesario y ahorrar costes de almacenaje y de desperdicio de productos en mal estado. Con este sistema se genera una respuesta más rápida y exacta ante las exigencias del cliente con un menor esfuerzo y una reducción de los desperdicios.
  • Mejora continua: aunque la perfección es prácticamente imposible de conseguir, es imprescindible trabajar constantemente y evaluar los procesos para lograr unos ciclos de producción más cortos y conseguir la producción ideal en cuanto a cantidad y calidad, centrando los esfuerzos en todo momento en generar valor para el cliente.

La utilización de las estrategias lean genera un enfoque centrado en la generación de valor para el cliente y en la mejora del producto y del proceso productivo en general, previniendo y eliminando los desperdicios en todas las fases productivas (transporte, almacenaje, movimiento, sobreproducción, deterioro, etc.).

Beneficios del lean manufacturing

Los beneficios derivados de su implantación son cuantiosos y pueden deducirse a simple vista. Cabe destacar los siguientes:

  • Mejora de la productividad: el aumento de la eficiencia del proceso productivo conlleva una mayor producción de bienes o servicios por la misma cantidad de gastos fijos, lo que puede generar un beneficio importante.
  • Reducción de los desperdicios: la optimización del sistema productivo produce una reducción de los residuos y menos desperdicios en los productos, lo que implica una mejor organización del espacio de almacenaje y del espacio físico requerido para el desarrollo de los trabajos. Además, se reducen los gastos de transporte y el tiempo de espera para los materiales necesarios para la producción.
  • Disminución de los plazos de ejecución: la disminución de los plazos de ejecución del proceso productivo permite abarcar más carga de trabajo y asegurar una mayor y más rápida disponibilidad del producto en el mercado, dando una mayor calidad al servicio y un mayor cumplimiento de las exigencias del cliente.
  • Mejora del servicio de atención al cliente: como ya hemos ido comentando a lo largo del post, una estrategia lean permite que la entrega del producto solicitado se produzca en el momento, tiempo y lugar que el mismo cliente necesite, lo que genera un valor añadido adicional.

Incrementa tu eficiencia

Si es cierto que la reducción de productos almacenados puede generar ciertas rupturas de stocks pero, con una estrategia de lean manufacturing debidamente planteada y planificada, la empresa puede incrementar su eficiencia y lograr ser competitiva, tanto en precios como en eficacia de los servicios ofrecidos.

0
Categorizado en: Management e Innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto