Metodologías ágiles en educación

Metodologías ágiles en Educación ¿Nuevas estrategias para la gestión de proyectos educativos?

Número de visualizaciones
17/07/2018

Si pudieses volver atrás e iniciar de nuevo tu andadura educativa ¿qué cambiarías en la dinámica del aula? Cada vez son más numerosos los centros y docentes que, cansados de metodologías ineficaces, han decidido sumarse al cambio de la transformación educativa. ¿Has escuchado hablar de Metodologías Ágiles en Educación? Si aún no lo has hecho, presta atención a este post, probablemente pronto comiences a hacerlo.

La enseñanza basada en metodologías activas, en la que el alumnado ha pasado a convertirse en el principal protagonista de su propio proceso de aprendizaje, es hoy en día, una realidad en numerosos centros educativos. El aprendizaje comienza a ser concebido un proceso constructivo y autodirigido. El trabajo colaborativo y en equipo adopta un papel fundamental como vía para potenciar el desarrollo de habilidades y estrategias del alumnado. ¿El objetivo? Enfrentarles ante situaciones muy similares a las que se encontrarán el día de mañana en su práctica profesional. A estas metodologías activas se suman también las metodologías ágiles pero antes de profundizar en este tema, me gustaría hacerte reflexionar sobre varias cuestiones, ¿Qué es para ti la calidad educativa? ¿Cómo podemos integrar esta calidad en las aulas? Para mí, la respuesta reside en dos palabras “Objetivos” y “Estrategia”.

Hoy os invito a descubrir todo lo que hay detrás de estas metodologías de enseñanza… ¿Nuevas?, ¿Innovadoras?, ¡Vamos a verlo!

 

¿Qué son las Metodologías Ágiles?

Las metodologías ágiles surgieron en la industria del software, cumpliendo estas cuatro premisas (Paulk, 2002):

  • Los individuos y su interacción, por encima de los procesos y las herramientas.
  • El software que funciona, frente a la documentación exhaustiva.
  • La colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual.
  • La respuesta al cambio, por encima del seguimiento de un plan.

Trasladar estas cuatro premisas al ámbito educativo no resultó un proceso muy complejo. Esto es debido a  que  toda organización educativa también está basada en la interacción de individuos. En este tipo de organizaciones las relaciones humanas se vuelven fundamentales; el foco central se sitúa en los aprendizajes más que en el método de enseñanza;  se sigue un proceso de aprendizaje colaborativo con los estudiantes en el que estos adquieren un papel protagonista. La adaptación a las diversas formas de aprender así como al contexto en que se produce el aprendizaje es imprescindible.

Nos encontramos ante un método de enseñanza que persigue involucrar y hacer mucho más partícipes a los alumnos de su proceso de aprendizaje. Las metodologías ágiles en educación se centran en “aprender a aprender”. Persiguen un aprendizaje meramente práctico y experiencial, en el que el alumnado “aprenda haciendo” con el objetivo de conseguir el pleno desarrollo de su autonomía, sus capacidades y habilidades. ¿Cómo conseguir esto? Relacionando los contenidos con las competencias que se pretendan desarrollar; diseñando actividades de aprendizaje basadas en experiencias reales que consigan estimular al alumnado y garanticen un compromiso emocional y social. En definitiva, utilizando una metodología de trabajo por proyectos y utilizando un aprendizaje basado en problemas.

Algunos nuevos nombres como SCRUM, LEAN STARTUP o KANBAN, comienzan a coger más fuerza en el ámbito educativo.  ¿Qué se esconde tras ellos?

 

Metodologia SCRUM: Una nueva fórmula para el manejo de proyectos.

Nos encontramos ante una metodología ágil por excelencia, ligada al sector del desarrollo software. Puede extrapolarse a otros contextos como el educativo y ser combinada con la metodología basada en proyectos.

Holanda fue uno de los primeros países que apostó por el uso de esta metodología en su entorno educativo. Con esta metodología el objetivo principal fue conseguir que los alumnos formasen equipos auto-organizados y multidisciplinares. El profesor pasó a adoptar un papel de guía durante todo el proceso. Los alumnos/as,  por su parte, tendrían que buscar la forma más adecuada para desarrollar y ejecutar su trabajo. El equipo completo comenzó a responsabilizarse tanto del trabajo como de sus resultados; los alumnos tuvieron que aprender a compartir y apoyarse mutuamente. Esta forma de trabajo comenzó a potenciar las habilidades y cualidades de cada alumno/a. El resultado fue un incremento del espíritu cooperativo en el grupo. La competencia dentro del aula quedó atrás. El trabajo en equipo, la actitud creativa, la flexibilidad y la productividad comenzaron a coger impulso.

Scrum es una metodología que fomenta el trabajo colaborativo y en equipo, como vía para la obtención del mejor resultado ante el desarrollo de un proyecto. Se establece una temporalización y se fija la entrega por fases del proyecto final. Los alumnos crean sus propias tareas y establecen los tiempos para su desarrollo, comparten experiencias y aprenden a responsabilizarse. Para desarrollar este proceso Scrum define distintos roles que intervendrán en el proceso y trabajarán en equipo de forma multidisciplinar. En este enlace podrás encontrar la Guía de eduScrum, un documento que te presentará todos los requisitos y elementos obligatorios para trabajar con éxito esta metodología en las aulas.

 

LEAN STARTUP: una de las principales metodologías ágiles en Educación

La aplicación de esta metodología en el aula debe partir de una apuesta por el trabajo con métodos como: Design Thinking; Storytelling; Flipped Classroom o Gamificación. Su objetivo principal, plantear retos al alumnado para promover y fomentar el espíritu emprendedor en las aulas.

Nos encontramos ante una metodología que persigue un cambio educativo que se adapte a las nuevas necesidades sociales. Para conseguirlo plantea como principal clave del proceso el desarrollo de habilidades. Los alumnos necesitan finalizar la etapa educativa con un gran abanico de habilidades que les permitan hacer frente y conseguir el éxito en los desafíos profesionales que puedan encontrar.

Para aplicar esta metodología en el aula deberemos seguir los siguientes apartados:

  • Metodología: el lean startup debe apostar por nuevos métodos basados en la filosofía “aprender haciendo”. Para ello, se utilizarán métodos como Design Thinking, Flipped Classroom, etc.
  • Idear: esta propuesta metodológica propone el empleo de técnicas como brainstorming o cardsorting, entre otras.
  • Contextualizar: hace necesaria la búsqueda de nuevas soluciones. Para su consecución se propone el empleo alternativo del análisis DAFO o el Mapa de Empatía.
  • Prototipar: dar una forma a la solución planteada. En este punto se podrán utilizar herramientas tipo “lienzo de propuesta de valor”; “lienzo de modelo de negocios” o “producto mínimo viable”.

Llegados a este punto, será el momento de validar y comunicar. En el siguiente enlace podrás encontrar información adicional sobre la filosofía Lean y descargar un ebook gratuito que te explicará con detalle como aplicar Lean Startup en el aula.

 

Otras metodologías ágiles

Además de estas metodologías ágiles en educación, hay otras muchas que como KANBAN (metodologías ágiles para mejorar los flujos de trabajo) o XP (metodología ágil para potenciar las relaciones interpersonales), intentarán ayudarnos a adaptarnos a los cambios y garantizar la preparación y el éxito ante la gran competencia en el entorno laboral y las nuevas demandas sociales.

Si te paras a pensar un momento, te darás cuenta que quizá no nos encontremos ante nuevas e innovadoras metodologías. Puede que sin darte cuenta, ya hayas intentado implementar en el aula alguna de ellas, solo debes revisar y adecuar el enfoque dentro del aula. Dar una mayor responsabilidad al alumnado le hará ganar confianza y autonomía.

“Cada vez que usted planea, se arriesga, fracasa, revalúa o hace ajustes, está disponiendo de otra oportunidad para volver a empezar, sólo que en mejores condiciones que la primera vez”.
John C. Maxwell

4+
Categorizado en: Ciencias de la educación

4 Comentarios

  1. Santiago Garcia Molina dice:

    estimada,muy interesante tu articulo! como puedo contactarte? saludos!!

    0
  2. Milton Correa Viloria dice:

    Me parece fabuloso la metodología ágil en la educación

    0
    • Nazaret Barrio Nazaret Barrio dice:

      Gracias por su aportación Milton, nos encontramos ante metodologías que promueven un aprendizaje más práctico y experiencial dentro del aula. Debemos actualizar nuestras metodologías de enseñanza para adaptarnos a las nuevas demandas y necesidades sociales. Un saludo.

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto