el secreto de los judios

El secreto de los judíos

Número de visualizaciones
12/12/2013

Excelentes negociadores, grandes empresarios, afamada reputación como estrategas les persigue, pero ¿cuál es el secreto de los judíos para producir riqueza?

Quizás, muchos piensen que la clave radica en hacer negocios entre ellos, o que tienen una habilidad natural para emprender cualquier tipo de actividad, que la genética les brindó un don especial o que simplemente su avaricia por el dinero los lleva a ser mejores economistas y administradores. Pero la verdadera razón de su trayectoria de éxito se basa en la conexión entre el credo marcado por su religión y la forma de hacer negocios. La ética que se deriva de los principios recogidos en las sagradas escrituras, ha llevado a los judíos a destacar en el mundo empresarial: siempre guiados por la ética y el esfuerzo. Así es,  los llamados ‘hijos de Dios’ no se acomodan en el milagro divino sino que se rigen por una de las leyes de Teshuvá:

“Todos y cada uno de los judíos deben esforzarse por llegar a ser tan grandes como Moisés”.

Ética y ambición: el secreto de los judíos para tener éxito en los negocios

Ese impulso les mueve a ser mejores líderes, a desarrollar sus capacidades sin olvidar que deben cumplir la ley, el pago de impuestos y las normas del comercio. Obviamente, no hace falta ser judío para tener estos hábitos de conducta empresarial, pero seguramente sean pocos los que superen a los judíos en su papel de estrategas.

El caso de éxito: la venta de arroz

Una de las anécdotas más representativas de sus tácticas, su agudeza y su brillantez, puede que sea esta:

“En la ciudad de Nueva York, a principios del siglo XX sumergidos en la Gran Depresión, el arroz se convirtió en el alimento base de cualquier familia no por su apetitoso sabor, sino por su económico  precio. Esa oportunidad de negocio latente hizo que el número de interesados en penetrar en el mercado de la venta de arroz se incrementara rápidamente. Es entonces cuando estalló la batalla por clientes, y los precios bajaron hasta que los márgenes de beneficio descendieron a mínimos históricos, pero consiguió estabilizarse. Estables, hasta que los judíos se interesaron por el negocio y se posicionaron como máximos vencedores en lucha por el precio más bajo. Con cada kilo de arroz, vendían una bolsa de plástico para que al cliente le fuese más cómodo transportarlo: la bolsa era condición indispensable en  la transacción. El resto de vendedores, furiosos por no poder competir con esos precios,  se propuso averiguar las sucias artimañas que estaba usando los judíos para conseguir comprar el arroz a menor precio y poder venderlo sin ganancia alguna. La búsqueda no dio resultado y el secreto siguió guardado. Años más tarde, uno de los grandes magnates judíos del arroz, consagrado ya en el mundo de los negocios y con varias empresas en Estados Unidos, concedió una entrevista para desvelar las claves de su éxito. El entrevistador,  directamente, le disparó una lista de preguntas:¿Qué proveedor le vendía el arroz a un precio tan bajo? ¿Qué habilidades de negociación usaban? ¿No se siente avergonzado por romper las reglas del juego y entrar en competencia desleal? ¿Cuál era el truco del negocio? El hombre lo miró fijamente y le reveló el misterio:

Nosotros comprábamos la mercancía al precio que el resto, pero no era el arroz lo que nos daba beneficios. Nuestra verdadera actividad empresarial era la venta de bolsas de plástico. “

2+
Categorizado en: Management e Innovación

15 Comentarios

  1. Sonia Mercedes Andrade de Noguera dice:

    Muy interesante este escrito, muesta como la habilidad heurística es la clave para forjar nuevas ideas empresariales. La manera de hacer de los judíos sigue dando mucho que decir en el mundo de los negocios y esta realidad se ve claramente reflejada en los avances tecnológicos que a diario se perciben  en Israel. 

    0
  2. Armando Garagate dice:

    Buen artículo. Ingeniosa estrategia empresarial.Gracias Carmen

    1+
    • Cristian Saavedra Hernández Cristian Saavedra Hernández dice:

      Muchas gracias Armando. Efectivamente, la ética y el esfuerzo son claves para el éxito empresarial.

      Un saludo.

      0
  3. Jose Simonson dice:

    B’H creo que el mejor éxito que puede tener un negocio es por supuesto el valor agregado, esto sin duda es su mejor ganancia para con la competencia.Shalom!!!

    0
    • Cristian Saavedra Hernández Cristian Saavedra Hernández dice:

      Gracias por tu aportación Jose. Efectivamente, el valor añadido será lo que marque la diferencia en cualquier negocio y los consumidores así lo percibidirán, influenciando en sus decisiones de consumo.

      0
  4. Ebiasaf Granados dice:

    Mira no es ecesario enfocarse como todos con un pensamiento general, el relato dice que ellos compraban arroz como todos los demas quiere decir que habia una gran compañia que vendia arroz a $3 entonces si tu tienes un negocio compras a $3 para vender a $4, los judios compraban a $3 y vendian a $3 atraes al publicon y les vendes una bolsa a $0.50, al final generas mucha mas ventas atraes a mucha gente y vendes tus bolsas que quizas te dan una rentabilidad de 50% o 65%. Depende de cada apreciacion.Saludos.

    1+
    • Cristian Saavedra Hernández Cristian Saavedra Hernández dice:

      ¡Hola Ebiasaf! Gracias por tu aportación. Como siempre a mayor producción menores costes de producción. Al atraer una demanda mayor por parte de los consumidores se logra dismiuir los costes de producción por lo que a la larga aumentará el margen de beneficio. Un saludo.

      0
  5. Eliott dice:

    Siempre han sido buenos estrategas comerciales, además de apoyarse mutuamente, y no competir entre ellos.Esa es la gran virtud. Sin embargo, algo no cuadra. ¿cómo hacían para agregar una bolsa plástica al costo total y aún así venderlo más barato?

    1+
    • Laura Prados Laura Prados dice:

      Estimado Eliott,

      Estamos de acuerdo en que la cooperación siempre ha sido una virtud propia de los buenos empresarios.
      Sobre la venta de arroz y bolsas, lo que realmente producía un beneficio eran la venta de las bolsas de plástico. Utilizaban como reclamo el arroz, ya que el arroz era el más barato del mercado, aunque la suma del arroz y de las bolsas no lo fueran las más baratas.

      Un saludo,

      1+
Ver más comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto