Parseo de datos

El parseo de datos en internet: nuevas oportunidades comerciales al filo de la legalidad

17/10/2012
Número de visualizaciones

“Parseo” o “parsear” se han convertido en términos habituales entre los profesionales del ámbito comercial y del marketing que operan en internet en los últimos años. Con ellos se hace referencia al proceso de obtención de datos de clientes potenciales mediante el análisis del contenido web.

El sutantivo “parseo” y el verbo “parsear” son dos adaptaciones de los vocablos procedentes del inglés “parsing” (sutantivo) o “to parse” (verbo). Su origen está ligado al análisis lingüístico que algunos programas informáticos realizaban sobre textos escritos, aunque el uso de estos rápidamente se extendió y mercantilizó hacia el análisis o rastreo de webs en busca de datos personales que poder comercializar.

Los programas informáticos para “parsear” son softwares capaces de analizar el código html del que se componen las webs con el fin de obtener datos personales (nombres y apellidos, emails, teléfonos, etc.) que a veces incluso pueden llegar a estar ocultos o encriptados. Como es lógico, la utilización de este tipo de programas está regulada por las distintas leyes de protección de datos que existen en algunos países. No obstante, la ausencia de fronteras físicas de la que hace gala internet dificulta enormemente la delimitación de las leyes aplicables a esta actividad.

¿En qué país se sitúa el servidor en el que se almacenan nuestros datos personales que cedemos voluntariamente a una web? ¿Cuál es la ley que regula su protección en el hipotético caso de que la hubiera? Los límites a la legalidad son muy difusos en este campo y las empresas dedicadas tanto a la obtención de datos personales en internet como las aquellas que los compran para utilizarlos proliferan muy rápidamente en una sociedad, la tecnológica, a la que aún se le escapan de las manos muchos aspectos  legales de vital importancia como este.
La complejidad y el enorme calado del uso de internet con fines comerciales dificultan aún más si cabe el problema del tráfico de datos. La sociedad del conocimiento y la información en la que vivimos debe hacer frente lo antes posible a este fenómeno con el fin de garantizar que los derechos de sus usuarios se cumplen. Mientras tanto, y como siempre ocurre, sacar partido del vacío legal existente es una posibilidad real de hacer negocio y así se está haciendo. El viejo refrán de “quien no corre vuela” vuelve a tener sentido una vez más.

0
Categorizado en: Comunicación y RRPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto