cambio de hora

¿Es realmente productivo el cambio de hora?

Número de visualizaciones
01/04/2013

Según datos de la Comisión Europea, y el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) se calcula que el ahorro asciende a 300 millones de euros. En España, el primer cambio en las agujas del minutero se llevó a cabo en 1940 durante el primer año del régimen franquista, reafirmándose en 1974 como consecuencia de la crisis del petróleo. Queda regulado por el Real Decreto 236/2002 de 1 de marzo.

Sin embargo existen opiniones encontradas al respecto, y como es de esperar las voces críticas no tardan en llegar año tras año.

¿Cambio de hora sí, o no?

Es ciertamente complicado postularse ante los diversos estudios que existen, así que lo único que de base es contrastable son los efectos colaterales sobre la salud: ansiedad, cansancio, irritabilidad y en casos extremos, detonante de enfermedades ocultas tales como trastornos del sueño y ansiedad.

Los efectos positivos (según la parte favorable) están ligados a sectores como el turismo y el transporte, así como a la mejoría de los servicios y las condiciones laborales. Y es aquí, en la mejoría de las condiciones laborales, donde no está claro si el cambio de hora es positivo.

En países que comparten nuestro mismo meridiano como Gran Bretaña y Portugal (meridiano de Greenwich),  el huso horario es una hora inferior y según se asegura, se hace posible con mayor facilidad para los trabajadores la conciliación de la vida personal, social y laboral, lo cual es objetivamente un factor de incremento de la productividad. Lo que no está nada claro es que tengamos que compartir la zona horaria con otros países como Alemania.

¿Qué opina el empresario?

Desde el punto de vista del empresariado las opiniones apuntan también claramente hacia el horario europeo, ya que hace posible la retención del talento, una más que acentuada reducción de los costes y la mejora en los índices de absentismo.

En definitiva y con los datos sobre la mesa, por un lado es casi imposible afirmar que el cambio de hora suponga un ahorro energético evidente, lo que unido al alto número de horas trabajadas por año en  España (1663 frente a las 1419 de Alemania) nos convierte en uno de los países de la Unión Europea donde más se prima la estancia del empleado en el puesto de trabajo aunque “solo de cuerpo presente”.

Eficiencia, eficacia… ¿Acaso existen intereses ocultos? Feliz vuelta de vacaciones, eso sí, con una hora menos.

0
Categorizado en: Comunicación y RRPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto