la neuroeducación, una ciencia desconocida

La Neuroeducación: la clave del éxito académico

Número de visualizaciones
03/05/2017

Quizá hayáis escuchado hablar de la Neuroeducación, pero a día de hoy continua siendo un concepto bastante desconocido. Hoy quiero explicaros en que consiste y mostraros la forma en que puede ayudar a mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Cada alumno tiene unos rasgos y una personalidad que lo hace diferente de los demás, lo hace único. Pues bien, esto mismo ocurre con nuestro cerebro, por ello es importante que los métodos de enseñanza y los modelos de evaluación se actualicen y se ajusten de forma individualizada a las necesidades y el ritmo de aprendizaje de cada alumno, porque está será la única forma de mejorar posibles déficits en el desarrollo del niño, descubrir sus intereses, sus motivaciones y potenciar sus talentos ocultos.

La neuroeducación entre neurología y ciencias de la educación

La neuroeducación es la ciencia que actúa como puente entre la neurología y las ciencias de la educación. Es una actividad que persigue unir el conocimiento que poseemos sobre el funcionamiento cerebral con el proceso de enseñanza-aprendizaje que se desarrolla en el aula y que, por ende, se extiende al hogar y al entorno próximo del niño, con el principal objetivo, de que los docentes, tomen conciencia de su poder de influencia sobre el desarrollo del niño en las primeras etapas educativas y busquen la forma más adecuada para despertar su interés durante el proceso de aprendizaje.

Debemos ser conscientes del papel fundamental que juegan las emociones sobre el desarrollo infantil, son la puerta de acceso al conocimiento, por lo que ayudar a los alumnos a gestionarlas será una de las claves más importantes para conseguir que crezcan seguros de sí mismos y con una autoestima y motivación alta hacía el aprendizaje. La educación emocional constituye una pieza imprescindible para nuestro desarrollo y bienestar personal pero también para nuestro desarrollo y bienestar social.

En el aula, en el hogar, debemos generar un clima emocional positivo que facilite un aprendizaje seguro para el niño, por este motivo, es fundamental que nuestras relaciones, tengan como base el respeto mutuo, la escucha activa y nos interesemos por todo lo que sienta u ocurra a alrededor del niño, evitando limitar o dirigir en exceso este interés únicamente sobre el ámbito académico. Debemos facilitar una educación que fomente la empatía para que desde pequeños intenten comprender al otro, ponerse en su lugar y llegar a entender sus sentimientos.

¿Influye la curiosidad en el aprendizaje?

Desde la neurociencia se ha demostrado la importancia de conseguir que los alumnos consideren el aprendizaje como una experiencia positiva, por lo que, ante todo, debemos evitar promover estados emocionales negativos que como el miedo o la ansiedad, terminen dificultando el proceso de aprendizaje. Los modelos educativos tradicionales han quedado obsoletos, aprender por repetición hasta conseguir memorizar datos e información, no es la forma más idónea de aprendizaje, al menos, no de un aprendizaje significativo y eficaz. Debemos aprovechar la curiosidad innata del niño y utilizar distintas estrategias, recursos y materiales que empleados con un criterio pedagógico adecuado, despertarán el interés y la motivación de los alumnos, consiguiendo una mayor implicación sobre su proceso de aprendizaje.

Factores intrínsecos como la curiosidad, la emoción y la sorpresa,  se convertirán en los elementos más importantes del proceso de aprendizaje, despertarán la atención del niño, y potenciarán su motivación e implicación.

Desde aquí te animo a innovar en el aula y crear nuevas experiencias de aprendizaje, supondrá un reto y requerirá de un mayor esfuerzo, pero los resultados sobre el desarrollo infantil, los resultados académicos, el ambiente del aula y la recompensa emocional, harán que merezca la pena.

El juego puede resultar una estrategia altamente eficaz para despertar la curiosidad del niño, su imaginación,  creatividad y mejorar sus relaciones sociales con el resto del grupo. La gamificación puede resultar una gran estrategia educativa alternativa a los métodos más tradicionales, ya que a través de la experimentación, el juego estimulará y motivará al niño, facilitando así su proceso de aprendizaje.

Como bien indica Francisco Mora (Neurocientífico, autor del libro Neuroeducación (2013), “Aprendemos y enseñamos a través de nuestro cerebro y conocer sus funciones es la única forma de anclar sobre bases sólidas lo que puede ser la enseñanza del futuro”. En el siguiente enlace podréis ver un video en el que expone la importancia de la Neuroeducación y de la estrategia docente como como vías para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumnado.

“Solo se puede aprender aquello que se ama” Francisco Mora.

Categorizado en:

1 Comentario

  1. René FLores Ticona dice:

    El resquebrajamiento de los valores humanos que se va acentuando más y más impelen a radicalizar los cambios educativos, tendientes a incidir en el comportamiento humano y el juego de la razón es la que implícitamente remediará a obtener nuevamente el bienestar humano.

    1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto