habilidades-directivas-inesem.jpg

Habilidades directivas para las nuevas generaciones

27/10/2016
Número de visualizaciones

Las pautas más comunes para el directivo moderno y la gestión empresarial actual poca similitud tienen con las que se practicaban hace pocos años. Estas formas de gestión, guiadas en parte por las habilidades directivas, son las responsables de que contemplemos las empresas actuales tal y como son. Si percibimos la evolución en la gestión empresarial como significativa en los últimos años debido a la introducción en el panorama de un mayor avance tecnológico y globalización, no es menor el cambio que se espera en los próximos años.

Por este motivo, las fórmulas de dirección que se practican actualmente van a tener que ir adaptándose de forma paulatina a esta evolución. He ahí donde entra en juego el papel del directivo moderno que se encargará de dirigir y gestionar organizaciones. Si se presuponen las características típicas que todo responsable debe de aglutinar para poseer un perfil adecuado en este tipo de tareas, vamos a tener que cambiar el enfoque, identificando y analizando las habilidades directivas que se esperan de las nuevas generaciones.

Habilidades directivas para la nueva generación

Vigilancia tecnológica

Si ya es lógico pensar que las nuevas generaciones tendrán que tener una formación esencial en herramientas tecnológicas, no menos importante es que a estas habilidades se le sume una alta capacidad de vigilancia tecnológica. Por tanto, ya no solo se considera clave para el directivo moderno un alto nivel en el manejo de la tecnología, sino que el ritmo de creación y actualización tecnológica es tan alto que si no se posee la capacidad de identificar y desarrollar nuevas herramientas que marquen la diferencia, se habrá sufrido una clara desventaja respecto a la competencia.

Gestión de grupos con perfiles autónomos

El trabajo freelance y por proyectos está cada vez más instalado dentro de la estructura de la organización. Por tanto, el aspecto de la gestión de recursos humanos que va a ser más solicitado para el directivo moderno es la capacidad de gestionar, además del personal propio de la organización, las tareas e intervenciones del conjunto de personas que, de uno u otro modo, también influyen en el resultado final de un proyecto.

RSC

La transparencia que la sociedad exige a las organizaciones y la contribución de estas al equilibrio social va a producir que entre las habilidades directivas básicas se encuentre la formación en responsabilidad social corporativa. De este modo, el directivo moderno no solo tendrán un papel fundamental en el desarrollo interno de la organización, sino que también intervendrá en su relación con el entorno.

Como podemos observar al tratar esta serie de habilidades, aunque propuestas para las nuevas generaciones, ya pueden percibirse en responsables y directivos de algunas empresas actuales, confirmando esta presencia la evolución hacia esta nueva forma de gestión.

Categorizado en: Management e Innovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto