personalidad inmadura en adultos

Síndrome de Peter Pan ¿Personas egoístas e inmaduras o espíritus libres?

27/12/2021
Número de visualizaciones

¿A qué llamamos Síndrome de Peter Pan 3.0? ¿Qué significa ser una persona adulta?  ¿Cuándo comienza esta etapa, al adquirir la independencia económica o al abandonar el domicilio familiar? ¿Se inicia al asumir responsabilidades afectivas y laborales?

¿Cambia el concepto en zonas urbanas o rurales, existen diferencias sexuales? ¿Depende del entorno escolar y económico? ¿Mantenemos el criterio cronológico por el cual, al cumplir cierta edad, una persona debe tener una pareja estable, trabajo para toda la vida, una vivienda en propiedad y pequeños ratos de ocio?

Es necesario plantearnos estas preguntas antes de comenzar a hablar sobre el Síndrome de Peter Pan 3.0., entendido como el comportamiento infantil afectivo, social y laboral carente de responsabilidades en personas adultas.

"No asume responsabilidades", "no es capaz de tener una relación estable", "la culpa siempre es mía, no asume errores", "quiero trabajar, pero no quiero madrugar con un horario" podrían ser algunos ejemplos de Síndrome de Peter Pan 3.0.

La dificultad de definir un concepto social

Este fenómeno se ha estudiado desde Carl Jung, posteriormente en los años 70 y finalmente con  la archiconocida publicación de Dan Kiley El síndrome de Peter Pan (1983) hasta nuestros días.

En cualquier concepto psicológico y social, evitaremos el uso de psicosocial, es necesario identificar el enfoque tanto psicopatológico como contextual. En este problema de Peter Pan se analiza como resultado del estilo de vida aceptado en un tiempo concreto, y por tanto, este se modifica según la sociedad, zona geográfica o condiciones socioeconómicas.

Si antes la juventud finalizaba con el servicio militar y ahora se considera joven a una persona de 35 años, ¿cómo evaluar y definir la adultez?

Debemos aclarar que este Síndrome de Peter Pan no se encuentra ubicado en el DSM 5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) por lo que nos encontramos ante dos situaciones que debemos aclarar:

  • No todo problema psicológico tiene su etiqueta diagnóstica psiquiátrica e igualmente puede suponer un problema emocional, social y laboral.
  • Al no estar enmarcado en este manual de referencia, el esfuerzo por aunar criterios científicos para su descripción, valoración e intervención es imprescindible.

Más allá de diferencias conceptuales es importante analizar en que consiste el Síndrome de Peter Pan, quién lo sufre y cuáles son las técnicas de intervención apropiadas para este caso.

Características del Peter Pan 3.0 moderno

Causas e hipótesis psicológicas y sociales

En este caso, existen dos hipótesis complementarias: una infancia  idealizada que no deseamos abandonar o una infancia no vivida que se traduce en una necesidad continua por experimentar dicha etapa emocional y social. Por otro lado, los estilos parentales autoritarios,  dificultan al menor el ocio y aprendizaje propio de la edad y los estilos permisivos, no enseñan habilidades necesaria para la vida adulta.

Diferencias sexuales en Síndrome Peter Pan 3.0.

Este síndrome inicialmente se asoció a hombres inmaduros que evitan el compromiso, mientras que el complejo de Wendy está asociado a las mujeres ya que socialmente se le ha asignado el papel de cuidadora responsable de la familia. Sin embargo, en los últimos años, este término se ha generalizado sexos, motivado por la ruptura con los estereotipos de género tradicionales.

"Sólo los que son alegres, inocentes e insensibles, pueden volar"

Perfil del eterno adolescente

Las personas que experimentan este Síndrome de Peter Pan 3.0. comparten las siguientes características:

  • Conservan intereses infantiles. Al mismo tiempo, suele presentar atracción sexual por personas de menor edad a la suya.
  • Experimentan necesidad continua de atención, en contextos sociales y laborales. Este fenómeno se debe al miedo al abandono y al aislamiento.
  • Su comportamiento es egoísta, es una persona enfocada en la queja, centrada en sus circunstancias, presenta escasa tolerancia a la frustración.
  • Considera el compromiso y las responsabilidades afectivas como cadenas que limitan la libertad. Esto puede manifestarse en comportamientos ambivalentes, distantes y deslealtades.
  • Justifica su comportamiento y examina el de otras personas. Presenta inseguridad tras una apariencia confiada e incluso prepotente.
  • En numerosas ocasiones, presentan la tríada oscura de la personalidad, en la que el narcisismo, la psicopatía, y en menor medida, el maquiavelismo están presentes en su comportamiento diario.

Por todo esto, la persona suele padecer episodios de ansiedad, depresión e insatisfacción, que también afectan a las personas cercanas, ya que es incapaz de mantener una relación estable o un trabajo. En la mayoría de los casos, es su entorno social el que demanda ayuda profesional o solicita un cambio en Peter Pan.

Síndrome de Peter Pan 3.0. en los medios de comunicación, cine, y redes sociales

Peter Pan ha trascendido a la fantasía Disney para reflejar el egoísmo y soledad indeseada. Nos encontramos en una sociedad de consumo cultural, económico y emocional inmediata en la que se prioriza la juventud y se oculta cualquier signo de la edad.

El uso excesivo de redes sociales refuerza esta conducta individualista, fría, en la que no es necesaria una comunicación afectiva y solo se transmiten los logros y excelencias de la persona.

En la cultura popular encontramos numerosos ejemplos como el personaje de Barney Stinson en Cómo Conocí a Vuestra Madre, el tío Joey en la original Padres Forzosos, Joey Tribbiani o Phoebe Buffay en Friends, Phil Dunphy en Modern Family, Esther en la española Vida Perfecta. También podemos identificar casos reales como la cantante infantil Xuxa Meneghel o el actor Jared Leto.

Estrategias para salir de Nunca Jamás

Para abandonar Nunca Jamás, el círculo más cercano puede dejar su papel de Wendy, marcado por la protección y el cuidado, delegando paulatinamente responsabilidades. Además, Peter debe aprender a tomar decisiones, aceptando sus límites y errores como adulto.

“Hay muchas formas distintas de ser valiente. Se es valiente cuando se piensa en los otros y no en uno mismo.”

Fases de la intervención

La intervención profesional en el Síndrome de Peter Pan se fundamenta en:

  • Aceptar la evitación de los eventos privados que nos controlan y el compromiso con nuestros valores. Aprender que la vida incluye luces y sombras o como el dicho "no hay rosas, sin espinas".
  • Reconocer que su falta de responsabilidad afecta a él y a la familia y a su contexto cercano.
  • Adquirir tareas y estrategias que fomentan la toma de decisiones autónoma.
  • Entrenar en técnicas de reestructuración cognitiva y defusión cognitiva orientada a valores.
  • Enfocar en la activación conductual y acción dirigida.

Debemos recordar que el Síndrome Peter Pan 3.0. supone un problema cuando la persona desea modificar una vida juvenil y libre por otra responsable y estable. Debido a su escasa empatía y consideración hacia el otro, es díficil que identifique esta situación como un problema.

El proceso de convertirse en persona adulta requiere de éxitos y fracasos, responsabilidades o posibles errores que todos debemos adquirir a lo largo de nuestra vida.

Categorizado en: Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto