¿Cómo entender la Psicología Social?

Entendiendo la Psicología Social para entendernos a nosotros mismos

Número de visualizaciones
28/11/2018

La Psicología Social es un campo de estudio cargado de hallazgos importantes para el desarrollo óptimo de la persona. No son pocas las investigaciones en esta área que, con sus conclusiones, rompen con los esquemas preconcebidos de nuestra cultura.

Esquemas que, por cierto, también estudia esta disciplina.

El ser humano es irremediablemente social. Sin la cooperación entre individuos estaríamos abocados al fracaso. Siendo un rasgo tan definitorio de nuestra idiosincrasia, un abordaje científico de estos comportamientos es imprescindible para comprendernos como especie.

Además, los conocimientos adquiridos podrían servir y, de hecho, sirven para mejorar nuestras vidas. ¿Cómo se construye y se cambia una actitud? ¿En qué se sustentan las técnicas de persuasión? ¿Qué importancia real tiene la primera impresión? ¿Qué es el amor y en qué subtipos lo podemos dividir para estudiarlo mejor? Todas estas cuestiones se abordan desde la Psicología Social.

Pero antes de descubrir qué es la Psicología Social, aclaremos qué no es.

 

¿Qué no es la Psicología Social?

  • No es Sociología. Esta se centra en el estudio de los fenómenos que surgen del comportamiento de los grupos grandes, como por ejemplo la religión, los movimientos sociales, las migraciones, las desigualdades, etc.

En cambio, la Psicología Social se centra en el comportamiento del individuo en un contexto social. No obstante, el vínculo entre ambas ha sido estrecho desde sus inicios. De hecho, algunas de las primeras aportaciones en este campo fueron realizadas por dos sociólogos franceses: Tarde y Le bon.

 

  • No es Psicología de la Personalidad. El interés de esta se centra en la perseverancia de un patrón de comportamiento de un único individuo a través de diferentes situaciones.

En oposición, la Psicología Social se enfoca en la influencia de un mismo contexto social en diferentes individuos. El objetivo es encontrar las constantes del comportamiento que son controladas por la sociedad en la gran mayoría de las personas.

 

¿Qué es la Psicología Social?

Según la definición académica más aceptada, la Psicología Social es “un intento de comprender y explicar cómo el pensamiento, el sentimiento y la conducta de las personas son influidos por la presencia real, imaginada, o implícita de otros” (Allport, 1985). Es decir, estudia cómo lo que hacemos, pensamos y sentimos depende de quién esté o tengamos presente, incluso de forma inconsciente.

A modo de resumen. Como una rama de la Psicología, investiga el comportamiento individual del ser humano. Como disciplina social, se centra en los efectos de las interacciones con otras personas.

Pero lo más llamativo de esta definición tal vez sean esas distintas formas que tienen los demás para estar presentes. Podemos vernos condicionados por los demás cuando estamos rodeados de gente, solos y hasta sin estar pensando en nadie. A continuación desgranamos con ejemplos las diferentes formas en las que estos fenómenos son posibles.

 

¿De qué forma se nos hacen presentes los demás?

  • Presencia real: Su influencia es la más fácil de vislumbrar. Triplett, uno de los autores pioneros en Psicología Social arrojó luz sobre la influencia de la presencia física de las personas sobre nuestro desempeño en una tarea. Concretamente, observó que un ciclista de contrarreloj es más veloz cuando se encuentra rodeado de otros ciclistas que cuando corre en solitario.

Otro buen ejemplo de cómo nos afecta la presencia real de una persona es la paruresis, la dificultad que sufren algunas personas para miccionar ante otras que pueden verlas o escucharlas. Seguro que conoces a alguien que podría padecer este trastorno.

  • Presencia imaginada: Pongámonos en situación. Te encuentras ante un plato que contiene tus golosinas favoritas. Tu estómago ruge clamándote que te des un festín. Pero la responsable te ha dicho antes de marcharse que debes guardarlas para cuando lleguen los invitados. Teniendo en cuenta que ahora mismo estás sola en la habitación, ¿por qué no te atiborras a golosinas? La responsable ya no está en la sala físicamente, pero tienes una representación mental de ella que no puedes sacarte de la cabeza y te resignas a pasar hambre.

Este es un ejemplo sencillo que muestra cómo los demás pueden estar presentes de forma imaginada. Pero este concepto también se relaciona con situaciones más complejas donde entran en juego atribuciones causales, prejuicios, estereotipos, etc.

  • Presencia implícita: En China y en otros lugares que comparten cultura evitan a toda costa el número 4. En la India no se cortan las uñas ni los martes ni los sábados por la noche. En Turquía es mejor no comer chicle por la noche porque pensarán que masticas carne de personas fallecidas. Las costumbres y tradiciones de culturas foráneas nos pueden parecer extravagantes, incluso ridículas.

Pero, ¿por qué te tapas la boca con la mano al bostezar? ¿Por qué dices “Jesús” o “salud” cuando alguien estornuda? ¿Por qué tocas madera para evitar el mal fario? Las normas sociales, costumbres y modas muestran una influencia en nuestro comportamiento que no está provocada por la presencia física o imaginada de los demás, sino por el producto en sí mismo de las interacciones de los demás en la sociedad.

 

¿Cómo repercuten los avances en Psicología Social sobre nuestras vidas?

Hace 20 años Islandia se encontraba en la zona alta de la lista de países europeos en consumo de alcohol y otras drogas por parte de adolescentes. Actualmente es líder en adolescentes con un estilo de vida saludable. ¿Cómo lo consiguieron?

Los psicólogos se percataron de que el problema principal no era la sustancia consumida, sino el contexto social de los menores. Aplicaron conocimientos obtenidos por la investigación en Psicología Social en todos los niveles de actuación con padres, en escuelas y en comunidades. Cambiaron radicalmente las actitudes de los adolescentes. Ahora apenas se ven botellones en las ciudades islandesas. El beneficio sobre la salud de la población es incalculable.

Se hace patente que una ciencia que estudia el comportamiento del individuo en la sociedad puede ser tan apasionante como necesaria. Los cambios sociales están señalados como hitos en la historia de la humanidad. La ciencia ya ha cambiado nuestras vidas de forma abrumadora. Aplicándola ahora al estudio del comportamiento social nos espera un futuro prometedor. Aplicando la Psicología Social los avances serán la norma y no la excepción.

Si te ha parecido interesante este artículo no te pierdas otras especializaciones en psicología como:

Y si deseas dedicarte a este sector, no te pierdas nuestras acciones formativas.

3+
Categorizado en: Psicología

2 Comentarios

  1. Trinidad dice:

    Me ha parecido muy interesante este artículo, y sería muy bueno que se hiciese algo similar en nuestro país con los jóvenes. Estimularles en la actividad deportiva sería una opción muy bien acogida por muchos de ellos que se iría contagiando a los demás, en mi modesta opinión.

    0
    • Luis Miguel Vega Monzón Luis Miguel Vega Monzón dice:

      Gracias por el comentario Trinidad. Estoy totalmente de acuerdo contigo, fomentar la actividad física y la práctica deportiva entre los más pequeños y adolescentes es algo necesario. Les aportaría enormes beneficios. Si te interesa el tema, te dejo otro artículo relacionado que no sé si habrás tenido la oportunidad de leer ya. Trata precisamente sobre el tema que comentas y cómo se puede aplicar a diversas poblaciones. https://revistadigital.inesem.es/educacion-sociedad/inclusion-social-deporte/

      Un saludo.

      1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto