Musicoterapia para la tercera edad

Musicoterapia con personas mayores

Número de visualizaciones

POR

David Pérez Heredia
EDUCACIÓN:
  • Licenciado en Pedagogía
  • Diplomado en Magisterio de Educación Física
  • Máster en Estudios e Intervención en Migraciones, Desarrollo y Colectivos Vulnerables
EXPERIENCIA:
  • Profesor del departamento de Educación y Sociedad de INESEM Business School.
  • Amplia experiencia en desarrollo de proyectos de intervención y actividades deportivas
ESCRIBE SOBRE: Educación · Educación física · Intervención Social · Educación Social · Aprendizaje
Licenciado en Pedagogía, Diplomado en Magisterio de Educación Física y Máster en estudios e intervención en migraciones, desarrollo y colectivos vulnerables. Cuenta con experiencia en intervención social en actividades deportivas y en diversos proyectos sociales

Abordar los efectos de la musicoterapia para la tercera edad, implica pensar como la música influye en nuestra vida cotidiana.

La música incide en nuestros estados de ánimo cada vez que suena esa canción que nos transporta a nuestra infancia, el ritmo que nos recuerda experiencias placenteras, la lista de reproducción que nos sitúa en nuestro último festival o en la juerga más canalla.

La música, tal y como cuenta Jaime Hormigos en su libro “Música y sociedad” aflora de lo más interno de nuestro ser. La palabra música deriva del griego musiké y músico del griego musikós, relacionado en origen con el hacer del poeta. La poesía, como la música, alcanzan su razón de ser en nuestras emociones y sentimientos, hasta convertirse en la compañía necesaria de momentos felices o en el paño de lágrimas en las oscuridades de nuestros días.

Los orígenes de la música no están del todo claros y se entremezclan en su historia la espiritualidad, la magia, la filosofía, la religión y la ciencia. Estos orígenes poliédricos, hacen que el propio significado de lo que se ha considerado música haya venido transformándose a lo largo de la historia. Quizás, solo hay algo inalterable en esa historia de la música y es que, tal y como recoge Silberman, en su libro “Sociología de la Música”, citando a Heinz Stuckenschmidt:

 “la música no obedece a un fin más allá de su propia existencia, bella y gratuita”

Hans Heinz Stuckenschmidt

Las distintas canciones y sus melodías nos acompañan desde que nacemos, con la suave voz del padre o la madre al acostarnos o, a través del timbrar de las voces que nos rodean. No es extraño, por tanto, que la música pueda llegar a convertirse en una potente herramienta para accionar las distintas partes de nuestra memoria.

Música, sociedad y cultura: influencias musicales en nuestras vidas

El desarrollo de la música está íntegramente ligado al desarrollo de las sociedades y las conductas socioculturales de las distintas culturas. Es así, un acto comunicativo que influye directamente en el desarrollo de nuestra personalidad impactando en nuestra forma de actuar en el plano individual y social.

De esta forma, la influencia de la música en las personas y, quizás de forma más clara, en las tendencias sociales (solo tenemos que pensar en Rosalía y el boom del trap actual) son aspectos que se han abordado desde distintas áreas de estudio.

Al formar parte de nuestra cultura diaria, la música termina cumpliendo un rol concreto en la vida de cada persona, llegando a establecer conexiones singulares entre los gustos musicales y la propia personalidad, estudios como el de Bruce Ferwerda, Marko Tkalcic y Markus Schedl, exponen por ejemplo, que la gente con una personalidad abierta tiende a escuchar música más reflexiva y compleja, al mismo tiempo que rebelde e intensa.

Lo cierto, es que la música nos sirve de compañía en momentos de estudio, trabajo, tareas de casa o mientras hacemos la compra. El desarrollo de la tecnología ha propiciado además, que la música pueda acompañarnos allí donde vayamos ¿Quién no tiene sus propias listas de reproducción organizadas por momentos, géneros o espacios de vida?

De igual forma, el mundo de la investigación ha abordado el fenómeno musical desde diferentes disciplinas, el modelo molecular de Eagle y Miniter resume de forma bastante clara la interdisciplinariedad que abarca el mundo musical desde la psicología:

Musicoterapia con personas mayores

Modelo molecular de Eagle y Miniter (1984)

Musicoterapia y enfermedades en la edad adulta

El uso de la música en el ámbito terapéutico, lo que generalmente conocemos como musicoterapia, parte de la propia relación de la música con ritos de iniciación a momentos importantes de la vida, el paso por las distintas etapas de crecimiento,  el cuidado y consuelo en momentos difíciles… En distintas civilizaciones antiguas, se han registrado episodios de uso de la música como una forma más de influir en las emociones y en los estados de ánimo.

Suele datarse el origen de la musicoterapia como disciplina en 1950, con la creación de la Asociación Nacional Norteamericana de Musicoterapia (NAMT en inglés), la posterior consolidación de la Federación Mundial de Musicoterapia en 1985 y de la Confederación Europea, han contribuido a la extensión y la profundización en este ámbito de intervención.

En el trabajo con personas mayores, la musicoterapia se utiliza para rememorar momentos pasados, posibilitando la relación con la memoria a largo plazo; de igual forma, la música ayuda en los procesos de reconstrucción de la identidad personal, en situaciones de merma del procesamiento del lenguaje, estimulando la memoria biográfica.

La socialización y la promoción de estados de ánimo positivos se convierten así, en objetivos principales del trabajo desde la musicoterapia para la tercera edad. Estos procesos de socialización musical, contribuyen a estimular cognitivamente a las personas mayores, incidiendo en una mayor calidad de vida y en una disminución de los episodios depresivos.

En definitiva, la musicoterapia se presenta como una opción de intervención no invasiva y sin efectos secundarios adversos, que facilita el trabajo multidisciplinar en la atención a personas con Alzheimer, demencias y distintas enfermedades terminales. Aunque, siguen siendo necesarias investigaciones que continúen profundizando en los beneficios, y en las metodologías más adecuadas para asentar los efectos positivos de la musicoterapia para la tercera edad. 

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto