Comercio tradicional

El comercio tradicional no puede con el “gigante”

17/07/2012
Número de visualizaciones

20 de Abril de 1980, es la fecha en la que se inauguró en España el Centro Comercial Baricentro, en el que por primera vez se reunían bajo el mismo techo noventa negocios y un hipermercado.

Barcelona fue la primera ciudad española en apostar por este negocio tan arriesgado en el momento, del que no se sabría que acogida podría tener, pero lo cierto es que fue todo un éxito. Ya en la década de los 90 el centro comercial tuvo que ser restructurado y ampliado varias veces.

A este primer centro comercial se le unen ya otros 546 hasta 2011, y se sumarán 12 más a lo largo de este año 2012, entre ellos podemos destacar, As Candelas (A Coruña), Gran Plaza 2 (Majadahonda, Madrid), El Faro (Badajoz), Puerto Venecia (Zaragoza) e Ikea Sabadell, entre otros.

"Más artículos a menor precio"

Estas “mini-ciudades” comerciales ofrecen al público una gran gama de artículos a buen precio, cine, restauración, zonas recreativas, así como estacionamiento garantizado, cosa que para el cliente es primordial.

Se planean de tal manera que dan la apariencia de ser una gran unidad, pero realmente están compuestos por diversos comerciantes independientes unos de otros, especialistas cada uno en su rama comercial. Las rentas que pagan los comerciantes al dueño del inmueble suelen ser a base de porcentajes sobre las ventas realizadas, lo que es beneficioso para ambos.

Los centros comerciales han tenido una gran aceptación por parte del consumidor, ya que ahorran tiempo y dinero adquiriendo productos en estos comercios en comparación con el comercio tradicional, se puede pagar en efectivo o con tarjeta bancaria, se aprecia una higiene y limpieza destacable y el cliente siempre tiene donde dejar su vehículo, además las comunicaciones con el centro de la ciudad suelen ser muy buenas.

En una sociedad consumista como la hemos conformado hoy día, un centro comercial es algo imprescindible para mucha gente, pero todavía hay ciudades en España que carecen de ellos y su llegada puede llevar a controversias por parte de los empresarios del centro y los empresarios locales.

El pequeño comercio es la otra cara de la moneda en este tema.

Debemos mencionar para entender mejor esta cuestión las ventajas con las que participa en este juego el centro comercial.

Las grandes superficies toman terreno gracias a que pueden ofrecer precios más bajos y mejores servicios debido a sus volúmenes de compra, reduciendo sus gastos de funcionamiento y rotando continuamente sus inventarios. Además, realizan un mejor uso del espacio disponible y eliminan el mostrador, con lo que reducen personal.

Todo esto parece estupendo, pero,¿qué opinará Pedro, el zapatero?, o Luis, el carnicero, o Ana, la señora que lleva regentando una mercería desde hace 20 años.

¿Estarán de acuerdo con estas “mini-ciudades”? ¿Las considerarán competencia desleal?

La apertura de un centro comercial genera miles de puestos de trabajo, pero es conveniente compararlos con los que se pueden perder a nivel local, y es más importante aún observar detenidamente las condiciones laborales que ofrecen estos “grandes” empresarios.

Los comercios locales no pueden luchar contra el “gigante”, no disponen de los medios, ni los apoyos necesarios para ello.

Debemos desearles suerte a todos estos luchadores del sector, porque consideramos que la van a necesitar.

20 de Abril de 1980, es la fecha en la que se inauguró en España el Centro Comercial Baricentro, en el que por primera vez se reunían bajo el mismo techo noventa negocios y un hipermercado.

Categorizado en: Dirección de Operaciones y Logística

1 Comentario

  1. Jesús Martín Barranco ChussoMartin dice:

    “McDonalización de la sociedad”. Como consecuencia de la globalización, desde la década de los 80 todo lo americano ha invadido el mundo. Una forma de consumo que arrasa con la cultura microsocial, es decir, las posibilidades de superviviencia de la vida en el barrio, el típico pequeño comercio de nuestros vecinos… se agotan.

    Una pena que todo esté orientado a la reducción de costes, nos olvidamos del valor humano.

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto